Mambos Míos

¿Para cuándo el casorio?

¿Para cuándo el casorio?
#BorderPeriodismo
“Cuándo será el día que te pongas de novio!”
“Bueno ya hace mucho que están juntos, por qué no se casan de una vez?”
“Y chicos…cuando me hacen abuela!”
“Sabés que tu hijo es mi nieto preferido, pero…cuando va a sentar cabeza y traer a una chica a casa?”
Y como éstos hay infinitos ejemplos ya que el objeto de deseo una vez satisfecho se reinstala, reinventa y vuelve por más.  Es normal encontrarse persiguiendo lo que no tenemos, y quizás ahí está el error, en perseguirlo. La ambición, como todo, en su justa medida es buena porque de alguna manera motiva y la realidad es que es intrínseca al ser humano. Sería interesante sin embargo detenerse en la diferencia entre perseguir y seguir en búsqueda de lo que queremos.
Perseguir:  uno visualiza a una persona apurada, cansada (si logra exteriorizar sus estado anímico) estresada (si no logra hacerlo), agitada, su cuerpo le pide que pare, su mente no lo deja.  Su mente siempre se las ingenia para imponerse y se sale con la suya, de ésta manera no le presta atención a lo que el cuerpo necesita, detenerse. La persona que persigue no es una persona feliz ya que no logra retener sus logros por mucho tiempo.  Siempre necesita más y cuando no lo consigue se empecina, insiste hasta obtenerlo.
Seguir:  la imagen en este caso es distinta, si bien hay movimiento, el mismo es más sereno, calmo.  La persona sonríe porque quiere algo y va por eso, pero no lo necesita desesperadamente.  No se obsesiona con lo que no tiene sino que trata de sumar.  La felicidad de esta manera es más posible, hay más armonía entre cuerpo y mente ya que ambos escuchan sus necesidades y les prestan atención.
Qué bueno es poder disfrutar de lo que uno obtiene.  Qué bueno es poder detenerse en el casillero del “logro” en este tan complicado juego de la vida y quedarse un poco quieto allí, disfrutándolo, viviéndolo, compartiéndolo y hasta darse el lujo de hacer la plancha.  Alguna vez se tomaron el tiempo de hacer la plancha en el mar? En la pileta? O son de los que están siempre braceando, tratando de llegar a alguna orilla para darse envión y empezar nuevamente a nadar.  Qué te pasa si te detenes, tenes miedo a hundirte?  Quizás cuando nos detenemos tenemos tiempo, tiempo para mirarnos, mirar a nuestro alrededor, quizás no te gusta eso, ver lo que estás construyendo, en quién te estás convirtiendo.  En general las personas que no pueden parar a disfrutar es porque están buscando afuera lo que no logran obtener dentro suyo.  Los invito a hacer la plancha y quedarse así por un buen rato, cerrar los ojos y sentir la paz de haber llegado a un lugar donde eligen estar por un tiempo,  disfrutar de echar raíces sobre ese nuevo logro, observar el fruto que florece gracias a las raíces que vos estás dejando crecer.
Seguir, movilizarse para superarse es sano y tiene que ver con mantenerse motivado.  Perseguir permanentemente lo que no se tiene no lo es, agota y desgasta.
Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mambos Míos

Más de Mambos Míos

JuliTrabajoAnto

#8M: No me regales una rosa, sólo leeme

María Julia Oliván @mjolivan08 mar 2017
seismeses

Todo llega: Mi primer Día de la Madre

María Julia Oliván @mjolivan16 oct 2016
olivan embarazada

La fastidiosa espera de mi dulce bebé

María Julia Oliván @mjolivan24 ene 2016
amor

La noticia de mi vida: mamá que lucha vale por dos

María Julia Oliván @mjolivan29 sep 2015
los 40 OK 1

A los 40: ¿Por qué parecemos fuertes y somos tan débiles?

María Julia Oliván @mjolivan02 ene 2015
gabi

La otra Oliván

María Julia Oliván @mjolivan05 dic 2014
0816_kampfer_boudou_walterbosque.jpg_1853027552

Insólito debate twitero de la semana sobre el cuerpo Agustina Kampfer

Quena Strauss30 ago 2014
mujeres

Mentira machista: que no existe la amistad entre nosotras (¿WTF?)

Fernanda Sández @siwisi19 jul 2014
ari

"Para mí ya son campeones"

María Julia Oliván @mjolivan12 jul 2014
papa1

#DíadelPeriodista: entrevisté a mamá para saber por qué decidí serlo (parece que la culpa fue de mi padre)

María Julia Oliván @mjolivan07 jun 2014

Compartir con un amigo