Es en la Provincia de Buenos Aires es donde se dirime la suerte de un presidente. Y es el PJ el amo y señor de los votos en la provincia.

Más de un tercio de los 30,5 millones de argentinos habilitados para votar residen en Buenos Aires (11,4 millones). Es allí donde el peronismo se hace fuerte. Pero, el peronismo es un cubo rubik, con muchas caras, colores, y movimientos posibles.

Imaginemos que cada cara de un cubo rubik es una sección electoral en la provincia, y que cada cubo es un jefe comunal o candidato. Ahora pensemos en los jugadores: Cristina, Massa, Scioli.El resto, hoy, no pincha ni corta en BA.

Cada uno trata de dar los giros necesarios para unificar un color. Pero cada movimiento es una negociación. Y allí surgen las internas.

———————————————

En el equipo de Mario Ishii (José C. Paz) están que trinan con el armado para 2015, por poner un ejemplo.

Denunciaron un boicot contra el ex intendente de Jose C Paz que, según la Junta Electoral “no cumple con el requisito de estar avalada por un número de afiliados que pertenezcan a cinco secciones diferentes y como mínimo por listas distritales reconocidas en el 50% de los distritos que conforman cada sección”.

La gente Ishii (¿se acuerdan? uno de los más fieles intendentes de Néstor Kirchner que en la derrota de 2009 anunció que iba a salir a “cazar” traidores) asegura que la junta lo sacó de la cancha de forma “irregular” porque quienes tuvieron que “oficializar las listas son los mismos que hoy son candidatos por la nómina oficial”.

Es en ese juego de piezas donde Massa hace el caldo gordo. Atrae a los descontentos caciques que ven el ninguneo presidencial con promesas de permanencia, a cambio de lealtad y votos.
En las legislativas le funcionó, y fue Scioli quien pagó los platos rotos.
El motonauta, a quien un joven dirigente del peronismo capitalino tildó de “mejor candidato que gobernador”, no esconde su frustración ante el asenso de Capitanich.
¿Se viene la reedición del acuerdo con Massa Scioli? El cubo rubik sigue rotando…