La denuncia de Alberto Nisman contra Cristina Kirchner por el supuesto encubrimiento de la causa AMIA tuvo curso hoy en la Justicia y la Presidenta quedó imputada junto a su canciller Héctor Timerman, el dirigente piquetero Luis D’Elía y el diputado Andrés Larroque.

El fiscal federal Gerardo Pollicita decidió imputar este viernes a la jefa de Estado y pedirle al juez Daniel Rafecas que avance con la investigación para dotar a la denuncia de Nisman de pruebas judiciales. 

Lo que fue un verdadero Viernes 13 para el Gobierno que desde hace doce años se mantiene en el poder, quedó documentado con la apertura de la causa 777/15, realizada sobre la base de la investigación que había hecho el fallecido Nisman. La presentación de Pollicita no incluye citaciones a indagatoria, como lo había sugerido Nisman en su denuncia, pero contempla un conjunto de medidas que ahora evaluará Rafecas, quien volverá de su licencia el viernes 20 de febrero.

¿Puede ir presa Cristina Kirchner? No mientras sea Presidenta. Según la Ley de Fueros 25.320 ningún juez puede detener a la jefa de Estado ni al vice ni a los ministros sin mediar la destitución a través del juicio político.

Rafecas tendrá que analizar la presentación de Pollicita y profundizar la investigación para luego recién determinar una citación a declaración indagatoria. No obstante, la Presidenta se podrá negar a asistir a los tribunales.

De acuerdo con el artículo 53 de la Constitución Nacional, sólo la Cámara de Diputados ejerce el derecho de acusar ante el Senado al presidente, vice y ministros, entre otros, ya sea por mal desempeño o delito en el ejercicio de sus funciones.

Sabido es que el kirchnerismo tiene mayoría parlamentaria en ambas Cámaras, por lo que un juicio político contra la mandataria es directamente improbable. Recién después de un juicio político, la Presidenta podría quedar sujeta a “acusación, juicio y castigo conforme a las leyes ante los tribunales ordinarios”.

En su presentación, Pollicita señala que “corresponderá en lo sucesivo iniciar la pertinente investigación con miras a comprobar, en base a los elementos de convicción que se vayan incorporando y siguiendo los lineamientos del  art. 193 del ordenamiento de forma, la existencia del hecho y, consecuentemente, si el mismo puede ser penalmente reprochado a sus responsables”.

En tanto, la Procuración del Tesoro de la Nación presentó ante la Justicia un escrito sobre la denuncia de Nisman en el que asegura que “no hay pruebas” en los delitos atribuidos por el fiscal a la Presidenta y otros funcionarios del Gobierno.

El organismo, que representa al Estado, entregó al juzgado de Rafecas un texto “de carácter institucional” para “aportar los elementos de juicio y antecedentes documentales probatorios jurídicamente relevantes respecto de los hechos sobre los que versa la denuncia”.

La Presienta estará cubierta hasta el 10 de diciembre próximo. El 11 de ese mes, la historia podría cambiar.