Actualidad

Mapas Emocionales: ¿Cómo funciona el enojo?

Mapas Emocionales: ¿Cómo funciona el enojo?

¿Cuáles son las emociones básicas que todos los seres humanos tenemos? Probablemente me digas cuatro o cinco y entre ellas incluyas al enojo. Esta visión, que comúnmente compartimos todos, es bastante desacertada. Pero no te preocupes, que ni vos ni yo tenemos la culpa.

Por Federico Fros Campeló (@froscampelo)

El problema está encerrado en la propia pregunta. La idea de “emoción básica” nos evoca algo inevitablemente primario, que no puede descomponerse en ingredientes más pequeños, como una caja negra.

La visión más nítida que hoy día estamos adquiriendo sobre el funcionamiento de nuestro cerebro nos permite admitir que el enojo no es una emoción “básica”. Sí resulta una emoción “comúnmente sentida”. Pero de básica no tiene nada porque, gracias a las investigaciones de psicología cognitiva, evolutiva y neurociencias, podemos reconocer que el enojo tiene sus mecanismos internos.

Las emociones son el resultado de procesos muy complejos que se ejecutan empezando por las neuronas de nuestro cerebro y la química que empapa las mismas (neurotransmisores). Si observamos qué pasa ahí dentro, el enojo se revela como una secuencia de tres pasos.

*Primer acto: un detonante. Que en la sociedad contemporánea mucho tiene que ver con nuestra interpretación. Gracias a los lóbulos frontales de nuestra corteza cerebral, que son tremendamente voluminosos en relación a los del resto de los animales y nos diferencian de ellos, interpretamos y le damos nuestro propio sentido a cuestiones que en sí mismas son neutras. Nos tomamos cosas de manera personal o advertimos obstáculos donde no los hay.

*Tercer acto: una respuesta de ‘descarga’. He aquí lo que por excelencia parecería definir al enojo: la respuesta impulsiva (tensión muscular, movimientos enérgicos y levantar la voz). Pero esa respuesta impulsiva no es el único tipo de descarga que hay. El llanto es otra. E incluso es otra la respuesta de ‘devolverla’, en la que intervienen circuitos cerebrales profundos y también evaluaciones cognitivas superiores.

Pero, ¿qué pasó con el Segundo acto? Bueno, he aquí el meollo de la cuestión. Se trata de una <<función emocional>> que articula el mecanismo de tres pasos y siempre está presente en un proceso de enojo (por más rápido que parezca). Una <<función emocional>> es un ingrediente que ganamos con la evolución desde hace cientos y cientos de miles de años, que no se advierte conscientemente, pero sí se activa y conforma el proceso de una emoción.

La <<función emocional>> que se enciende en el medio del enojo es el Dolor. Así podemos denominarla, con consenso científico.

No estoy hablando sólo del dolor físico de agarrarnos los dedos con la puerta (aunque eso sí que nos enoja, por supuesto, ya que cumple el mecanismo de tres actos y a veces se la devolvemos a la inerte puerta). Me refiero más ampliamente al dolor que el cerebro procesa como una “sensación de perjuicio”. Algunos se sienten cómodos llamándolo ‘dolor emocional’.

La ciencia ya nos ofrece evidencias de que, gracias a la evolución, el cerebro aprovechó y recicló los mismos circuitos que procesan el dolor físico para procesar esta función de Dolor. Y la naturaleza tiene sus buenas razones para haberlo hecho:

Cuando nuestros antepasados peluditos no habían desarrollado el lenguaje, les resultaba enormemente comunicativo expresar enojo ante el  procesamiento cerebral de perjuicio. ¿Por qué venís a sacarme la comida que me costó tanto esfuerzo cazar? Se activa la interpretación, luego el Dolor (perjuicio) y finalmente el recurso comunicativo: algún grito o amenaza para amedrentar al otro. Y así, con el enojo, evitar que me sigan damnificando.

¿Qué es lo que se ‘devuelve’ en el enojo? Una vez que entendemos que siempre que sentimos enojo es porque se nos activó internamente el Dolor… es fácil darnos cuenta que espontáneamente tendemos a provocar en el otro ese procesos de Dolor.

Sabiendo cómo funciona el enojo podemos evitar interpretar los estímulos inapropiadamente y también evitar dar rienda suelta a ser vengativos.

Más de Actualidad

discapacidad en riesgo

Incluir Salud: Miles de familias ven peligrar el programa estatal para personas con discapacidad

Nicolás de la Barrera @NicodelaBarrera18 sep 2018
madariaga 1

En una escuela técnica de Madariaga, chicos de 16 crearon la tricicleta de la felicidad

María Julia Oliván @mjolivan13 sep 2018
bonadio

Round para Bonadio: Lo ratifican en la causa Cuadernos, aunque analizan una queja de CFK

Karina Poritzker @karipori111 sep 2018
rubinstein maulen sifilis

Mientras se triplicaron los casos de sífilis, renuncia un funcionario clave entre rumores de recortes

Candela Martín @candimartin_05 sep 2018
mural moreno

A un mes de la tragedia: Qué pasó en la escuela de Moreno, donde aún no hay clases

Mauro Fulco @maurofulco31 ago 2018
szpolski portada

Cuadernos: Cómo Szpolski quedó pegado en la trama de corrupción

Karina Poritzker @karipori130 ago 2018
corrupción portada

Alto a la impunidad: La Justicia sostiene que la corrupción no prescribe

Alejandro Drucaroff Aguiar @alejandrodruc29 ago 2018
cristina custodios portada

Cuadernos: Investigan a los custodios que trabajaban para el poder K y pidieron sus datos a Seguridad

Emiliano Russo @emilianorusso7728 ago 2018
Centeno portada

Arrepentidos: Centeno y varios empresarios tienen otras causas abiertas que los complican

Karina Poritzker @karipori124 ago 2018
flybondi portada

Flybondi acumula 31 reclamos de usuarios por cada avión

Sebastián Iñurrieta @sinurrieta15 ago 2018

Compartir con un amigo