Antes hubo informes de la AGN, accidentes.
Auditorías de la CNRT, accidentes.
Denuncias de los pasajeros, de los trabajadores ferroviarios y de los periodistas. Más otros accidentes.
Entonces, lo de ayer en el Sarmiento, no fue un accidente.
Ahora los funcionarios de Transporte quieren saber quiénes fueron los responsables del “accidente”.
Fueron ustedes que no hicieron nada con todos esos avisos.