La encontraron golpeada en la calle. La autopsia acaba de revelar que fue apuñalada en la cabeza. Tenía muerte cerebral. 

Tenía 22 años Mel Tuffner salió este último domingo de su casa en Glew para realizar una actividad solidaria con una fundación y luego dirigirse hacia el club Temperley, del que era hincha. No logró llegar. Su cuerpo fue encontrado tirado en la calle, en la intersección de las calles Ascasubi y Gutiérrez, en el partido del sur bonaerense. Estaba ensangrentada. Unos vecinos del lugar vieron su cuerpo y llamaron a la ambulancia. Finalmente, falleció el miércoles por la mañana. Los golpes le habían causado la muerte cerebral. La autopsia acaba de revelar que había sido acuchillada en la cabeza.

“Estamos con la familia, ahora van a desconectarle, no se puede hacer nada más”, dijo a Border un amigo de la víctima el miércoles por la madrugada, que prefiere resguardar su identidad. “Nadie vio qué pasó. Por eso queremos que se difunda el caso para ver si se pueden encontrar testigos. No le robaron nada, tenía la billetera entera. No sabemos qué le ocurrió”. El amigo de Mel cuenta que la familia esperaba las órdenes de los médicos para poder donar los órganos de la joven asesinada.

Luego, vecinos de la zona donde se encontró el cuerpo de Melisa contaron que escucharon el motor de un auto como si se fuera a toda velocidad y al salir vieron el cuerpo ensangrentado de la joven. No se descarta que haya sido agredida en otro sitio antes de que su cuerpo fuera tirado en esa intersección.

Los jugadores del club Temperley anunciaron que saldrán a la cancha con brazaletes negros en señal de duelo y con una bandera pidiendo Justicia para Melisa. Y sus amigos y familiares organizan una marcha para este domingo en el circuito de Glew a las 13 horas con la misma consigna. Si apareciera un testigo que pudiera dar cuenta de los últimos momentos de Melisa se habilitaron los teléfonos 15 35757749 y 15 5576 3257. Quizás se pueda revelar una incógnita terrible sobre qué le pasó a, como la llamaban sus amigos, Mel.