El sábado, el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, decretó la Emergencia en materia de Seguridad para la provincia de Buenos Aires. ¿Es tan sólo una declaración? No, por el contrario, implica una serie de medidas concretas, que pasaremos a detallar. El anuncio dejó un reguero de críticas tanto desde Sergio Massa y Mauricio Macri  (principalmente por lo tardío de la medida), hasta sectores como el CELS, (por la convocatoria a la “vieja policía”, la falta de control policial y los problemas que surgirán de la implementación de las medidas). Por eso, más allá de las especulaciones políticas, como la necesidad que tiene el Gobernador de diferenciarse en algo de un kirchnerismo que insiste en negar el problema de la seguridad, es importante saber qué cambiará en concreto. Cada uno podrá así sacar sus conclusiones, sin mediar intereses político partidarios:

 En total son 22 medidas, por 12 meses, lo que sigue son los puntos principales:
  • Poner en discusión la reforma del régimen penal juvenil.
  • Creación de diez fiscalías descentralizada para atender los casos de narcotráfico, y de un cuerpo de investigadores en materia financiera para congelar activos provenientes del tráfico de drogas.
  • Los 15.000 efectivos retirados de la Policía Bonaerense deberán presentarse en el Ministerio de Seguridad, para cumplir tareas administrativas, y así sacar más efectivos a la calle. De ese total, se espera que efectivamente cumplan el servicio unos 5.000, en función de los que presentarán certificados médicos o contratos activos en otros trabajos.
  • Los que manejen motos deberán portar cascos y chalecos reflectantes con el número de patente. Además, se está negociando con cada municipio la prohibición de que viaje más de una persona en cada moto.
  • Construcción de una docena de alcaidías, que son para alojar detenidos que no tienen sentencia firme, y cuatro unidades penitenciares, para presos que cumplen condena.
  • Comandos de patrullas (como los que implementó San Isidro hace cinco años y luego en otros 11 distritos) para los 42 municipios. Los comandos se dividen las áreas de patrullaje en cuadrículas, para circular en forma permanente.
  • El Banco Provincia girará 600 millones de pesos para la compra de 1.000 patrulleros equipdos, 30 mil chalecos antibala y 10 armas con sus municiones sin atravesar por los procesos licitatorios habituales.
  • Se dispone la creación de “policías de proximidad” o comunales, para los municipios con más de 70 mil habitantes.
  • El punto 18 pide a la Justicia celeridad en “los procesos abiertos contra los sospechados cabecillas del narcotráfico que residen en nuestro territorio”.
  • Incluir a los vigiladores de las empresas de seguridad privada dentro del circuito de seguridad, mediante celulares con aplicaciones desarrolladas por Provincia Seguros. También se implementarán aplicaciones del estilo “botón de pánico” para que los vecinos utilicen desde sus celulares.