La muerte de Nisman cayó en medio de una guerra intestina en el Poder Judicial. La oposición intenta frenar el avance del kirchnerismo. La Procuradora Gils Carbó pisa un juicio político contra la fiscal Fein. ¿Por qué se enojó días atrás Justicia Legítima con la fiscal del caso más resonante?  Al parecer, el gobierno tiene con que presionar a Fein. Todos los detalles, en esta nota de #BorderPeriodismo. 

Por Javier Álvarez (@JaviAlvaBa)

La investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman es una de las más vertiginosas desde la instauración de la Democracia. El año electoral y la guerra interna en el Poder Judicial le dan un contexto aún más sombrío. Y las operaciones, a la orden del día. En las últimas horas aparecieron versiones que van desde datos sobre la vida íntima de Nisman hasta un “carpetazo” contra la fiscal que investiga la muerte, Viviana Fein, en caso de determinar un resultado que pueda perjudicar al Gobierno.

La llamaron a (Viviana) Fein y le recordaron que tiene un pedido de juicio político en la Procuraduría”, le dijo un fiscal a #Border. Intentó explicar el contexto en el que estaría trabajando su colega para esclarecer la “muerte dudosa” de Nisman. Como era de prever, la versión fue negada a #Border por fuentes oficiales. No obstante, ante la consulta, dos fiscales de Justicia Legítima reconocieron un recelo y áspera relación con Fein. Ella siempre se destacó en su ámbito por mantener una cierta independencia.  

El último descontento de sectores kirchneristas en la Justicia con Fein fue el jueves 8 de enero, según las fuentes consultadas. Ese día, la llamaron para que se sume a una solicitada en apoyo a la Procuradora Alejandra Gils Carbó. Pero se negó, y no fue la primera vez.  Fein rechazó sumarse a una iniciativa de 80 funcionarios judiciales que militan en la agrupación judicial kirchnerista. El 12 de enero salieron con una solicitada y denunciaron una “campaña de criminalización de la gestión” contra la Procuradora.

Gils Carbó viene intentando colocar funcionarios propios en 16 jurisdicciones de todo el país. Pero el juez en lo contencioso administrativo federal Enrique Lavié Pico falló en contra tras un pedido del legislador bonaerense por el massismo Mauricio D’Alessandro. Después, el juez de feria en lo Contencioso Administrativo Esteban Furnari dictó una nueva medida “precautelar”. A este pedido lo hicieron la senadora Gabriela Michetti y los diputados nacionales Federico Pinedo, Pablo Tonelli y Patricia Bullrich. La resistencia de la oposición y la Asociación de Magistrados a las designaciones de fiscales subrogantes es porque los profesionales elegidos, dicen, interferirían en las causas de corrupción para asegurar impunidad de funcionarios del Gobierno. Y desde el oficialismo retrucan que los profesionales concursaron sus cargos y fueron nombrados por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado siguiendo mecanismos constitucionales. Pero la guerra continúa. Fein había sido noticia hasta ahora sólo por su intervención en casos sociales resonantes pero alejados de la política. Ahora está en el centro de observación de todo el arco político. Mientras, intenta escapar al fuego cruzado.

Un fuego cruzado intenso, en medio del cual apareció incluso la versión que señala una presunta relación “más personal” entre Nisman y el experto informático Diego Lagomarsino, que le facilitó el arma 22 al fiscal especial de la causa AMIA. El intento por instalar la idea de un crimen pasional está a un paso de hacerse realidad.

La fiscal había desmentido el martes, en medio de la vorágine, haber sufrido advertencias en la investigación por la muerte de su par y sostuvo que “nunca recibió presiones, ni hizo favores”. Viviana Beatriz Fein de Olivieri fue nombrada al frente de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°45, a través de la Resolución 419 del ministerio de Justicia, el 14 de abril de 1994.