Política y Economía

Macri-Cristina: ¿Qué onda este acuerdo?

Macri-Cristina: ¿Qué onda este acuerdo?
#BorderPeriodismo

Las señales fueron débiles al principio: que el acuerdo por un monumento, que la inauguración de una oficina de Facebook, que un llamado telefónico.
Todos los medios, incluídos nosotros, dimos cuenta del evidente acercamiento de posiciones entre dos de los tres mandatarios más importantes del país. Cristina Kirchner y Mauricio Macri se empezaron a tutear, dejaron atrás los tiros por elevación, cuando no las agresiones directas, y comenzaron a hacer lo que para cualquier otro país sería una obviedad: conversar, gestionar, a pesar de las diferencias ideológicas.
Hay que decirlo, fue CFK quien puso un mundo de distancia con su colega MM. Pero la inminencia de las elecciones, la imposibilidad de una re reelección, y la innegable dificultad para gobernar en el tramo final de un ciclo que cumplirá 12 años en 2015, hicieron cambiar de parecer a la Presidenta. Es sano que el Jefe de Gobierno de la principal ciudad argentina tenga una agenda compartida con “la presidenta de todos los argentinos”, y es hasta entendible el enojo de Cristina con los medios que critican ahora lo que pedían días atrás.
También es comprensible que todos seamos escépticos con respecto a las verdaderas intenciones del Gobierno nacional. Vamos a contar aquí el porqué del acercamiento.
La política es por sobre todas las cosas, un juego de alianzas. La gestión de CFK ha ido en búsqueda de ello, primero al hablar de transversalidad e incluir a Julio Cobos en su primer mandato. Dolida por lo que el peronismo llama una traición del ex vice mendocino, y sumida en el duelo por la muerte de Néstor, Cristina fue cerrando esa ideal original en lo que se convirtió en una estructura ciento por ciento verticalista.
Pero la otra característica de la política es el pragmatismo. Y la primera mandataria comprendió, a fuerza de perder imagen positiva desde aquél aplastante 54% en 2011, que “lagente” le está pidiendo diálogo. Lo comprueba a diario con las encuestas que mira y lo vive en carne propia con su incómodo aliado, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.
Es eso lo que pide hoy el electorado: políticos de administración abierta, diálogo franco y menos dogmatismos partidarios.
Macri, representante de una porción del electorado diametralmente opuesta la peronismo, es la figura ideal para demostrar apertura. Y lo es no sólo por ser uno de los líderes de la oposición, sino porque (y principalmente) encuentra serias dificultades para armar un proyecto que lo lleve al sillón de Rivadavia. Lo hemos explicado en otras columnas, pero ese escenario (Macri presidente) sólo sería posible mediante un acuerdo con el FAU o con Sergio Massa. Aún hoy es una incógnita esa alianza, y las negociaciones están empantanadas. Ese freno en el acuerdo entre el PRO y otras fuerzas se explica en gran parte por la audaz jugada de la Presidenta, que sigue el proverbio “mantén a tus amigos cerca, y a los enemigos más cerca aún” a rajatabla. Estrategia pura.
“Cuando yo dialogo, es un pacto, cuando lo hacen otros son muy civilizados; ni pacto ni nada, esto es sentido común”, argumentó la jefa del Estado en el acto inaugural de un tramo de la autopista Illia. Macri señaló a su vez: “Es una buena noticia que estemos los dos acá juntos, no para nosotros, sino para todo el país”.

Bien, pero la gran pregunta es: ¿qué beneficio saca el Ingeniero de este acercamiento? Macri se ve beneficiado al ganar agenda y exposición, para doblegar a su principal rival, que es Massa. La polarización de la elección, entre el candidato K (ya sea Scioli, Randazzo o Urribarri) y Macri es de beneficio mutuo. Mauricio no conseguiría por cuenta propia ese escenario, porque la oposición está fragmentada.
De todas formas, no son todas sonrisas en el PRO. Hacia el interior del Gobierno porteño, hay dos posturas encontradas, que son históricas y ahora se reforzaron: Gabriela Michetti apoya el acercamiento mientras que Horacio Rodríguez Larreta, se opone tajantemente.
Macri, por su parte, ya se decidió: continuará con la inauguración de obras conjunta (muy posiblemente, un nuevo nodo de distribución en la 9 de Julio) y se mostrará conciliador. Cristina, cómoda en su rol, seguirá el juego mientras le convenga.
Política y Economía

Más de Política y Economía

CFK en Recoleta

Con la plata que, según los Cuadernos, se entregó en la casa de CFK se podrían construir más de 2.000 viviendas sociales

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez19 sep 2018
cristina acciones civiles

Acciones civiles: Por qué el Estado debería activarlas para recuperar el dinero de la corrupción

Alejandro Drucaroff Aguiar @alejandrodruc17 sep 2018
siley igualdad

En Diputados no se ponen de acuerdo ni por la igualdad… de género

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez14 sep 2018
lorenzetti portada

Antes de dejar la presidencia de la Corte, a Lorenzetti le cerraron dos causas

Karina Poritzker @karipori113 sep 2018
gobernadores cfi

“Esto es un quilombo”: Roscas e intereses que dividen a los gobernadores del PJ

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez12 sep 2018
presupuesto gobernadores

Presupuesto 2019: Ambigüedades políticas a la hora de repartir el ajuste

Santiago Cámpora @santiagocampora12 sep 2018
Verna

Por qué el gobernador Verna es el más díscolo para Macri

Emiliano Russo @emilianorusso7711 sep 2018
Fabrica

En medio de la recesión, el Gobierno busca darle más oxígeno a las pymes

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez07 sep 2018
cfk carrió

138 testigos en el primer juicio contra CFK: Por qué Carrió, denunciante, no será uno ellos

Karina Poritzker @karipori105 sep 2018

El juego de Massa: Se aleja de los gobernadores dialoguistas para endurecer su oposición

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez03 sep 2018

Compartir con un amigo