Género

Dios es negra y de Varela

Dios es negra y de Varela

Por Fernanda Sández

Paula sabe. Sabe mucho. Por algo en la agencia de publicidad, cada vez que cae “un producto para minitas”, la llaman a ella. A esta altura de su vida y de su carrera (diez materias de Letras, cuarenta años, un Joaquín de tres) la creen capaz de hablar por todas.

-Vos entendés al segmento. Yo no. Cosas de mujeres- le dice su jefe.

Paula no se engaña. Sabe que es sólo la excusa para ponerla a trabajar en los proyectos que nadie más quiere: yogures laxantes, pañales para adultas, cosas así. Igual, no se queja. Entra a la agencia a las tres, almuerza con el nene, lo lleva al jardín. Y además está Luz.

“Luz negra” (como le dice Paula a escondidas), la paraguaya que se viene todos los días desde Varela, en el 160. “ Mirá, yo soy una trabajadora como vos”, le explicó Paula el primer día. Luz la miraba fijo. “Acá no se puede faltar, ¿sabés? Porque yo a mi trabajo no falto nunca”. Luz era por ese entonces un enigma. Un totem en jeans, plantificado sobre el sillón del living.

Por suerte, la cosa funcionó. A Joaquín le gustó esa mujer oscura y llena de asas; a Paula le gustó poder quedarse a las reuniones de trabajo después de hora. Hace poco, en una de esas tantas trasnochadas gratuitas, recibió un correo.  “Dios es negra”, decía.

Era un mensaje por el día de la mujer enviado por una de las tantas organizaciones feministas con las que estaba en contacto. Tal vez su modo de purgar la culpa por tanto aviso de televisión pedorro. Porque Paula, en la agencia, hacía de delatora. Su trabajo consistía en contarle a los creativos (dos indios solaris made in Palermo) en qué andaban las mujeres.

También era la responsable de “despelotudizar” (así le decían) muchas ideas que –una vez reescritas por ella- se volvían ligeramente menos bochornosas. Gracias a su oportuna intervención, por ejemplo, el aviso en el que una mujer baila el vals con un pack de jabón en polvo de cinco kilos mientras de atrás de una sábana asoma Ricardo Montaner no terminó en algo más triste.

Por eso, desde el día que tanto a ella y como a los indios solaris les pidieron que armaran una “acción rupturista” para el Día de la Mujer, un raro fervor comenzó a rondarla. Paula creyó ver una señal. Un aviso de revancha. Sabía que, por esas horas, los solaris tramaban otra campaña- papelón. Se llamaría Una rosa para otra rosa: un reparto masivo de rosas rosadas a las mujeres que tuvieran los labios pintados. De rosa, claro. Genialidad pura.

 

Ella, en tanto, pasó un mes con sus noches analizando el mercado “rosa”. Supo que las mujeres representan el 51% del mercado mundial, que definen el 80% de las compras, que 9 de cada 10 de ellas no se sienten interpretadas por las marcas.

“Acá hace falta menos jabón y más polvo”, se dijo. Pero no le hizo gracia. Nunca es gracioso pensar en slogans. Optó por olvidarse y persistir. Preparó, completo, un anti día de la mujer. Una acción de 360 grados (gráfica, television, Internet) para mostrar el lado oscuro de la fuerza femenina.
Pergeñó una huelga de consumo caído, virales ácidos, comandos de mujeres hackeando las páginas de jabones en polvo y dinamitando el site de Ricardo Montaner.

Guerrilla urbana a cargo de gordas que –remedando el aviso del postre Seth- en vez de dibujar un cero por ciento con el índice, hicieran otro gesto con el dedo mayor. Imaginó las caras de los solaris. En eso estaba cuando sonó el teléfono.

– Señora, no hay coletivos. Hace una hora que estoy en la parada. Hoy no voy, ¿sabe? ¿Hola?¡Hola!

Su horror no fue tanto descubrir que vivía en un palafito de fósforos quemados, sino que los otros llegaran a enterarse. Así que llamó a la agencia y pidió que avanzaran nomás con lo de las rosas. Que estaba buenísimo. Cualquier cosa, con tal de que nadie supiera que Dios era negra. Negra y de Varela.

 

Más de Género

Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
8M portada

#8M: Qué reclaman las mujeres, alrededor del mundo

Natalia Gelós @nataliagelos08 mar 2018
cfk feminista portada

Ahora Cristina quiere abrazar una “agenda feminista”

Emiliano Russo @emilianorusso7726 feb 2018

Compartir con un amigo