Género

Caso Marita: nena, ¿qué va a ser de tí?

Caso Marita: nena, ¿qué va a ser de tí?

Cuatro mujeres de Tucumán, dos de Misiones, una de Santa Fe, una de Córdoba, una de Santa Cruz, una de Buenos Aires y una de La Rioja: son once las víctimas de Trata de personas que dieron valiente testimonio en el juicio por la desaparición de Marita Verón.

De todas ellas, sólo dos están en ligadas de modo constante a la fundación que preside Susana Trimarco. Las nueve restantes volvieron a sus provincias de residencia a vivir con humildad.

La cordobesa, por ejemplo, contó que es enfermera; otras, que son amas de casa, o que trabajan como empleadas domésticas. Y una reconoció que en alguna oportunidad volvió a ejercer la prostitución.

Estas mujeres fueron bastardeadas mientras prestaban testimonio en el propio tribunal, frente a abogados, jueces y periodistas. Los abogados de los procesados  las trataron de putas pese a que explícitamente la ley 26364 (de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus víctimas) establece que las éstas “no son  punibles por cualquier otro delito que sea el resultado directo de haber sido objeto de trata”. Y pese a que los estaban enfocando la cámaras.

Los jueces no les creyeron. Por eso desestimaron sus testimonios como elementos probatorios para condenar a los trece procesados.

Hasta el propio fiscal Marcelo Colombo reconoció este lunes en Página 12 que existen “preconceptos sexistas y clasistas de parte de los funcionarios judiciales” que intervienen en causas de Trata de Personas.

El hombre algo sabe. Es ni más ni menos que quien dirige la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas (Ufase); o sea que es el tipo que sigue de cerca todos los procesos del país encuadrados en esto delito. ¿Capisce?

La otra cara del asunto es más porteña. Más cool.

Por un lado, están los diputados que salieron de su letargo y se aprestan a votar la modificación de la Ley que cajonearon todo el año, por otro la foto de la presidenta Cristina Kirchner junto a Susana Trimarco para brondarle “todo su apoyo”.

Y un párrafo aparte nos merecemos nosotros, los periodistas que nos llenamos la boca pidiendo justicia con la misma cara con la que mañana, quizás, estamos debatiendo sobre las internas de Bailando por un Sueño. Porque así es nuestro trabajo, ¿no?.

Y mientras esto sucede en la city ¿quién demonios está en la puerta de las humildes casas de las once testigos cuidando de ellas?.

Es casi la medianoche cuando escribo esta columna. Me acerco a la ventana de mi escritorio y veo al policía de la Federal parado en la esquina.

Pienso en una esquina ventosa y escondida de Río Gallegos, en un baldío frente a una humilde casita en Río Cuarto, en la quebrada de Tucumán, en la pesadez del calor riojano y en un barrio del Conurbano, como el que me crié yo.

Pienso en las once. ¿Hay alguien cuidando de ellas, lejos del bullicio de la política y de los medios?.

No puedo dormir. Mejor los dejo tranquilos.

Género

Más de Género

Transplante de utero 5

Trasplante de útero: Una revolucionaria innovación científica para quienes sueñan con ser madres

Agustina Rinaldi @agustirinaldi23 may 2018
Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
8M portada

#8M: Qué reclaman las mujeres, alrededor del mundo

Natalia Gelós @nataliagelos08 mar 2018

Compartir con un amigo