Por medio de este comunicado, quiero despedirme de los oyentes de Delta y de mi equipo, toda gente sana, talentosa y noble.
Fueron dos años muy buenos, en los que trabajé con libertad y respeto de parte de la dirección, me reí mucho y sentí muy cerca a los que nos escucharon (es una frecuencia nueva y de nicho pero tiene muchos fans! ).
Ahora llegó el momento de buscar otros horizontes en radio, que es un medio que me mata; me mata bien.

Mientras tanto, voy a avanzar con Borderperiodismo, mi blog (mi bebé), así como en Intratables, adonde me sumé hace poco con entusiasmo y me siento muy cómoda. Feliz. Seguiré con mis columnas en Infobae y en LT3 de Rosario, entre otros medios, o sea que hay mucho trabajo por hacer mientras espero el desafío de un nuevo programa.

Mañana voy a ir a Wake Up, en Delta, y me voy a despedir de todos al aire. Seguro que pronto nos cruzamos en el dial up. Aunque suene a frase hecha, los voy a extrañar de verdad (me sé de memoria los nombres de los oyentes más fieles: Florchu, Palliso, Belen, Tute, Mirinda Pringles, Juan PabloK, blablabla).

Es muy posible que mañana se me piante un lagrimón. No me deliren, jaja.
Hasta pronto y gracias por tanto afecto.

María Julia Oliván.