“Hoy es el primer gran paso para el triunfo en 2015”, fueron las primeras palabras de Daniel Scioli a la salida del Congreso Nacional del Partido Justicialista, en Parque Norte.

Allí fue designado Eduardo Fellner como presidente del PJ, tal como anticipó #BorderPeriodismo semanas atrás.
El Gobernador de Buenos Aires fue designado vicepresdiente honorario, al igual que todos los precandidatos a la Presidencia, una muestra más de que el partido se dobla pero no se rompe. Entre esos elegidos están también Eduardo “Wado” de Pedro, Beatriz Rojkés, Sergio Urribarri y Florencio Randazzo.
“Tenemos una gran responsabilidad del presente y el futuro del país, como partido de gobierno, y como artífice de las grandes transformaciones que ahora hay que proyectar al futuro en la agenda del desarrollo”, cerró DOS, conforme con el desarrollo del congreso partidario.
Sergio Massa, cada vez más alineado con su propio espacio y más lejos del PJ, no fue de la partida y recibió palazos a granel.
Además de Fellner, se designaron las viceperesidencias, una para el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich y la otra para el jefe de la CGT oficialista, el metalúrgico Antonio Caló.
Entre las noticias que dejó el encuentro, Capitanich anunció que no se postulará para suceder a Cristina. Palabras que puede llevarse el viento en cualquier momento. “Mantengo la función que me corresponde como Jefe de Gabinete y en la conducción del partido”, señaló escueto, quizá agotado por su difícil escala en el Congreso, donde batalló cuerpo a cuerpo con la oposición.
“Tenemos que apoyar a este Gobierno y preparar al peronismo para seguir gobernando en 2015”, cerró el flamante presidente, antes de tirale el camión encima a la oposición: “Es un rejunte de voluntades que esperan aprovechar una oportunidad”.
Los muchachos peronistas están lejos de creer en el fin de ciclo, y apuestan a cambiar nombres sin dejar el poder.