Dos miradas sobre el tema del día. El dólar blue llegó ayer a 8,75 y desde el gobierno dicen que la suba obedece a maniobras especulativas de sectores que apuestan a una megadevaluación. Que el asunto sólo afecta a una pequeña porción de la población. Pero igual hasta la madrugada de ayer la presidenta Cristina Kirchner estuvo reunida con su equipo económico para dar respuestas al asunto.

¿En qué quedamos entonces, afecta o no al ciudadano común? Abajo un punteo que resume las declaraciones de Martín Redrado -economista ex presidente del Banco Central y consultor de la Organización Mundial de Comercio- y por otro, de Ricardo Delgado, economista jefe de Analytica Consultora

REDRADO 

Entrevista Martin Redrado

La falta de claridad del Gobierno en explicar qué va a hacer con el dólar genera incertidumbre en las inversiones y demuestra que el gobierno va por detrás de las circunstancias.

La caída en las reservas del Banco Central (9000 millones en los últimos tres años) demuestra que éstas son “la chequera del gobierno”.

Los exportadores de soja van a tener menos incentivo para vender porque el dólar soja pierde valor frente al blue.

Conclusión: se frena una economía con poco crecimiento.

DELGADO 

Entrevista Ricardo Delgado

El gobierno no se debe preocupar por la escalada del dólar, pero se debe ocupar. Poco importa si esto obedece a una conspiración porque los resultados son los mismos.

Un inversor que quisiera traer un dólar a la Argentina para, por ejemplo, emprender un nuevo negocio, ¿lo va a traer a 5,10? Muy difìcil.

Un desarollador inmobiliario que planea construir un edificio y tiene dólares, ¿lo va a invertir ahí o va a esperar a ver qué pasas con el dólar?.Ergo, menos actividad inmobiliaria y menos empleo en el sector.

La Argentina es un importante exportador de lo que se conoce como nuevos servicios: softwares, asesorías, call centers. Muchos de esos servicios se pueden brindar acá o en Uruguay. Esos sectores migran y facturan desde Uruguay y esos dólares nunca ingresan al país y, por lo tanto, no se registran como exportaciones.

Muchas PYMES no tienen acceso a los bancos y, aunque es ilegal, recurren a las cuevas. El precio del dólar negro va a encarecer los  costos, va a frenar el crédito y a futuro podría afectar en el empleo.