1. Es celoso porque me ama. Paremos la pelota. Si es celoso, primero es un inseguro. Si es un inseguro probablemente te joda en varios otros aspectos. La otra opción es que no sea celoso sino envidioso. O sea que no quiera que desarrolles los vínculos que te independizan de su propia mirada. Eso es también por inseguro y nunca, pero nunca, te va a hacer bien a vos.
  2. “Yo de ésto no se nada.. Acá el que sabe mucho es Carlitos”. Basta de transferir el lugar del conocimiento al hombre de la casa. El mundo moderno nos exige (además de que estemos flacas y demás paparruchadas) que estemos informadas. Para eso, hay que tener un mínimo de curiosidad por el mundo que nos rodea. Si no, ya te lo digo, sos muy boluda.
  3. “Yo no soy un animal que solo tienes que alimentar. No seré más para tí esa muñeca a la que sólo hay que vestir.
  4. No es verdad que “siento que en mi vida solo importas tú” como decía la letra de Cristal, mi novela preferida de la infancia. Las de Pimpinela, la verdad, que con los puntos que le pone Lucía Galán al hermano, digamos que no cuadrarían dentro de las advertencias de este post. Me enganché escuchando Yo que soy. Esta es la mía, pensé habla una mujer que sale con un casado y que le pone los puntos porque éste le venía haciendo el verso de que lo espere y confíe y blablabla. Termina la canción y resulta que Lucía lo embocó dejándolo antes de lo cual le contó todo  a la esposa del fulano. Jajajajaajaj. Muy bueno..