Política y Economía

Calma chicha (el clima político en una semana incierta)

Calma chicha (el clima político en una semana incierta)
#BorderPeriodismo

Los que tienen la suerte de haber navegado a vela alrededor del mundo cuentan que el Río de la Plata no es para nada manso. En apariencia, uno podría pensar que el mar presenta desafíos que el río no. Los avezados timoneles y patrones que surcan los cursos de agua con el impulso del viento respetan el poder de la naturaleza. En ese mundo de de veleros hay un fenómeno conocido, y temido, por todos: las sudestadas. Viejos lobos de río, los navegantes saben reconocer la particular forma que adoptan las nubes antes de la tormenta. Al fenómeno lo llaman “cigarro”. En esos minutos, a veces segundos, previos, no se mueve nada. El agua parece calma y la atmósfera agobia por su quietud. Las nubes se tornan negras y adquieren una forma tubular y a largada. Luego llega la tormenta. Furiosa, incontenible, impredecible, a veces trágica.

¿Qué tendrán que ver los fenómenos climatológicos y la navegación con la política? 
Bueno, si entendemos la metáfora, mucho. Este ha sido un enero complejo como pocos en la historia política reciente. Ausencias, anuncios, marchas y contramarchas. Y todo después de un diciembre infernal.
El clima, a pesar de las denuncias del Gobierno, ya no favorece a nadie. Y a pesar de las ganancias que toda crisis puede dejar en los actores especulativos más poderosos, hay un acuerdo generalizado en la necesidad de bajar la tensión y transitar el fin del kirchnerismo con más calma. Ese consenso entre los principales actores económicos y políticos tiene que ver con la necesidad de no recibir un país incendiado, como en el 2001. Claro está, y desde aquí lo hemos repetido, no son las mismas condiciones. El nivel de empleo y algunos datos macroeconómicos muestran la solidez de la economía en muchos aspectos esenciales, mal que le pese a los opositores de todo.
Pero también hay certeza sobre el fin de ciclo y sobre la necesidad de arrancar un peldaño más arriba que una década atrás. Para volver a hablar en términos náuticos: no tirar todo por la borda.
Y a pesar del mucho ruido de nuestra política, en los despachos y oficinas donde se decide el rumbo del país las palabras que se escuchan son “acuerdos” y “consensos”. No pactos, al menos por ahora, al estilo Alfonsín y Menem. Pero sí diálogo.
El Foro de Convergencia Empresarial es uno de esos círculos donde se escuchan esas palabras. Lo integran entre otros empresarios agrícolas, entidades bancarias, industriales, comerciantes, empresas mineras, cámaras de comercio y fundaciones. Muy poco afines al Gobierno, está claro. Pero no se escucha lo mismo que hace un año. Se habla de transición y la necesidad de bajar el nivel de confrontación.
Algunas frases de la segunda reunión del Foro en La Rural, marcan esta tendencia. Se habló de la necesidad de construir “un país en el que sus fuerzas productivas, sociales y políticas operen en un marco de creciente fragmentación no puede progresar como Nación y está llamado a desgastarse en la confrontación perpetua entre sus partes”; o de “avanzar en propuestas sobre las condiciones requeridas para reconciliar el ejercicio de la política con la promoción del desarrollo económico y social sostenible”.

Este conjunto empresario, enfrentado ideológicamente con el Gobierno, habla un sólo idioma y es el de los negocios. La falta de precisiones, las idas y vueltas y el clima de tensión permanente, los afecta más de lo que los beneficia. 

A ellos es a quienes los opositores están tentando, para encontrar al mejor candidato de los comunmente conocemos como establishment. Y por allí desfilan todos: Sergio Massa, Mauricio Macri, Daniel Scioli y Hermes Binner.

Viviremos hasta 2015 una atmósfera de “calma chicha”. Y entonces llegará con la campaña y la retirada del poder de una fuerza que habrá gobernado 12 años ininterrumpidos, la tormenta.

Ver comentarios (2)

2 Comments

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Política y Economía

Más de Política y Economía

De Vido Baratta portada

De Vido procesado, Roberto Baratta preso: cómo sigue el desfile de un K a diario por Tribunales

Karina Poritzker @karipori119 oct 2017
Carrió portada

Efecto Walt Disney: el Gobierno freeza a Carrió y la manda a su chacra hasta el domingo

Border Redacción Remota18 oct 2017
FIT

La izquierda y Lousteau lideran el ranking infractor por propaganda ilegal en las calles porteñas

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez12 oct 2017
Pichetto y Cristina. Otros tiempos.

Mientras Cristina pide unidad, Pichetto arma reuniones por un peronismo sin Ella

Laura Capriata @lcapriata11 oct 2017
Vidal auto portada

Vidal va por todo: cómo pretende ajustar el gasto político en los tres poderes provinciales

Laura Capriata @lcapriata06 oct 2017
Gils Carbó portada

El nuevo plan del Gobierno contra Gils Carbó: cómo multiplicó gastos, cargos y presupuestos

Emiliano Russo @emilianorusso7703 oct 2017
Macri CFK portada

Polarización hacia octubre: Cambiemos toma fuerza con votos que eran de Massa

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez27 sep 2017
grieta portada

Decime de qué desconfiás y te diré de qué lado de la grieta estás

Border Redacción Remota26 sep 2017
2017-09-20-PHOTO-00000481

Cambiemos pone el ojo en el corte de boletas propio: sus candidatos a concejales con más votos que Bullrich

Emiliano Russo @emilianorusso7720 sep 2017
Macri mendoza portada

Por qué el radicalismo quiere que Macri gane estas elecciones, pero no por mucho

Border Redacción Remota15 sep 2017

Compartir con un amigo