Política y Economía

¿Por qué sube el dólar?

¿Por qué sube el dólar?
#BorderPeriodismo

La culpa no es del buitre, sino del que le da de comer

Por Liliana Franco

Imagínese que había una vez un mágico rifle sanitario, marca nacional y popular, que con sólo un par de descargas era capaz de matar a todos los fondos buitres. Si lográramos de esta forma terminar con esta detestable especie, ¿bajaría el precio del dólar blue? Lamentamos terminar tan rápido y tan mal este cuento, pero la respuesta es no.

Desde ya que los fondos buitres sacan provecho de las situaciones turbulentas y, seguramente, observan encantados la suba del dólar marginal, pero una cosa es echar leña al fuego y otra muy distinta es desatar el incendio.

El dólar, como cualquier otro bien o servicio, sube cuando hay más demanda que oferta. En la Argentina, donde ahora la verde divisa sólo ingresa por la vía de la exportación,  que se caigan nada menos que 20%  los precios de la soja o que la economía de Brasil siga de capa caída (nuestro principal mercado comprador) significa que en el futuro el comercio exterior dejará menos dólares.

Y el país no puede dejar de disponer de divisas para pagar sus importaciones de combustibles (salvo que pensemos en hacer funcionar los motores a leña) o los insumos que la industria necesita en cerca de un 70% y hasta 80% en algunos casos, para poder seguir funcionando (imagínese nomás que cada auto que circula en el país tiene unos 11.000 dólares de partes importadas).

Para colmo de males, el país tendrá que pagar el año que viene unos 14.000 millones de dólares entre vencimientos de la deuda vieja y nueva (en este último caso, por cuestiones como el acuerdo con el Club de París o las compensaciones a Repsol por la recompra de YPF).

La cuenta es simple, hoy tenemos unos 28.000 millones de dólares de reservas y se supone que hacia fin de año terminaremos con unos 24.000 millones. Sin ingresos adicionales, los vencimientos del año próximo reducirían a menos de la mitad las reservas en poder del Banco Central.

Para tener un parámetro, se calcula que un país no tiene problemas cuando cuenta con reservas equivalentes a unos seis meses de importaciones, en el caso argentino unos 30.000 millones de dólares, no algo más de 10.000 millones con las que llegaríamos a fin de 2015.

Se cumpliría de esta forma con la previsión del diputado Roberto Feletti, en cuanto a que el gobierno llegará al final del mandato con reservas, lo que no aclaró es que con muy poquitas.

Pero para comprar dólares se necesita además tener pesos y, en este sentido, el Banco Central es de gran ayuda. Se estima que en lo que resta del año deberá emitir más de 100.000 millones de pesos para asistir al desequilibrio del Tesoro Nacional.

La autoridad monetaria podría decidir recuperar esos pesos subiendo mucho la tasa de interés, pero esto significaría recesión y difícilmente el Ministerio de Economía acepte esta medicina.

En conclusión, sobran pesos y faltan dólares, combinación perfecta para que el blue se mantenga entonado. Después de todo, la divisa subió 60% en el año, varias veces lo que rinden los depósitos a plazo fijo.

Y es difícil creer que los miles de agentes públicos, empleados privados, autónomos, empresarios y cuanto persona tenga posibilidades de obtener dólares a la cotización oficial hayan decidido llevarse en lo que va del año unos 1.600 millones de dólares vendidos por la AFIP para ahorro, simplemente porque los picó un virus de ”buitre”.

¿Esto quiere decir que el dólar blue va a seguir subiendo? Bueno, eso tiene otro precio, pero le damos una clave, difícilmente el precio se frene si no aparece una fuente importante de dólares (por un arreglo con los acreedores externos, un gran préstamo de los chinos, o un magnate como Soros comprando Vaca Muerta, entre otras variantes que, por ahora, no son más que ilusiones).

Ver comentarios (2)

2 Comments

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Política y Economía

Bonadio y CFK

En la Cámara dudan de la figura de traición a la Patria que Bonadio le endilgó a CFK

Karina Poritzker @karipori111 dic 2017
macrig20

Ajuste de la política: mientras los ministros se pelean a ver quién se achica, la Unidad G20 no para de crecer

Emiliano Russo @emilianorusso7708 dic 2017
Cristina Kirchner leyó una carta donde se defendió y criticó a Macri

El golpe de Bonadio: pidió la detención de Cristina y complicó a Macri por las reformas que negocia con el PJ

Laura Capriata @lcapriata07 dic 2017
Cambiemos quiere reflotarlo pero hay pocas chances

Otra argentinada: el proyecto que impide que condenados por corrupción sean candidatos podría quedar cajoneado

Laura Capriata @lcapriata04 dic 2017
Fernando Basanta con la gobernador Alicia Kirchner y la esposa de Máximo, Rocío García.

La mini Minichelli de Santa Cruz denuncia ser víctima de violencia de género porque no la dejan asumir en el órgano que debe controlar a su esposo

Laura Capriata @lcapriata30 nov 2017
pichetto portada

El toma y daca del peronismo, en manos de Pichetto, para negociar las reformas

Border Redacción Remota23 nov 2017
abad portada

Todos contra Abad: lo tildan de “viejo” (como a Lemus) y auguran su salida de la AFIP para el verano

Emiliano Russo @emilianorusso7721 nov 2017
nisman portada 2

Caso Nisman: las sospechas contra sus custodios, imputados y llamados a indagatoria

Karina Poritzker @karipori117 nov 2017
Vandenbroele

La ruta del dinero F: por qué Vandenbroele apuntará primero contra Insfrán

Border Redacción Remota14 nov 2017
diputados k

Diputados sin condenas: avanza un proyecto para prohibir candidaturas de corruptos

Laura Capriata @lcapriata09 nov 2017

Compartir con un amigo