La Procelac denunció penalmente al ex espía por presunto lavado de dinero. Las sospechas apuntan a que cuenta con una fortuna de 150 millones de dólares. Se investigan además empresas constructoras, inmobiliarias, agroganaderas y de servicios tecnológicos. Los cañones del Gobierno apuntan al ex-agente como supuesto autor intelectual de una mega operación de inteligencia que terminó con la vida de Nisman.

Por Javier Álvarez (@JaviAlvaBa)

Cristina Fernández de Kirchner ordenó iniciar una descarnada guerra contra el ex espía Antonio “Jaime” Siusso. Lo señala como el autor material de la operación de inteligencia que terminó con la muerte del fiscal Alberto Nisman; muerte que convulsionó a la sociedad y sacó a gran parte de ella a expresarse por Justicia, y claro está, contra el poder kirchnerista. El escenario de tensión social es uno de los peores para el Gobierno justo en el año del fin de mandato.

Ahora, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), a cargo del fiscal Carlos Gonella, denunció al ex espía por presunto lavado de dinero. La causa fue a manos del juez federal Sebastián Casanello. Según dijeron altas fuentes oficiales a #Border, hay “sospechas e indicios” de que Stiusso lavó  y fugó del país al Uruguay una fortuna de unos 150 millones de dólares durante sus 42 años como integrante de la ex SIDE. El juez Casanello tendrá ahora que investigar si la fortuna existe, si está a nombre de Stiusso en el exterior y también la procedencia de ese dinero, aunque desde el Gobierno indicaron a #Border que se trata de fondos públicos supuestamente malversados.  Las fuentes consultadas precisaron que se está investigando empresas de los rubros de la construcción, real states, explotaciones agroganaderas y de servicios informáticos en el país que estarían en manos de presuntos testaferros del ex agente de inteligencia. El magistrado ya tiene en sus manos en sus manos una denuncia contra ex espía por supuesto enriquecimiento ilícito, lavado de activos y tráfico de influencias que presentó en enero y amplió este mes el legislador porteño Gustavo Vera.

Ahora, el ex espía que tras declarar en la fiscalía de Viviana Fein por su relación con Nisman se fue del país vía Montevideo, sumó en su contra una acción penal que promovió la fiscalía dependiente del Ministerio Público Fiscal de la Nación.El desplazado director de Contrainteligencia y ex hombre fuerte de la ex SIDE fue el primero en ser apuntado por la propia jefa de Estado y en Cadena Nacional pocas horas después de la muerte de Nisman.

Gonella, un hombre de estrecha relación con funcionarios kirchneristas, hizo la presentación en Comodoro Py tras hacerse cargo de una investigación previa de la Unidad Fiscal de Investigación de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo. La represalia del Gobierno contra Stiusso se da en medio de un fuerte e inocultable temor por una eventual catarata de “carpetazos” con información reservada y privilegiada de inteligencia que tendría en sus manos el ex agente.