Género

#8M: Informarse es saber por qué luchar

#8M: Informarse es saber por qué luchar

Un sitio activo de Twitter y Facebook, te muestran el mapa de la violencia de género (física) en el mundo. Informarse es saber por qué luchar.

Por Natalia Gelós (@nataliagelós)

Christian Grey convence a Anastasia Steel de “ser sumisa”, mantenerse depilada y limpia, y siempre predispuesta. La sigue a donde vaya sin su consentimiento, consigue que firme un contrato para que se deje pegar, atar, dominar. Sólo en Argentina, la versión cinematográfica del éxito editorial Cincuenta sombras de Grey tuvo más de un millón de espectadores. En su mayoría, son mujeres que comen pochoclo mientras miran la situación encandiladas por un tul de romance. Como bien señalaba hace unos días Fernanda Sández aquí, en Borderperiodismo, el placer femenino queda encerrado en el ático (Ver: “ Cincuenta sombras (y ni ninguna luz sobre el placer femenino”). Y son cientos de mujeres que asisten, tal vez sin reparar en ello, a algo que va más allá, a un cuadro engominado que, sin glam, romance, ni regalos millonarios, se repite a diario y con finales más amargos. La parte más siniestra de la sumisión. En el país, muere una mujer cada treinta horas. Quienes las matan son, en su mayoría, parejas o ex parejas. Y, por lo general, lo hacen a metros de la cama compartida. Durante el 2014, según un informe presentado esta semana por la Casa del Encuentro, fueron asesinadas 277 mujeres simplemente por eso, por ser mujeres. Este Informe de Investigación de Femicidios en Argentina da cuenta de un proceso silencioso porque, claro, sólo un pequeño puñado de esas muertes llega a la tapa de los diarios.

El femicidio es la muerte de una mujer por ser mujer. El término nació hace varias décadas, cuando fue indispensable ponerle un nombre a eso que ya no se podía negar. A pocas horas de otro 8 de Marzo, hay números que muestran una necesidad más urgente que la de festejar el Día Internacional de la Mujer con un cupón de descuento. Para el Informe de la Casa del Encuentro se reunió información publicada en agencias informativas y medios de todo el país. También realizaron seguimiento de casos. Los números muestran justamente que la violencia se da, la mayoría de las veces, en la supuesta seguridad de lo doméstico: El 56 % de los agresores fueron novios, maridos, o ex parejas. Sólo en el 19 % de todos los casos no se encontró un vínculo aparente entre víctima y asesino. El resto: familiares, padres o padrastros, vecinos, incluso hijos. Mueren mujeres de todas las edades, aunque en su mayoría tienen entre 13 y 50 años. Muchas de ellas, incluso, habían realizado denuncias previas que nunca fueron atendidas como corresponde. El 5 de marzo, en Tigre, algunos hombres y mujeres de Tigre se reunieron y marcharon para pedir el esclarecimiento de las muertes recientes de chicas de la región, y para exigir un tratamiento adecuado a una problemática que crece. No es algo aislado. Algo similar ocurre en Rosario, donde el Colectivo Mujeres de Negro denuncia que ya hubo tres femicidios en lo que va del año; la misma cifra que se dio en el total del año pasado. Se dan en todos los rincones del país, aunque, según el Informe, la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Salta son los lugares con más muertas.

Según la Organización Mundial para la Salud, el 35% de las mujeres alrededor del mundo sufrió alguna vez de violencia sexual. En Argentina, las leyes Nº 24.417 (sobre Protección de la Violencia Familiar) y la N° 26.485 (que considera la violencia hacia las mujeres como problema de orden público) se hacen cargo de esta problemática e intentan transformarla. Desde La Casa del Encuentro piden considerar a la violencia sexista “como una cuestión política, social, cultural y de Derechos Humanos, solo así forma se podrá ver la grave situación que viven las mujeres, niñas y niños en la Argentina como una realidad colectiva por la que se debe actuar de manera inmediata”.

Hay una cuenta en Facebook y en Twitter que se llama Femicide Alerts que presenta a diario noticias relacionadas a femicidios que tienen lugar en la prensa de todo el mundo. Es un sitio activo: se actualiza con todo lo que ocurre en varias partes del mundo, y esto ocurre a menudo y en todos lados. Es que las verdaderas sombras, sin maquillaje, son al igual que las de Grey, un fenómeno mundial pero con resultados más amargos.

 

Género
Natalia Gelós @nataliagelos

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Género

Transplante de utero 5

Trasplante de útero: Una revolucionaria innovación científica para quienes sueñan con ser madres

Agustina Rinaldi @agustirinaldi23 may 2018
Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018
Agus111

Enferma 2.0: una influencer cuenta en primera persona cómo sufrió y lo escondió a sus seguidores

Agustina Rinaldi @agustirinaldi08 mar 2018
8M portada

#8M: Qué reclaman las mujeres, alrededor del mundo

Natalia Gelós @nataliagelos08 mar 2018

Compartir con un amigo