Género

Linda e inteligente; ¿en política, la belleza genera sospechas?

Linda e inteligente; ¿en política, la belleza genera sospechas?
#BorderPeriodismo

Por Leila Sucari

         Sofía Haudet es linda, joven y sexy. Hasta ahí todo bien: un combo perfecto para ser la reina nacional de la Vendimia. El problema está en que Sofía Haudet, también, es militante. Pareciera que a las reinas se les permite ser sólo una cara bonita. De lo contrario, se vuelven sospechosas. Luego de haber sido elegida por una amplia mayoría y frente a 25 mil espectadores, la joven representante del municipio de Guaymallén se tranformó en el foco de atención. Y no por su triunfo, sino porque muchos pusieron en duda la transparencia de su reinado y la acusaron de haber ganado por acomodo, a raíz de su militancia en la agrupación kirchnerista “La Guemes”. Las críticas inundaron las redes sociales y la chica no pudo disfrutar de su trono: al día siguiente, durante una sesión de fotos, se descompuso y comenzó a llorar. “Creo que hoy está mal visto militar”, dijo.

            La polémica en torno a la nueva reina, reavivó la discusión sobre la relación entre la belleza física y la actividad política. Los ejemplos son muchos. La líder estudiantil chilena, Camila Vallejos, es un claro caso de cómo ser “linda” es una arma de doble filo a la hora de dedicarse a la política: para algunos su belleza sirve de medio para tener más popularidad y difundir lo que realmente importa, su militancia. El New York Times la definió como “La revolucionaria más glamorosa”. Pero, para otros, su relevancia política es sólo consecuencia de sus atributos físicos: la derecha conservadora la acusó de ser una imagen sin propuestas ni contenido, e incluso un integrante del partido opositor Unión Demócrata Independiente, la llamó “putita” por Twitter.

            Históricamente, desde la época del filósofo Platón, la belleza está asociada a la verdad, al bien y al ideal de perfección. En este sentido, ser considerada bella sería una ventaja, un vehículo para conseguir mayor exposición y adeptos. Pero resulta que la sociedad patriarcal en la que vivimos, transforma a la mujer en un objeto sexual y menosprecia sus capacidades intelectuales. Si sos “linda” -según el parámetro de belleza del momento y lugar en el que te encuentres-, estás en la política por ser justamente “linda” y no por tus ideas. Si estás en la política y ganás un concurso de belleza, ganás por ser una acomodada y no por merecerlo. Ese parecería ser el discurso.  Se busca disociar belleza y política; cuerpo y mente, como si debieran ser dos universos intocables: o sos linda o sos inteligente. De lo contrario, el medio te señalará con el dedo, menospreciará tus discursos y te llamará puta.

            Lo mismo sucedió con Victoria Donda, a quien más de una vez cuestionaron por usar su escote como herramienta de campaña. Los insultos que recibió fueron muchos: le gritaron trola en medio del Congreso y hasta llegaron a decir que tenía “más tetas que cerebro” y que “cuando logra controlar su escote se le descontrola el pensamiento”. Al margen de lo que pensemos de su postura política, criticar a una diputada de esta forma es una completa bajeza propia de una cultura misógina. “Las mujeres tenemos todo el derecho a ponernos lo que nos gusta. Me gusta usar escote. El problema lo tienen aquellos que no soportan ver a una chica en minifalda en el subte. Si a esta discusión hay que poner el cuerpo, le voy a poner el cuerpo. La única forma de terminar con esto no es usando polera, es discutiendo”, dijo Donda.

          La costumbre de enaltecer o minimizar a personalidades de la política por su apariencia física, suele darse cuando se habla de mujeres. Al hombre nadie le cuestiona si usa pantalones más o menos apretados o si aprovecha sus pectorales para ganar votos. “Es común que desvíen la atención de los temas de fondo planteando cuestiones superficiales como prioritarias. Objetivamente soy bonita y no tengo problema en decirlo, pero yo no decidí cuál iba a ser mi apariencia. Lo que sí decidí es cuál es mi proyecto político y mi trabajo con la gente”, dijo Camila Vallejos.

          Concentrar la atención en la estética y el cuerpo (para bien o para mal) es una forma de menospreciar a la mujer –a su intelecto, ideología y accionar político–, correrla del eje y perpetuar así la dominacion masculina. La mujer, desde esta perspectiva, es una profesional seria y asexuada o una prostituta trepadora. A pesar de los avances, parece que ocupar los lugares que históricamente le pertenecían a los hombres, no es tarea fácil e implica una reafirmación constante.

 

Género

Más de Género

Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
8M portada

#8M: Qué reclaman las mujeres, alrededor del mundo

Natalia Gelós @nataliagelos08 mar 2018
cfk feminista portada

Ahora Cristina quiere abrazar una “agenda feminista”

Emiliano Russo @emilianorusso7726 feb 2018

Compartir con un amigo