Actualidad

Houellebecq, el escritor más roquero, ataca de nuevo

Houellebecq, el escritor más roquero, ataca de nuevo

En Sumisión, el más rockero de los escritores franceses plantea una distopía en la que un partido musulmán gana las elecciones de su país. Lo mejor del caso es que concreta esa ambiciosa idea en una ficción perfecta.

Por Pablo Strozza (@pstrozza)

Los hechos son de conocimiento público: la misma semana en que Sumisión, la nueva novela del francés Michel Houellebecq, se iba a poner en venta en su país, dos fundamentalistas musulmanes llamados Chérid y Said Kouachi realizaron un atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo matando a once personas (entre ellos los famosos dibujantes Cabu y Charb y el economista Bernard Maris, amigo íntimo de Houellebecq) e hiriendo a otras tantas. El hecho le valió una lamentable y fenomenal publicidad a Houellebecq, si tenemos en cuenta que Sumisión narra una historia donde en el año 2022 el Partido de los Hermanos Musulmanes le gana las elecciones presidenciales a la candidata de derecha Marine Le Pen. Y también le valió una custodia permanente al escritor, que desde ese entonces vive casi recluido en el país galo. Ni el mejor Don Draper hubiera podido pensar semejante promoción para un libro, más allá de que Houellebecq haya renunciado muchísimo a todo el circo de las notas de prensa en memoria de Maris.

Pero este libro merece que se hable de él. Sumisión condensa todo el Universo Houellebecq en sus páginas: la misantropía, el turismo, el ataque a la corrección política, el machismo, la religión. El líder musulmán Mohammed Ben Abes es un personaje fascinante: su combinación de talento maquivélico con sus creencias da como resultado un país que se convierte al islamismo, con mujeres que adoptan el velo obligatorio, dejan sus empleos (que pasan a ser masculinos casi con exclusividad) y se dedican full time a sus familias. Lo mismo ocurre con François, un profesor de La Sorbona harto de su vida cotidiana que actúa como narrador y que ve su vida alterada por los cambios religiosos en la sociedad gala, en especial por la poligamia, permitida en ese contexto musulmán.

La idea de Sumisión ya es de por sí provocadora, pero esto se acentúa si recordamos que en 2002 Houellebecq no tuvo mejor idea que declarar que “La religión más idiota del mundo es el Islam” y que “Cuando leés el Corán se te cae el alma a los pies”. Denunciado por agrupaciones musulmanas, el escritor fue llevado a juicio y absuelto con el argumento de que la crítica a la religión es legítima en un estado laico como el francés. Con los sucesos de Charlie Hebdo, Houlellebecq tuvo que aclarar que su novela no era islamofóbica, pero no se privó, tal como es su estilo, de tirar alguna gota de kerosene al fuego, con el costado de verdad que lo hace más que encantador. “Cuando yo era adolescente, en los años setenta, había más cosas permitidas. Muchas más. Ahora, por ejemplo, no se permite más ser racista, ni islamófobo, ni homofóbico. En actualidad, el debate de ideas se limita a la detección de los derrapes. Una vez que el derrape ha sido cometido, el responsable puede disculparse; a eso se limitan sus derechos”, le dijo al diario español El País, en una entrevista que le realizó su colega argentino Gonzalo Garcés.

Con su look actual, que combina a Iggy Pop con Zulma Lobato en partes iguales, su amor por la música tecno y sus papeles cinematográficos (un par de ellos pudieron ser apreciados en el último BAFICI) Houellebecq confirma ser, junto con su amigo Frédéric Beigbeder, uno de los escritores más rockeros de Francia, un país que, como todos saben, un escritor puede presumir con suma tranquilidad de semejante estatus. “No creo que nadie vaya a cambiar de ideología por leer un libro”, declaró cuando, una vez más, fue acusado de reaccionario tras la aparición de Sumisión, para luego completar: “No tomo partido, no defiendo ningún régimen. Deniego toda responsabilidad. He acelerado la historia, pero no puedo decir que sea una provocación, porque no digo cosas que considere falsas sólo para poner nerviosos a los demás”. En estos tiempos donde no cooperar es la única forma de estar en contra, bienvenidos sean por siempre los escritos, ya sean en forma de prosa o de poesía, de Michel Houellebecq.

 

 

 

 

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Actualidad

lazaro portada

Qué declararon Tevez y Heinze sobre los depósitos a los hijos de Lázaro Báez en Suiza

Karina Poritzker @karipori119 abr 2018
colectivos portada

Desde hace más de 3 años que todos los colectivos debían tener cámaras, según normas provinciales vigentes

Esteban Trebucq @trebuquero17 abr 2018
oyarbide portada

Oyarbide y una red de amigos y autos de lujo de su novio, en la mira por enriquecimiento

Karina Poritzker @karipori116 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
dibujo portada

“Vi a mi mamá en esa foto”, dice el dibujante que conmovió a todos con su imagen sobre Malvinas

Mauro Fulco @maurofulco02 abr 2018
socorristas tapa

Socorristas: Cómo son las redes que acompañan a las mujeres que buscan abortar de forma segura

Nicolás de la Barrera @NicodelaBarrera02 abr 2018
alexander nix portada

De Macri a Rodríguez Saá: la red argentina del consultor de Trump que hizo caer a Facebook

Daniel Seifert @SeifertDaniel21 mar 2018
Scioli futbol portada

Scioli, a indagatoria: sale a la luz de dónde salía la plata para el fulbito

Esteban Trebucq @trebuquero16 mar 2018
Andrea del boca portada

Otra de Andrea del Boca: pretendía vender la novela en el exterior y quedarse con toda la plata

Karina Poritzker @karipori114 mar 2018
violencia portada

Cada 4 minutos y medio, se denuncia un caso de violencia de género en provincia de Buenos Aires

Esteban Trebucq @trebuquero08 mar 2018

Compartir con un amigo