Actualidad

Madre María (Por Gabi Oliván)

Madre María (Por Gabi Oliván)

María Ovando es una mujer de 37 años, de piel curtida y cuerpo robusto. Hasta hace dos años, vivió en Colonia Mado, un paraje forestal a la vera del río Paraná.

A los 14 fue madre por primera vez y después tuvo 11 hijos más, con dos hombres distintos. El último era uno que le pegaba, que le vendió las cosas de la casa mientras estaba presa y que murió durante estos dos años.

No sabe leer ni escribir. No cobra la Asignación Universal por Hijo pese a tener a los once y sus dos nietos a cargo. La mayoría de los chicos no tiene documentos y tampoco se sabe bien cuándo cumplen años.

María siempre trabajó. Desde chica fue empleada doméstica pero sobretodo subsistió trabajando como tarafera, en la cosecha de yerba mate, adonde cada centavo que se cobra su suda. Como la plata nunca  alcanzaba que buscó una variante mejor paga. Salió a picar piedras para una cantera. Hacía este trabajo aún embarazada de su última hija, que nació tres meses antes de que la detuvieran. Su memoria es frágil, como si el tiempo no fuera referencia. Tal vez el olvido sea su remedio a sobrevivir tanta carencia.

María está acostumbrada al trabajo duro por una paga blanda, a los insectos, a la humedad, a la falta de luz, al agua en mal estado y a acomodarse ante el hecho de que su trabajo no le permite siquiera garantizarle comida a sus hijos.

El 21 de marzo de 2011, Carolina, su hijita de tres años y con un avanzado estado de desnutrición, se quejó con más fuerza que de costumbre de un dolor de panza. María estaba con sus hijos más chicos y fue a lo de su cuñado a ver si se los cuidaba. El hombre le dio 10 pesos y María alzó su hija en brazos y salió abriémdose camino por el tupido monte.

Carolina se le murió con la cabecita apoyada en sus hombros. Se consoló pensando que dormía y no detuvo su marcha. Siguió a tranco rápido un trecho más aunque en su interior sabía que caminaba sola.

Cuando volvió a mirarla, el frágil cuerpecito ya estaba rígido.

Lloró impotente al lado de la ruta, sin saber qué hacer. Si no había encontrado ayuda cuando la niña aún estaba viva, ¿quién iba a responder ahora que había muerto?

Al cabo de unas horas, decidió enterrarla.

Días más tarde, María Ovando fue detenida y derivada a la Cárcel de Villa Lanas. Allí, sola y sin entender bien qué debería haber hecho distinto, intentó aprender a leer y a escribir.

La fiscalía la acusaba de abandono de menor agravado por el vínculo y pedía cinco años de prisión.

Ayer, se sentó inmóvil frente al tribunal de El Dorado a escuchar su absolución y la orden de su inmediata libertad. Y, cuando se aseguró de haber entendido correctamente, reaccionó con sorpresa.

Entonces, respiró aliviada. Al final, la justicia la había alcanzado t podría reecontrarse con sus hijos. Dijo que confiaba en el futuro porque creía que “la gente iba a ayudarla”. Claro, su caso se conoció a traves del programa de Jorge Lanata y ella sabe que muchas veces, la televisión te salva.

En la cárcel aprendió a escribir su nombre y apellido y su sueño es poder leer. Poder salir de la pensión adonde para desde que salió de la cárcel y recuperar a su hijos más chiquitos porque los extraña mucho.

Ojalá que la vida le de a María una tregua y que nosotros, como sociedad, cada uno desde su pequeño o gran espacio hagamos algo para que esto no suceda. Nunca más.

Actualidad

Más de Actualidad

discapacidad en riesgo

Incluir Salud: Miles de familias ven peligrar el programa estatal para personas con discapacidad

Nicolás de la Barrera @NicodelaBarrera18 sep 2018
madariaga 1

En una escuela técnica de Madariaga, chicos de 16 crearon la tricicleta de la felicidad

María Julia Oliván @mjolivan13 sep 2018
bonadio

Round para Bonadio: Lo ratifican en la causa Cuadernos, aunque analizan una queja de CFK

Karina Poritzker @karipori111 sep 2018
rubinstein maulen sifilis

Mientras se triplicaron los casos de sífilis, renuncia un funcionario clave entre rumores de recortes

Candela Martín @candimartin_05 sep 2018
mural moreno

A un mes de la tragedia: Qué pasó en la escuela de Moreno, donde aún no hay clases

Mauro Fulco @maurofulco31 ago 2018
szpolski portada

Cuadernos: Cómo Szpolski quedó pegado en la trama de corrupción

Karina Poritzker @karipori130 ago 2018
corrupción portada

Alto a la impunidad: La Justicia sostiene que la corrupción no prescribe

Alejandro Drucaroff Aguiar @alejandrodruc29 ago 2018
cristina custodios portada

Cuadernos: Investigan a los custodios que trabajaban para el poder K y pidieron sus datos a Seguridad

Emiliano Russo @emilianorusso7728 ago 2018
Centeno portada

Arrepentidos: Centeno y varios empresarios tienen otras causas abiertas que los complican

Karina Poritzker @karipori124 ago 2018
flybondi portada

Flybondi acumula 31 reclamos de usuarios por cada avión

Sebastián Iñurrieta @sinurrieta15 ago 2018

Compartir con un amigo