Gabi tiene un año y quince días más que yo. Mi hermana mayor es férrea, dulce, inteligente, bella e implacable.

Es una profesional y una madre argentina como muchas y como pocas. De ésas que valen oro.

Esta semana, le escribió un cuento a su hija Isabella (3), la mimada de la familia. Cuando me lo leyó, me pareció tan lindo que decidí compartirlo con uds.

 

CUENTO DE UNA HERMOSA NENA DE PELO LARGO Y DEL TITERE DE UNA HERMOSA PRINCESA DE PELO LARGO

Por María Gabriela Oliván

Un día, una hermosa nena de pelo largo, conoció en el Jardín el títere de una hermosa princesa de pelo largo.

La nena y también la princesa estaban muy contentas. Desde el momento en que se vieron, sintieron que serían buenas amigas.

El día que se conocieron, jugaron y charlaron durante toda la tarde.

Cuando llegó la hora de dormir, ambas cerraron los ojos y desde abajo de las sábanas, se fueron a jugar montadas en un caballito de mar.

Llegaron hasta las estrellas vibrantes y allí juntaron flores de todos los colores. Se pintaron las uñas, se peinaron con los rayos del sol y se pusieron enormes vestidos rosas tejidos por las mariposas con las alas más lindas que jamás de hayan visto. Cantaron y bailaron al compás de la música que tocaba un grillito.

Y cuando empezó a dolerles la panza de tanto reír y jugar, la hermosa nena de pelo largo y el títere de una hermosa princesa de pelo largo, se acostaron sobre la superficie de una luna grande y se quedaron dormidas, como dos semillitas, esperando la hora de volver al jardín…