El teniente general César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani tiene cinco acusaciones en la justicia por su participación en la represión durante la dictadura iniciada en 1976, cuando ya se desempeñaba en el área de Inteligencia. Cuatro de ellas están asentadas en La Rioja -ninguna de ellas tuvo ningún avance en los tribunales- a la vez que la causa que es investigada en Tucumán está a punto de ser cajoneada, según señaló en una audiencia en el congreso Graciela Ledo, hermana del soldado desaparecido Alberto Agapito Ledo -cuya responsabilidad atribuyen a Milani-.

Por Diego Rojas (@zonarojas)

La audiencia pública, organizada por los diputados Néstor Pitrola y Páblo López del Frente de Izquierda y que contó con la presencia de los organismos de derechos humanos no integrados al gobierno, diputados de otros bloques y dirigentes políticos, se realizó hoy martes en el edificio del Congreso y sirvió como caja de resonancia para dar a conocer la situación en la que se encuentran las causas concernientes a Milani. Pitrola se refirió a Milani como “el nuevo Stiusso de los K”, debido a su creciente rol en el manejo de la inteligencia estatal. En 2015 por primera vez el presupuesto de inteligencia del ejército superó a cualquier otra área de manejo de los espías, incluso la SIDE.

El juez Daniel Bejas acaba de rechazar el recurso que interpusimos oponiéndonos a su decisión de no indagar a Milani -informó Graciela Ledo-. El fiscal Carlos Brito había considerado que la prueba era suficiente para llamar a indagatoria a Milani por su rol en la falsificación de un documento público y por el encubrimiento en la desaparición de mi hermano Alberto Ledo. Esta es una de las pocas causas en las que existe documentación que da prueba de la conspiración para desaparecer a una persona. En este caso, están las actas firmadas por Milani en las que él mismo determina que Alberto, que era soldado en el mismo regimiento en el que Milani actuaba, había desertado. Sin embargo, es una falsificación, porque la certificación de Milani en realidad encubría que, en lugar de desertar, estaba siendo desaparecido en ese mismo momento por los militares. Por ese crimen está preso, con prisión domiciliaria, el militar Esteban Sanguinetti, a quien el juez Bejas atribuye la desaparición de mi hermano. Sospechosamente, se quiere lavar las manos en la responsabilidad en esos hechos de Milani”. Un dato relevante es que el juez Bejas fue apoderado del Partido Justicialista tucumano en el pasado, a la vez que fue apoderado de empresas del gobernador kirchnerista José Alperovich.

“Bejas está obstruyendo el derecho a la verdaddijo a Border Graciela Ledo, que anunció que hoy mismo apelarían la decisión del juez ante la Cámara Federal-.Vamos a insistir para que se haga justicia y este 16 de marzo realizaremos una movilización en Tucumán por este objetivo”.

En la audiencia también se encontraba presente Verónica Mota, quien reconoció a Milani como el joven militar que comandó el operativo de su propio secuestro y desaparición.Yo era amiga de Ledo y militábamos en la misma organización. Milani encabezó el operativo que me secuestró de mi casa en una especie de Noche de los Lápices riojana, cuando detuvieron a muchos militantes estudiantiles entre los que me encontraba. Cuando reconocí a Milani me presenté en la Fiscalía de Derechos Humanos y declaré los acontecimientos por más de dos horas, pero no me llamaron nunca más. La causa no tiene ni siquiera un fiscal que la lleve adelante en La Rioja”. En la misma situación se encuentran las causas por el secuestro de Ramón Olivera -cuyo hermano denunció su desaparición y la vinculación que tendría el actual jefe del ejército tan temprano como en 1979- y por el secuestro de Plutarco Schaller.

“Sospechamos que el juez Bejas quiere cajonear la causa, dilatarla para que la indagatoria a Milani quede en la nada -dijo Graciela Ledo-. Cuando mi madre, que es una mujer muy mayor, se enteró que el juez había desestimado esa indagatoria, se puso un poco mal. Pero luego dijo: ‘Si luché tantos años por justicia, no me van a vencer tan fácilmente. Vamos a seguir luchando’. Y eso estamos haciendo ahora”. Ledo había participado la jornada anterior de la movilización por el día de la mujer levantando la bandera de justicia por la desaparición de su hermano, el soldado Ledo.