A

Audio del reportaje al diputado Manuel Garrido.

Hay cosas que no se entienden de la declaración jurada del vicepresidente Amado Boudou. Así surge de la denuncia que presentó el diputado Manuel Garrido ante el juez Ariel Lijo que tiene a su cargo el caso por enriquecimiento ilícito que involucra a Boudou.

 

  • Declara tener ingresos por 300 mil pesos por una inmobiliaria que no tiene actividad y que sólo cuenta con el capital mínimo requerido para conformar una SA. Es decir, 12 mil pesos.(Nota del editor: un genio de la economía, propiamente)
  • La fecha de adquisición de  sus bienes varía de un año a otro.
  • Le subió en un 200 por ciento el alquiler a uno de sus inquilinos en Puerto Madero. (N. dl ed: Pasá la receta Aimé..)
  • Vendió 40 mil dólares pero a una cotización que no se condice con la fecha en que los compró.
  • Se las rebuscó para gastar en 2009 sólo 63 mil pesos en el año (es el deducido entre lo que ingresó y lo que se capitalizó) Y SOLO 8 MIL en 2010. En 2011 la cifra quedó en gastos de entre 60 y 80 mil pesos.

“La declaración está probablemente dibujada para justificar ingresos”, consignó Garrido.

“Cuando uno pone un poco más de atención a lo que está declarando aparecen estas cosas raras que nosotros pedimos que el juez aclare, en realidad este trabajo lo tendría que hacer la Oficina Anticorrupción, pero parece que con el vicepresidente no se mete”, agregó en diálogo con Delta el ex jefe de esa oficina. Cuando funcionaba, claro.