Cultura Pop

Cine para el fin de semana: Mientras somos jóvenes

Cine para el fin de semana: Mientras somos jóvenes
7G5A2502.CR2

7G5A2502.CR2

Una comedia romántica llena de dicotomías y cien por ciento disfrutable. Ya lleva un par de semanas en cartel, ¡véanla en el cine antes que la saquen!

Por Pablo Strozza (@pstrozza)

Josh y Cornelia son una pareja neoyorquina que comienza a transitar su cuarta década de vida, con una decisión tomada: no quieren ser padres. Ese es el hecho que los aleja de sus amigos Marina y Fletcher, y el que los acerca a Jamie y Darby, dos hipsters que parecen tener todo el dinamismo y el ímpetu que a ellos les falta. Es por eso que deciden cambiar de amistades aunque, claro, las primeras impresiones muchas veces suelen ser engañosas…

Una comedia con Naomi Watts y Ben Stiller, en Nueva York, con Adam Driver (uno de los protagonistas de Girls) como contrafigura, con música de James Murphy (LCD Soundsystem) y con el Beastie Boy Ad Rock en un papel secundario… Si hubiera fórmulas de éxito perfectas, esta sería una. Y esta es la receta que el director Noah Baumbach (Una historia de Brooklyn, Greenberg) cocinó para Mientras somos jóvenes, una película pequeña que pasó desapercibida entre el maremoto de estrenos de la cartelera cinematográfica local y que merece ser vista principalmente por las dos generaciones que la protagonizan: la de los cuarentones y la de los veinti y treintipicos. Todos los estereotipos, dicho esto en el buen sentido del término, logran combinarse en la historia: los que renuncian a la paternidad, los que ven transformada su vida por el hecho de ser padres y los que rescatan el pasado tanto como gesto retro como también como una valorización lógica o como nostalgia de un tiempo no vivido.

Hay grandes dicotomías en la película. Los CDs versus los discos de vinilo, los DVDs contra Netflix, en definitiva, lo material por un lado y lo inmaterial por otro. Pero lo genial es que en gran parte del filme no se toma partido por una u otra postura, sino que hay una decisión de que sea el espectador el que tome la decisión final, más allá por cuestiones de género narrativo se termine tomando una posición. Pero, así y todo, la verdadera ganadora del asunto es la duda inicial, que va a dejar paso a la experiencia. Sólo al vivir en carne propia algo el diagnóstico puede ser certero, parece decir la película. Y en este caso, esa respuesta entra en el guión con la precisión quirúrgica. Y está muy bien que así sea.

Tanto Naomi Watts (Cordelia) como Ben Stiller (Josh) están tan bien en sus papeles como cualquiera puede imaginarse a priori. La gran sorpresa es la aparición de Ad Rock en el papel de Fletcher, algo que hace imaginar un futuro en la actuación del rapero, por el impasse que viven los Beastie Boys tras el lamentable deceso de MCA. Y Adam Driver se afianza como un actor a tener en cuenta en la pantalla grande: su rol de Jamie le queda hecho a medida. Un ítem aparte merece la ciudad de Nueva York, escenografía natural de la película, que presenta otra dualidad para destacar: la opulencia de la Manhattan cara y residencial y el lugar bohemio y vanguardista que ocupa Brooklyn en la actualidad. El retrato de ambos mundos es sutil, preciso e incompleto, y el último calificativo en este caso no es negativo sino todo lo contrario, ya que invita a que cada uno termine de armar la historia en su cabeza a su manera.

Mientras somos jóvenes ya lleva un par de semanas en cartel, por lo que es importante que, si quieren verla en el cine, se apuren y lo hagan este mismo fin de semana. Si son fiacas pueden esperarla en el cable o conseguirla por otros medios. Pero no se la pierdan por nada del mundo. “La única manifestación artística honesta es la risa, la comedia. No puede fingirse”, dijo alguna vez Lenny Bruce, el pionero de esa forma de humor que hoy se conoce como stand up. Y les aseguro que en Mientras somos jóvenes hay momentos de risa y emociones por doquier.

Cultura Pop

Más de Cultura Pop

operado

Tuqui amaga pero, por ahora, no se muere

Tuqui @TuquiSoy25 may 2018
luis miguel la serie

Bioseries: Del éxito de Luis Miguel a la llegada del Chavo y Maradona

Alejandra Casal @alitacasal25 may 2018
Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018

Compartir con un amigo