En esta foto me ven en los bosques gallegos. En la fosa que se ve detrás están los miembros del cuerpo médico forense de España desenterrando despues de décadas los huesos de los asesinados desaparecidos durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

Este reportaje lo hice a fines del 2005 y fue el que más me conmovió de la experiencia española. Me pregunté muchas veces ¿cómo es que nunca se hayan sometido a juicio a los dictadores responsables de tal masacre?.¿Cómo era posible que todavía en las casas de muchos españoles se cuelguen banderas con la insignia falangista?

Recién hace 9 meses el gobierno de Zapatero promulgó la Ley de Memoria Histórica para impulsar la investigación sobre las cerca de 40 mil desapariciones registadas en esa época.

Cuando estuve allí, acompañé a un joven anciano argentino que quería enterrar los huesos de su padre asesinado en la guerra civil. Entonces esperamos durante horas la excavación artesanal de los médicos con nervios, con emoción, viviendo la memoria que procuraron borrar. Los pozos se hicieron en los bosques adonde se escondían y eran fusilados los gallegos perseguidos y detrás de las iglesias adonde solían estar las fosas común. Leyeron bien.. Iglesias.

Hoy en Clarín salió la noticia que muchos familiares de las víctimas estaban esperando. La iniciativa que el propio Garcia Lorca celebraría sino hubiese sido aniquilado por los franquistas.

El juez Garzón abrió una investiación para juzgar a los responsables de las muertes y desapariciones de una de la dictadura más largas de la historia moderna.

Me puse contenta.

Y era hora.