Género

La revolución del culo

La revolución del culo
#BorderPeriodismo

Por Franco Torchia

Voy a liberar mi culo: desde hoy impulso la revolución anal.

Voy a  transformar mi ano en el único campo de todas las batallas.

Voy a pelear a culo quitado, voy a debatir a culo abierto y voy a vivir a culo expuesto.

Voy a participar con todo de la sedición más urgente del mundo contemporáneo: la sublevación internacional de los culos.

Voy a dejar de ser “hombre” -¡por fin!- y voy a dejar de andar por la vida tieso, con el falso orgullo de un culito cerrado e intocable.

Ser hombre es ser un culo sellado. Yo ya no voy a cerrar el culo, y sé que es una insurgencia lenta, pero también sé que es el modo más eficaz de contribuir a correr los culos del dominio esclavista de la publicidad, la prensa y el capital.

En otras palabras, y de la mano de Terror anal, el aplastante texto de la filósofa española Beatriz Preciado que acaba de editarse en la Argentina, debería poder decir “hoy entrego el orto”. Pero no me atrevo. Al menos sí escribo esto, tal como ella pide, en primera persona, como para no traicionar (tanto) el vigor de su obra.

¿Qué es Terror anal de Beatriz Preciado, y qué propone? La edición presenta tres manifiestos que la autora -una de las voces más imprescindibles en materia de género, y sin dudas la más encendida- escribió en 2009 para prologar la publicación en español de un clásico de los estudios queer, el libro El deseo homosexual del escritor y activista francés Guy Hocquenghem, publicado por primera vez en París en 1972. Para actualizar entonces la mirada sobre la teoría de Hocquenghem, Preciado lanzó este misil que, silencioso, cayó en Buenos Aires a fines de 2013, editado con exquisitez por el sello La Isla de la Luna.

El objetivo de Terror anal es puntual, y vasto: declarar el comienzo de una guerra fría. Y caliente. Guerra de pensamiento y guerra de acción: practicar sexo anal y pensar lo anal. Porque para Preciado ha llegado la hora de usar el culo como el arma más letal contra el avance neoconservador, el mismo que mientras sanciona leyes de igualdad en algunos países, no termina de alzarse, por ejemplo,  frente a aberraciones como las de Uganda y Rusia, donde la persecución y criminalización de gays, lesbianas y travestis volvió a ser moneda corriente. Terror anal se pregunta, y responde, cómo evitar el marketing político de las conquistas de identidad y diversidad sexual, y más allá de ellas, seguir denunciando la opresión y el totalitarismo al que siguen sometidos millones de “diferentes”.

Por ello, y para salir de una buena vez de la lógica heterosexual que paradójicamente rige también las relaciones entre personas del mismo sexo, Preciado le otorga preeminencia al culo, el único órgano sexual común a hombres y mujeres; el único órgano sexual a salvo de la prisión de pertenecer a un “género específico”; el único órgano sexual sin funciones reproductivas; el único órgano sexual deliberadamente omitido como tal durante siglos, y reducido a expulsor de excremento o infierno tan temido para grandes, chicos y chicas.

El plan de operaciones es ir por la vida de la boca al ano como quien orienta todo el flujo de sus deseos entre esos dos orificios. El culo permite desgenitalizar la sexualidad y la intención no es la mera promoción del sexo anal: es, sobre todo, la puesta a punto de la reflexión: ¿por qué se sobreentiende que el hombre es aquel que privatiza su ano, y que en la mujer ese mismo ano no constituye “femeneidad”? Anota Preciado: “Todo cuerpo (…) es primero y sobre todo ano. Ni pene, ni vagina, sino tubo oral-anal”.

Terror anal revisa la historia trunca del culo, sin perder esa síntesis tan conmovedora de los manifiestos y las consignas de propaganda. Durante los siglos XIX y XX, médicos, abogados, psicoanalistas y maestros neutralizaron el ano. El varón tiene solamente pene y la mujer vagina: con sus penes y sus vaginas, hombres y mujeres del mundo son puestos a reproducir la sagrada familia, la especie humana bienpensante, el sistema financiero, los préstamos bancarios, la propiedad privada, la angustia colectiva, la industria automotriz, la pobreza estructural, el turismo, y desde ya, la explotación sexual en formato prostitución y trampa eventual para el hombre comprometido, que incluso puede consumir travesti “de ocasión” para experimentar sexo anal. 

El culo femenino pasó a ser mercancía inalcanzable para el varón -y vaya si la Argentina no está entre los primeros puestos de un eventual ranking de la importancia de llamarse culo y “tenerlo divino”- y bien de cambio para la mujer. La mujer ostenta, y eventualmente “entrega”, y el hombre, si puede, rompe. Y si no puede, también. Como apunta Preciado, “El problema no es el sexo anal, sino la civilización del hombre-castrado-de-ano”. Huir de la dinámica “penetrador/penetrado” y ser y hacer todo, todos.

 

Ahora, después de tantas confesiones, voy a ANALizarme. Es decir, dejo de psicoANALizarme. Porque yo no sé ustedes, pero a mí me interesa tener una vida para el ojete.

 

Género

Más de Género

Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
8M portada

#8M: Qué reclaman las mujeres, alrededor del mundo

Natalia Gelós @nataliagelos08 mar 2018
cfk feminista portada

Ahora Cristina quiere abrazar una “agenda feminista”

Emiliano Russo @emilianorusso7726 feb 2018

Compartir con un amigo