Actualidad

El MUST del mundo careta: inventarse una vida feliz en Facebook y hacerle creer a todo el mundo que sos un genio!

El MUST del mundo careta: inventarse una vida feliz en Facebook y hacerle creer a todo el mundo que sos un genio!

En Facebook y Twitter todos son, o parecen, felices y exitosos. Pero: ¿Qué hay detrás de las caritas sonrientes? ¿Qué esconden las fotos de perfil con anteojos de sol, piscinas gigantes y tragos tropicales? ¿El falsa la felicidad que se muestra en las redes sociales?

Por Leila Sucari (@LeilaSucari)

Cuando mi amiga se separó de su novio de toda la vida, me enteré por Facebook. Cambió el estado de su perfil y publicó “Libre y feliz” con una foto donde se la veía radiante y que -yo sabía- era del verano pasado. Intenté llamarla, pero no atendía el celular ni el fijo. Mientras el teléfono sonaba, su publicación se llenaba de likes. Sus cientos de amigos –es una chica con una intensa actividad en las redes sociales– le escribían palabras de aliento y ella respondía con simpáticos emoticones. Volví a marcar su teléfono, ahora estaba desconectado. El silencio me insinuó que algo no andaba bien. Sospeché de su felicidad declarada y salí para su casa.

Después de tocar timbre varias veces, se asomó por la rendija de la puerta y me abrió rápido. Estaba pálida, con los ojos hinchados y una remera de su ex puesta de camisón. La abracé sin decirle nada y, entre lágrimas, me confesó: “no quería que nadie supiera que estoy así”.

Vivimos gran parte del tiempo en una realidad paralela. Las redes sociales nos permiten construir y mostrar una imagen de nosotros mismos que muchas veces no coincide con la verdadera. En Twitter y en Facebook no somos quienes somos, sino quienes quisiéramos ser. La felicidad dejó de ser una búsqueda y se transformó en una exigencia. Todos suben fotos donde se los ve plenos, sonrientes y alegres. No hay lugar para la duda, la angustia o el silencio. Los buenos momentos –sean ficticios o reales– deben ser compartidos y publicados para saciar el hambre voraz de ser otro usuario compatible con el alegre universo web. La miseria mejor esconderla de este lado de la pantalla, total nadie se entera. Y quizá, en el afán de convencer a los otros, hasta nos convencemos a nosotros mismos de que somos felices. Las redes sociales son una red de mentiras compartidas.

Según un estudio de la Universidad de California, el estado de ánimo de las personas se ve modificado y condicionado por los post que ven en las redes sociales. Los usuarios sienten que la vida de los otros es mucho mejor que la propia y esto causa frustración y angustia. Sin embargo, el estudio –que analizó más de mil millones de actualizaciones de estado– asegura que lo que se publica no siempre es reflejo de la realidad y únicamente busca dar una imagen de “felicidad contagiosa”. El objetivo es demostrar, aparentar y ser aceptado. Se comprobó que cuanto más positivo sea el mensaje, más likes y comentarios tendrá. Nadie quiere enterarse de las desgracias ajenas ni hacer públicas las propias. En las redes sociales no nos une el amor, tampoco el espanto. Por eso nadie se quiere tanto. No somos seres humanos, sino muros. Construcciones impenetrables unidas por el mismo terror: el de ser descubiertos. Mejor que nadie se asome a la rendija. Que nadie se atreva a hacer un agujero en la pared.

El año pasado el director Shaun Higton, hizo un cortometraje llamado “¿What’s on your mind?” (“¿Qué estás pensando?”) en el que muestra cómo los internautas crean una realidad paralela donde sólo está presente “la vie en rose”. El video, que fue presentado en el Festival de Cannes, ya tiene más de 11 millones de visitas en Youtube y pretende demostrar que la mayoría de los usuarios de las redes sociales son falsos felices.

El verano es la temporada alta del entusiasmo y la alegría exagerada: fotos de amigos tomando tragos en piletas gigantes, chicas en bikini desfilando sus cuerpos bronceados por las playas caribeñas, parejas besándose bajo la sombra de un árbol y familias sonrientes emprendiendo un viaje quién sabe adónde. Todos quieren demostrar que sus vacaciones son las mejores. Todos mueren de envidia y actúan la felicidad perfecta.

Hace dos veranos, mientras me moría de calor adentro de mi PH sin ventanas y sin aire acondicionado, inventé un juego. Lo hice para contraatacar a mis amigos de Facebook que tan bien la pasaban subiendo fotos de sus geniales vacaciones. Lo hice por envidiosa y por aburrida: empecé a publicar en mi muro fotos de distintas partes del mundo. Simulaba viajes e inventaba anécdotas: un día estaba en Singapur y al día siguiente en París. Los Likes se multiplicaban más rápido que mis mentiras. Todos festejaban mis aventuras por África y Europa, incluso me felicitaban por haberme animado a emprender semejante viaje y pedían más fotos, más historias. Mientras, yo me reía a escondidas, detrás de mi computadora, adentro de mi PH sin ventanas y sin aire acondicionado. A nadie le importaba realmente si era un delirio, un invento absurdo para aguantar el calor de la ciudad. Es que en las redes sociales, los límites entre ficción y realidad no existen. Nadie cuestiona nada. El juego es libre y nuestras mentiras impunes.

Hace unos días, @mjolivan tiró una máxima que desató el debate: “Desconfíen de los que ponen soy feliz o estoy espléndido en Twitter o Facebook”, dijo. Sus seguidores certificaron la sentencia: el tweet explotó en likes y retweets incluso uno de ellos llegó a decir que “hay gente que sufre anorexia y sube todo el tiempo fotos de platos de comida para disimular”. En este mundo donde cada vez estamos más solos y enfrascados dentro de una computadora, más necesitamos la aceptación del otro. Por eso disfrazamos el miedo y el hastío con emoticones, selfies y frases hechas. Después nos regocijamos frente a los likes y nos sentimos satisfechos: hemos recibido la dosis de narcisismo necesaria para soportar el día. En definitiva, lo que todos buscamos es amor. Pero no seamos giles, sino valientes.

El único amor que sana es el que es real. Y la soledad muchas veces es hermosa. Disfrutemos de nuestra vida sea cual sea su etapa y saquemos el alma al sol, solos o con alguien; pero sin caretas.

Ver comentarios (83)

83 Comments

  1. Robert

    28 nov 2016 at 12:14 am

    Yo tuve feibuc y lo cerré porque me daba asco la estupidez y lo superficial de la gente que habita ahí adentro.

  2. Juan

    09 abr 2015 at 11:10 am

    Hace dos años hice un post parecido, muy.

    http://byjaa.blogspot.com/2013/05/el-yo-y-las-notificaciones.html

    Por si les gusta el tema,
    saludos.

  3. Juan

    09 abr 2015 at 11:07 am

    Escribí algo parecido, muy, hace dos años.

    http://byjaa.blogspot.com/2013/05/el-yo-y-las-notificaciones.html

    por si a alguien le interesa,
    saludos.

  4. Willie

    10 mar 2015 at 9:53 am

    Hello blogger, i found this post on 11 spot in google’s search results.
    You should reduce your bounce rate in order to rank in google.
    This is major ranking factor nowadays. There is very useful wp plugin which
    can help you. Just search in google for:
    Lilas’s Bounce Plugin

  5. Juan Carlos Pogliano

    31 ene 2015 at 10:25 am

    …este comentario ya lo mencionaba Jorge Lanata, creo que María Julia estaba con él, cuando hablaba de la aseguradoras, “las familias felices corriendo por bosques aparentemente encantados”; otra frase que siempre pe pegó por lo cínica (lo dijo Martinez de Hoz) y era la siguiente: “Tiempo y esfuerzo, necesarios para cualquier logro”, buenio, él y unos cuantos seguidores lo lograron…

  6. Juan Carlos Pogliano

    27 ene 2015 at 2:11 pm

    El tema, querida María Julia, es que la cantidad de caretas de uso personal es inagotable y se usan para cualquier medio, especialmente por interés…!!!

  7. sabrislam

    26 ene 2015 at 11:57 am

    Estoy de acuerdo… a mi me parece terrible lo de las adolescentes q cada ves tienen q mostrar mas el cuerpo… con q necesidad..?

  8. maria

    20 ene 2015 at 7:43 am

    Me parece muy pobre la nota. Me parece bastante “bizarro” además simular un viaje, etc para los demás: que es un juego y estas aburrida no es excusa…si te aburrís pone la energía en algo lindo, constructivo…no en tratar de ver cuan “falsos” somos todos. Relaja. Y sabe que no todo el mundo es así. Fíjate de quienes te rodeas y eso tal vez te ayude; o tal vez mira para adentro en lugar de analizar tanto la felicidad o infelicidad de los demás.

  9. Stephanie

    19 ene 2015 at 5:04 pm

    Totalmente de acuerdo contigo Rodrigo en cuanto al nivel de agresividad en los comentarios, creo que se debe al nivel de agresividad y violencia con el que últimamente en mayor o menor medida nos manejamos en la vida, donde no solamente importa mostrar mi opinión sino también hacerle ver al otro lo “tonto” que es por no pensar como yo. No nos alcanza con decir “no estoy de acuerdo”, también es necesario aniquilar la idea ajena, anular al otro. Estamos bastante polarizados entre “ellos” VS “nosotros” o “yo” VS “vos”. Que bien que nos vendría una dósis de tolerancia, empezando por mi. :)

  10. Stephanie

    19 ene 2015 at 4:53 pm

    Me gustó mucho el artículo. Si bien es cierto que el fb se puede usar para estar en contacto, también es cierto que muchas veces, no se si es correcto decir la mayoría, se lo uriliza con el fin de generar esa ansiada aceptación, algunas veces no solamente con fotos sino posteando frases. El otro día reflexionaba que antes, esto era un patrimonio exclusivo de los famosos, ellos posaban con sus familias para una revista, o mostraban su bella casa o su cuerpo escultural, y el “like” era la cantidad de números que se vendían. Ahora creo que todos (los que usamos fb) jugamos un poco a ser famosos y al igual que ellos posamos para un espectador invisiblecon nuestra mejor sonrisa esperando espectantes ver crecer ese número rojo alrededor del mundito azul llenándose de “Me Gusta”. En lo personal digo “touché”, mi vida es sin lugar a dudas bastante menos glamurosa de lo que me gustaría aparentar,ese es el efecto perverso de las redes. También se han hecho estudios de como mirar mucho tiempo el fb puede aumentar la sensación de insatisfacción y la envidia con respecto a la vida de otros. En el otro extremo, a veces exponemos nuestra vida privada como en un escaparate.Por otro lado, que bueno que la tecnología nos de esta posibilidad de intercambiar opiniones. Un beso a todos desde Uruguay. María Julia gracias por este artículo y te sigo desde Uruguay en Intratables.

  11. Gaby GZ

    19 ene 2015 at 8:36 am

    Muchas veces no se trata de uno u otro punto de vista, quizá ninguno de los dos esté tan equivocado. Coincido con mucho de lo q dice el post, en la misma medida q con lo q dice tu réplica. Hay gente para todo, quien usa el fb como careta y quien lo usa cm simple herramienta de relación. Coincido plenamente en q nadie anda ventilando sus malestares o malas vivencias ni en la vida diaria ni en fb.
    Un saludos cordial, me gustó tu aporte!! Y x eso te doy un LIKE!! Jijiji

  12. Elisa González

    17 ene 2015 at 11:49 am

    Te felicito por la nota. Hace un tiempo hice lo mismo que vos para demostrarme que lo ocurre y se publica en las redes sociales es pura fantasía! Usé fotos viejas, situaciones pasadas y comprobé lo fácil que es engañar en facebook, Asís como creíble.
    La vida que se muestra es la que se desea ( a veces es real, pero exagerada).

  13. Rodrigo Sosa

    17 ene 2015 at 8:05 am

    Es un artículo real y de actualidad. Hay que estar atento al rol que jugamos dentro de una red social. Para qué? Bueno…para ser reales y no un personaje ficticio creado por nosotros mismos. No siempre nos va a gustar lo que veamos de nosotros si nos analizamos en una red social. Me encantó lo de inventar un viaje a modo de engañar por un rato a mis amistades!!! Lo pensé mil veces pero nunca me decidí a hacerlo. Me parece muy divertido. De todas maneras y al igual que en el 100% de los artículos periodísticos con opinión abierta que he leído, me llama poderosamente la atención la agresividad con la que nos manejamos en los comentarios.

  14. María Julia Oliván

    María Julia Oliván

    16 ene 2015 at 1:37 pm

    Cual sería la agresividad? Esta nota la hicieron los medios mas prestigiosos del mundo. Es un reflejo de lo que nos pasa como sociedad. Lo demás hablalo con tu sicólogo.. jaja

  15. María Julia Oliván

    María Julia Oliván

    16 ene 2015 at 1:35 pm

    parece que alguien se sintió tocado.. Igual te cuento que sobre este tema escribió el Times, New Yorker, Huff Post, The Guardian entre mil medios.. es algo analizado a nivel global.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Actualidad

diputados portada

La verdad de Silvia que enfurece a los K y a la izquierda

María Julia Oliván @mjolivan15 dic 2017
Macri OMC

Desafío de Macri: procura recomponer la OMC y el G20, ante bríos proteccionistas

Carlos Lamiral @carloslamiral12 dic 2017
Portada

Jéssica Dos Santos fue descuartizada hace un año y la causa está frenada

Natalia Gelós @nataliagelos01 dic 2017
FOX Premium - VIKINGS 5 - Alex Høgh Andersen es Ivar Ragnarsson

Vuelve “Vikings”: las épicas aventuras continúan

Alejandra Casal @alitacasal30 nov 2017
eutanasia portada 2

Polémica en Holanda por la eutanasia para personas sanas

Border Redacción Remota29 nov 2017
Quieto Boudou

La Justicia pidió informes a la SIGEN por los millonarios shows oficiales de La Mancha de Rolando

Karina Poritzker @karipori128 nov 2017
los monos

El socialismo de Santa Fe cruzó los dichos de un miembro de la banda narco Los Monos juzgado

Nicolás Dunayevich @Nicoduna824 nov 2017
todos video

La historia del submarino argentino que no fue

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez22 nov 2017
trata de personas portada

Trata de personas en tiempos de Macri: hubo 70% de rescates menos (y el Gobierno da explicaciones alarmantes)

Sebastián Iñurrieta @sinurrieta13 nov 2017
juez villafañe portada

El crimen de Abril: qué pasó con los jueces que liberaron a presos y condenados que reincidieron

Border Redacción Remota07 nov 2017

Compartir con un amigo