Mambos Míos

"Vos.. que opinás como una #SEÑORAGORDA"

"Vos.. que opinás como una #SEÑORAGORDA"

Ayer, en el corte de Intratables, fui un segundo al baño a tomar silencio. Tenía los ojos colorados un poco por cansada (antes de ir a trabajar me caía del sueño porque ayer arranque a las 10 AM y terminé a las 12 PM) y otro poco porque me enojé durante el debate y me saltaron un par de lágrimas.

Estaba yo en mi rollo, cuando entro ella. Una chica delgadita a la que el uniforme de trabajo le quedaba por lo menos dos tallas grande, de ojos verdes y grandes que, como los míos también, anoche, estaban rojos.

“Te vine a buscar porque me hiciste emocionar. Lo que dijiste que nos pasa a los laburantes es así y escuchar como habla ese pelado me pone re mal, me hace dar la re bronca (en referencia al funcionario Ka y economista Santiago Fraschini)”, arrancó Clarita, y después siguió con su historia.

No llega a 30 años, tiene dos hijos y está sola. El padre de los nenes se borró, no le pasa un mango y ella trabaja 8 horas por día en una empresa de limpieza. “Cuando puedo hago changas pero mis nenes son chiquitos y no puedo moverme demasiado de casa las horas que estoy”, me dijo.

Clara gana poco más de 4500 pesos, viaja dos horas en bondi porque a esa hora no hay trenes y llega a casa a las 2 AM, porque su horario finaliza a las 12. Rescata a los nenes de lo de su mamá y se los lleva alzados medio dormidos hasta su casa a pocas cuadras.

“La cosa es com vos decís, a veces me tengo que pensar si cargo la SUBE o si compro pañales. A veces no tengo para comprar arroz. No se para donde disparar, no se qué hacer. No tengo plan porque trabajo.. A veces no doy más”.

Recibí muchos mensajes hoy y anoche porque me saltaron unos lágrimas en medio del encendido debate. Algunos creyeron que lloré porque mi compañero Fernando Cerolini, editor de la Revista Pronto, dijo que opinaba como una señora gorda y que el hecho de que me diga gorda (justo a mí que soy gordita) me podía acomplejar. Nada que ver: me calenté porque lo mi opinión fue descalificada y lo que dijo me salió de las entrañas. Porque yo sé lo que sufre un laburante. Porque a mí tampoco me alcanzaba para la SUBE (cuando viajaba en el Roca, no existía la SUBE pero es figurativo) y tenía que pensarme dos veces si me compraba una ensalada en el almuerzo.

Porque lo que describo que le pasa a los laburantes con la inflación creciente es un drama muy doloroso. No es un debate entre dos modelos. Eso para la Facultad, chicos.. No hablo de los que pueden hacer un viajecito a Córdoba o Mar del Plata, que bien merecido se lo tienen. Hablo de los que siempre pagan los platos rotos y están un poco más abajo de la escala salarial. Los que llenan los trenes a las 6 de la mañana. Los que regresan, tambien de noche.

Los que no encuentran la salida y vuelven a su casa enroscándose la cabeza a ver con qué malabar llenan la heladera.

Cuando llegué al estudio, en el corte, le dije a Santiago Fraschini, el economista Ka (funcionario de la Superintendencia de Seguros) que esa mujer que estaba barriendo en el estudio, no era golpista ni sojera: era una laburante y que todo lo que él decía la había puesto re mal.

Con una sonrisa entusiasta me dijo que él sabe que hay que “corregir cosas del modelo”.

-“Por qué no le tirás unos mangos a la compañera que tiene que comprarle pañales a los nenes, flaco”, le grité medio agresiva, lo reconozco.

Hasta donde yo vi, no fue a hablar con ella. Yo la busqué a la salida del estudio. Porque la voy a ayudar, pero anoche no la encontré. Hoy seguro que sí.

No quiero usar el recurso del colega Nelson Castro pero es que no encuentro las formas. Quiero escribirle esta línea a la Presidenta: usted puede discrepar mucho con Caló (el líder de la CGT oficialista que denunció que hay trabajadores que pasan hambre) pero eso es sencillamente -y con todo el respeto que me merece su investidura- porque usted vive en una burbuja.

EL ajuste está hecho. Claro, no es la megadevaluación que pretenden con extorsiones los sojeros, pero es muy difícil vivir en la Argentina y ser un laburante común (ya se que hay gremios fuertes que lograron salarios altos, pero son un porcentaje menor en la masa de laburantes).

Es muy difícil también, ser un profesional exitoso y progresar. Porque si uno no progresa, ¿para qué carajo estudia, trabaja, arma proyectos, crece y tiene inquietudes?. O me va a decir que aspirar al progreso también es un invento de Héctor Magnetto? El progreso es una tradición de nuestros abuelos gallegos y tanos, los que hicieron este país. El progreso es lo que moviliza una sociedad.

Pero es este ispa, es más fácil ser un vivillo o un militante rentado. O un artista o periodista chupamedias que cobra sueldos que nunca nadie en el mercado le habría pagado, porque hasta el kirchnerismo eran perfectos desconocidos. (Aclaro por si todavía hay un despistado que piensa que yo cobré un buen sueldo en 678 que nada que ver. Que en 2009 me pagaban lo mismo que el 2005 en otro canal con menos responsabiliad y que lo hice antes de entender el obejtivo político del programa. Cuando era harto evidente me fui y me quedé bastante tiempo sin laburo).

Ese país me bajonea. Nos bajonea. Y usted, señora Presidenta, después quiere que no haya cadena de la “mala onda”. Como si el problema de la Argentina se solucionase con un grupo terapéutico y no con medidas concretas de la macroeconomía. Llévennos un ratito a su mansión del Calafate a comer cordero patagónico con su hijo Máximo, a ver si nos da ganas de juntar fuerzas, seguir adelante y sacar del zapping la cadena de la mala onda.

Por favor, tenga una reunión secreta con una Clarita cualquiera. Con un laburante de verdad. Con uno que no maneje un AUDI..

Les mando un beso y sigamos luchando porque todo termine en paz. Besos a todos y a todas.

Más aún a las gorditas.

Ver comentarios (162)

162 Comments

  1. carlos

    29 jul 2016 at 12:43 am

    no importa si se es rellenita o flaca lo mas importante en la vida son los sentimientos. sos una gran persona sabelo

  2. Pingback: Oliván: Cristina vive en una burbuja - Pack WordPress

  3. Graciela Castro Larrosa

    06 abr 2015 at 12:38 am

    Podría comentar y coincidir en cada palabra… pero está todo dicho. Lo dijiste todo con puntos, comas; y una gran sensibilidad que me emociona. Y aunque soy una frustrada periodista uruguaya residiendo en Argentina… me siento orgullosa de VOS, MARÍA JULIA OLIVAN¡¡¡

  4. Pingback: El caso Tinelli y el eterno retorno del “no te metás” | María Julia Olivan

  5. Pingback: María Julia Oliván: “Cristina vive en una burbuja” » Noticiasdeljardin

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Mambos Míos

JuliTrabajoAnto

#8M: No me regales una rosa, sólo leeme

María Julia Oliván @mjolivan08 mar 2017
seismeses

Todo llega: Mi primer Día de la Madre

María Julia Oliván @mjolivan16 oct 2016
olivan embarazada

La fastidiosa espera de mi dulce bebé

María Julia Oliván @mjolivan24 ene 2016
amor

La noticia de mi vida: mamá que lucha vale por dos

María Julia Oliván @mjolivan29 sep 2015
los 40 OK 1

A los 40: ¿Por qué parecemos fuertes y somos tan débiles?

María Julia Oliván @mjolivan02 ene 2015
gabi

La otra Oliván

María Julia Oliván @mjolivan05 dic 2014
0816_kampfer_boudou_walterbosque.jpg_1853027552

Insólito debate twitero de la semana sobre el cuerpo Agustina Kampfer

Quena Strauss30 ago 2014
mujeres

Mentira machista: que no existe la amistad entre nosotras (¿WTF?)

Fernanda Sández @siwisi19 jul 2014
ari

"Para mí ya son campeones"

María Julia Oliván @mjolivan12 jul 2014
papa1

#DíadelPeriodista: entrevisté a mamá para saber por qué decidí serlo (parece que la culpa fue de mi padre)

María Julia Oliván @mjolivan07 jun 2014

Compartir con un amigo