El fiscal Gerardo Pollicita tuvo hoy su revancha. Apeló la decisión del juez federal Daniel Rafecas de cerrar la causa contra CFK por la denuncia de Nisman.

Pollicita pidió que el expediente no se cierre y dijo que el juez le causó un “agravio irreparable”. Ya en su dictamen solicitó que se investigue a la Presidenta, el canciller Hector Timerman y otros cinco imputados por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA. Para el fiscal la decisión del juez de cerrar la causa es “prematura”.

“Una hipótesis criminal de inusitada gravedad y trascendencia institucional, como la presentada por el Dr. Nisman, demanda la realización de todos los esfuerzos posibles para intentar alcanzar la verdad real de lo sucedido”, sostuvo Pollicita en su apelación. Su escrito llegará a la Cámara Federal, donde se decidirá el destino de la causa originada por Nisman.

“Ciertamente, la decisión de proceder al cierre inmediato del sumario, sin realizar ninguna de las medidas que habían sido propuestas en el requerimiento de instrucción, impide contar con información esencial para poder sostener con certeza que la creación de una “Comisión de la Verdad” no tiene relevancia en el ámbito penal o que no hubo un accionar orientado a obtener la baja de las circulares rojas relacionadas a los imputados iraníes con pedido de captura por el atentado a la AMIA”, dijo el fiscal.

La medida era esperada por medio Comodoro Py, ya que los fiscales y jueces enfrentados al Gobierno esperan que esta causa reflote y se convierta en uno de los principales frentes judiciales de CFK.

Pollicita contestó punto por punto los argumentos de Rafecas para cerrar la causa; para muchos, el fallo del juez desestimando el dictamen del fiscal está al borde del maltrato jurídico. El fiscal también reclamó que el juez no buscó “evidencias acerca de la finalidad perseguida por las personas que intervinieron en la creación de la Comisión de la Verdad” del Memorándun con Irán antes de decidir dar por muerto el expediente.

Pollicita pidió al juez “abrir la investigación propuesta por esta Fiscalía para luego poder tomar una decisión sobre el fondo del asunto con la información necesaria”. Para eso, el juez debe poner el marcha las más de 40 medidas de prueba que le pidió el fiscal. Sólo por mencionar una, sugirió al juez citar como testigo a Roland Noble, ex director de Interpol, para que corrobore ante la Justicia la versión de Héctor Timerman sobre las circulares rojas. Y la del Consejero Jurídico de Interpol para chequear si los iraníes hicieron gestiones ante el organismo internacional y conocer si estaban por caer las circulares rojas.
Nisman sostenía que parte del pacto incluía hacerlas caer. Así los iraníes ya no serían prófugos.El Canciller sostiene que Noble apoya la versión oficial.