Por Liliana Franco

Habló sin ninguna censura, con solvencia intelectual, pero también con mucha pasión y sin ahorrar adjetivos subidos de tono. El abogado constitucionalista Daniel Sabsay se ganó varios aplausos de la concurrencia empresaria al Coloquio de IDEA, qEN  el último con el auditorio de pie, seguramente porque dijo lo que muchos de los presentes piensan y sienten en materia de corrupción y deterioro de la justicia y de la política argentina.

Afirmó hoy que “estamos en un sistema autoritario” y no en una democracia, que la presidenta, Cristina Fernández“no sabe de derecho”, que la procuradora General de la Nación, Mercedes Gils Carbó es “la encubridora general” y que el canciller, Héctor Timerman, es un “sátrapa”.

Sabsay desafió que la primera mandataria: “tiene que mostrar” su título de abogada: “¿Por qué no lo muestra? Porque no sabe de derecho. ¿Saben lo que dijo? Que a los extranjeros se los deporta directamente. Eso es derecho penal del enemigo, la forma más reaccionaria del derecho penal”, según lo calificó y agregó “miren qué linda manera de combatir el delito tiene esta señora profesora de derecho, que no creo que sea abogada, estoy casi convencido. Ahora que muestre el título”.  

 Rechazó el proyecto oficial para reformar el Código Procesal Penal al opinar que representará, si se aprueba, “el método inquisitorio” para “encubrir a todos los amigos del poder”.  “Puso a la encubridora general de la nación, no a la procuradora, el ministerio público es para la protección de los derechos, no para defender a (empresario kirchnerista) Lázaro Báez”, planteó en referencia a Gils Carbó.

Sabsay fue claro al trazar el vínculo entre el narcotráfico, la corrupción y las campañas políticas con casos que, dijo, no se le ocurren a él, sino que son públicos como los laboratorios involucrados en el escándalo de la efedrina y el financiamiento de la política del kirchnerismo. Y alertó que es el Ministerio del Interior el encargado de controlar los fondos de las campañas, “el zorro cuidando el gallinero”, según sus palabras.

En defensa de la justicia,  convocó a apoyar en las redes sociales y a movilizarse en defensa de los jueces Herrero y Fernández que, denunció, están siendo perseguidos por la Anses y a punto de ser destituidos, porque sus fallos favorecen a los jubilados y les permiten cobrar lo que se les adeuda antes de que se mueran.

Sabsay anticipó que el oficialismo está “buscando la impunidad” para irse “todos tranquilos después de haber desvalijado lo que se les dio la gana”. “Acá ha habido un cambio de régimen señores, no estamos en democracia, es un sistema autoritario“, sentenció. Tras llamar a respetar la Constitución, las leyes y la separación de poderes, Sabsay afirmó que “hay que terminar con el reeleccionismo y el nepotismo”. “Basta de un matrimonio presidencial. Acá se permitió porque era la rotación indefinida, se iban a pasar la pelota uno a otro, ahora nos quieren poner al hijo presidencial (Máximo Kirchner), lo están midiendo, y eso no lo tenemos que permitir porque es la perpetuación en el poder”. Señaló que no en Estados Unidos o Europa, sino en Guatemala la justicia no permitió – como sí sucedió en la Argentina, la alternancia en la presidencia de un matrimonio como forma de perpetuarse en el poder.

Pero las palabras más duras se dirigieron al ministro de relaciones exteriores Héctor Ti merman a quien calificó como “un ser indigno” por haber llevado negociaciones con el presidente de Irán, Mahmound Ahmadinejad, para indagar a los iraníes acusados por el atentado terrorista a la AMIA. Haciendo además referencia a su condición de judío, dijo estar  ” avergonzado del canciller que tenemos, es un traidor a su esencia. Es un ser indigno me da vergüenza que haya un judío así. No lo tendríamos que dejar entrar a ningún lado a ese sátrapa. Este atorrante se sentó con quien niega el Holocausto”, remató.