La reacción tardía frente al paro del subte tuvo un precio político. Y la factura la pagaron tanto Cristina Fernández como Mauricio Macri.

Así lo registra una encuesta de Opinión Autenticada que publicó el Diario Perfil el domingo último. La imagen negativa de la presidenta  creció al 58% mientras que Mauricio Macri llegó al 50%.

De eso, hable hoy en Wake Up, Delta con el consultor político Jorge Giacobbe quien analizó que “hay que tomar en cuenta que la presidenta mantuvo esta confrontación en Capital Federal, el distrito más áspero para ella donde su imagen positiva ronda los 25 puntos. Ahí no hay mucho que conservar, es un laboratorio de combate donde sólo conserva un voto más disciplinado, casi ideológico que se mantiene en los 12 puntos”.

Ahora, ¿qué tuvieron que ver esos guarismos en la resolución final del conflicto?

Según Macri, el conflicto se resolvió con un llamado de la Rosada.

“Creo que la presidenta es absolutamente sensible a la pérdida de imagen. Pasó lo mismo con el caso Scioli, probaron un ensayo de combate en la provincia, cuando vieron que la opinión púbica no laudaba para su lado inmediatamente retrocedieron y fueron en dirección de arreglar el conflicto, más o menos lo mismo que pasó en Capital.”

Por qué a Scioli no le entran las balas?

“La sociedad se da cuenta de que necesita una herramienta de recambio y la protege más allá de lo que suceda, no le entran balas, el ataque le produce un daño mucho menor que a cualquier otro mortal porque la opinión pública lo protege”, agregó.

“Es el caso concreto es el de De la Rúa. Unos pocos meses antes de que fuera presidente el diario Perfil denunció una connivencia no honesta entre sus hijos y los profesores universitarios. De la Rúa era alcalde de la Ciudad de Buenos Aires. El diario Perfil cerró después de 84 días de denuncia, perdió su capacidad de conexidad con la opinión pública, que esperaba ilusionada la llegada de De la Rúa, que ya sabemos, fue presidente”.

Ya sabemos que, para Giacobbe, Scioli es el recambio.

Who knows?