Género

Uruguay cerca de despenalizar el aborto, ¿y Boston?

Uruguay cerca de despenalizar el aborto, ¿y Boston?

Les presento a nuestro tema tabú: la despenalización del aborto. En la Argentina un hombre se puede casar con un hombre; una mujer con una mujer; una persona que nació llamándose Ramón puede, eventualmente, decidir que su identidad sexual es otra y rebautizarse como Florencia. Pero una mujer que quedó embarazada por una violación tiene que pasar por un tedioso peregrinaje legal para lograr que le permitan practicarse un aborto no punible. 

En Uruguay, el Senado se apresta a aprobar una Ley de Despenalización del Aborto que, según el senador por el Frente Amplio Rafael Michelini, “no es la ley que quisiéramos en su totalidad, pero por lo menos no hay una persecución penal a las mujeres que en las primeras doce semanas toman la decisión de interrumpir en la gestación”.

Es decir que los uruaguayos no se pusieron de acuerdo en todo, pero por lo menos en algo que no es menor: una mujer no puede ir presa por un aborto.

Argentina está bastante lejos de tomar el toro por las astas en este tema.

Tanto el gobierno nacional como el porteño no han podido -o no han querido- avanzar en este tema.

En Ciudad, la ley de despenalización aprobada por la Legislatura fue vetada por Mauricio Macri y rige ahora una resolución del ex ministro de Salud Jorge Lemus que determina incorpora el requisito de que el édico y el director del hospital adonde se va a hacer la práctica autoricen el aborto.

En Nación, lo mismo. En octubre de 2007 el Ministerio de Salud de la Nación a través de su Programa de salud sexual y reproductiva elaboró una Guía técnica para la atención de abortos no punibles. Allí establece cuatro casos de excepción de la penalización, que no es ni más ni menos que una reinterpretación de la ley vigente. Nada más.

Los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación son la única referencia de avance en contra de la penalización de la práctica.

En marzo de este año, el máximo tribunal emitió un fallo en el que establece que según el Código Penal, el aborto no es punible en caso de una violación y que “los médicos en ningún caso deben requerir autorización judicial para realizar esta clase de abortos, debiendo practicarlos requiriendo exclusivamente la declaración jurada de la víctima, o de su representante legal”.

O sea, un paso adelante de los protocolos de Nación y Provincia.

La despenalización del aborto no es nuestro tema tabú. ¿Hay alguien con poder real que se anime a sacarlo del cajón y hacer algo?

¿Quién se animará a sacar del cajón nuestro tema tabú?

 

Género

Más de Género

niunamenos adolescentes portada

Hay esperanza: Adolescentes que marcharon y trabajan desde el cole contra el machismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi05 jun 2018
penitenciario portada

Los penitenciarios dejarán sus armas en el trabajo para disminuir la violencia familiar

Mauro Fulco @maurofulco31 may 2018
Transplante de utero 5

Trasplante de útero: Una revolucionaria innovación científica para quienes sueñan con ser madres

Agustina Rinaldi @agustirinaldi23 may 2018
Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018

Compartir con un amigo