“Los precios suben por ascensor y los sueldos por escalera”, decía el archicitado General Perón y 40 años después de su muerte esa frase está vivita y coleando. ¿Cómo cubrirnos de la pérdida de poder adquisitivo en épocas de alta inflación?. Acá van algunas ideas.

Por Liliana Franco

Hablar de inflación es lo mismo que decir que pierde valor la moneda. En consecuencia, lo primero que hay que hacer es no conservar pesos, de ahí que sea recomendable anticipar la compra de todo aquello que sea necesario.

A principio de mes si puede compre todos los alimentos perecederos que suele consumir durante ese período. Lo ideal es juntarse con algún familiar y hacer compras en los mayoristas (la diferencia compensa la incomodidad).

Si tiene un comercio y tiene ahorros anticipe la compra para su local y de esta manera tiene mejores posibilidades para continuar vendiendo sin tener problemas de reposición. Asimismo, si compra mercadería anticipada podrá fijar el precio con más libertad si tiene un apuro y necesita efectivo.

Otro destino para sus ahorros es pagar anticipado el alquiler del local negociando una quita o congelando el precio.

Todo los pagos anticipados de sus gastos fijos que pueda hacer con el adicional de eventualmente lograr una quita del monto total, no dude en hacerlo.

LAS CUOTAS

Todavía subsiste el financiamiento en cuotas, pero en este caso se debe ser muy cuidadoso con las tasas de interés y más específicamente con la letra chica. Lo que debe controlar el consumidor es el llamado “costo financiero total” o CFT que es, para decirlo en pocas palabras, lo que cuesta realmente comprar en cuotas (incluyendo rubros que no están explícitos en la tasa de interés como impuestos o seguros).

Como la inflación es de por lo menos 40%, si el CFT es menor, resulta conveniente tomar el crédito. Pero cuidado, porque por ejemplo si gasta de más con la tarjeta y no paga el total a fin de mes, lo más seguro es que le arranquen la cabeza con los intereses (según la entidad que se trate, nuestro “amigo” el CFT puede llegar al 80% anual o más!) .

Por ejemplo, siempre hay algún amigo o pariente al que se le puede pedir prestado y acordar una buena tasa de interés, seguramente más alta que la que podría conseguir en el banco y que a usted le resulte conveniente.

Otra variante interesante son las líneas de crédito promocionadas por el gobierno, como el Procreauto que permite la compra de vehículos con una financiación de hasta 5 años que cubre el 90% del valor, con un tope de 120.000 pesos y un costo financiero total menor al 30% anual.

EL DÓLAR

 

Está claro que el dólar blue tocó los 14 y que el oficial lentamente va a fluctuar en alza de aquí a un año vista. Pero lo importante es rescatar la posibilidad de compra del dólar ahorro que la AFIP vende en la actualidad en torno a los 10 pesos o al valor de 8 y tantos pesos del oficial si lo adquirido se mantiene en un depósito durante un año.

Eso sí, deben cumplirse el requisito de estar registrado en el organismo recaudador como trabajador en relación de dependencia, autónomo o monotributista

A principio de mes cuando le acreditan su sueldo ingrese a la página de la Afip y solicite el 20% de su haber en dólares. Si el organismo se los autoriza directamente se los depositan en el banco donde usted cobra su salario.

Se los guarda y cuando a fin de mes ya no le alcanza los retira de su caja y los vende y así al menos se preservará un poco más Un dato solo pueden pedir dólares quienes tienen de ingresos mensuales a partir de $7.200 en promedio en los últimos 12 meses.