Actualidad

Las chicas que quieren manejar el tren

Las chicas que quieren manejar el tren

Luego de una fuerte lucha, lograron más cupo para mujeres en la línea Sarmiento. Pertenecen a la Unión Ferroviaria y de la mano de Mónica Schlottauer ahora van por más: quieren ser maquinistas. De fondo, resistencias y prejuicios.

 

Parecía que había discusiones saldadas, que en tiempos de presidenta, INADI y #Niunamenos, los lugares comunes de la discriminación entre hombres y mujeres empezaban a desintegrarse. Pero no parece todo tan despejado para las trabajadoras de la línea Sarmiento, unidas en la agrupación “Mujer Bonita es la que lucha”, de la Lista Bordó de la Unión Ferroviaria, que empezaron a hacer ruido para decir: -Che, esperen, nosotras también podemos manejar las máquinas. Y tenemos el derecho-.

El de la Fraternidad es uno de los primeros sindicatos del país. Se creó en 1887. Hasta el momento, las ferroviarias habían conseguido aumentar los cupos para incluir trabajadoras, y lograr otros espacios como ser banderilleras, guardas, y no estar limitadas sólo al sector de limpieza, pero las chicas fueron por más y cuando plantearon que era hora de ocupar ese puesto que llaman “motorman” , se encontraron con bicicleteos,  excusas, y comentarios que repiten como eco arcaico cosas como: “este trabajo no es para mujeres”, o “no pueden tener el puesto, pero lo hacemos para protegerlas” o, como dijo Horacio Caminos, de La Fraternidad, al diario La Nación: “En el Sarmiento, por ejemplo, las vías están abiertas por la falta de inversiones y las desgracias son frecuentes en pasos a nivel. Entonces, si una chica embarazada ocasionara el arrollamiento de un peatón o de un automóvil, ¿cómo la afectaría?”. Sobre esa supuesta “sentimentalidad” que destrozaría a las mujeres si conducen la máquina que atropella a alguien, Schlottauer  dice: “Las banderilleras son las que ven accidentes, y cuando el maquinista se va, ellas se quedan frente a los pedazos. No estamos hablando de discusiones entre curanderos, para la ciencia, no hay diferencia de género frente a situaciones traumáticas”.

La línea de tiempo de este reclamo empieza con el pedido del 17 de julio, cuando fueron en grupo a Sofse (la empresa estatal a cargo) para pedir que se termine con la discriminación laboral. Las chicas, unas veinte, presentaron su queja y solicitudes individuales para ser maquinistas y no tuvieron respuestas claras. El 7 de agosto, se reunieron con dirigentes de La Fraternidad, que representan a los maquinistas, para pedir que se terminara con lo que llamaron “machismo cavernícola”. Ellos dijeron que no se oponían y tiraron la pelota para el otro lado de la cancha. En el medio, ellas siguen pidiendo definiciones. Y ahora que se empieza a instalar el tema, las frases hechas del tipo “¿Para qué quieren manejar el tren?” y demás se empiezan a repetir.  “Que si entran es un cogedero”,  “que seguro van a seducir a los jefes…” son algunas de las cosas que escuchan las ferroviarias.  “De fondo, discutís contra eso – dice Schlottauer- Cuando empezamos a pedir el cupo femenino, y ahora, que pedimos ser maquinistas, las compañeras escuchan muchos comentarios de ese tipo. Seguimos ocupando el lugar de la bruja, de la puta. Luchamos contra eso”.

No poder acceder al puesto de maquinista, además, es no poder acceder a uno de los puestos mejores pagos en el gremio. Esto genera una brecha salarial y una barrera que, hasta el momento, las mujeres no pueden pasar. El de las ferroviarias no es el único sector en el que existen desigualdades. De hecho, el informe sobre Igualdad en el Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo dice que las mujeres ganan entre un 70 y un 90 % menos que los hombres y “siguen siendo víctimas de la discriminación en casi todos los aspectos del empleo”. “Queremos igualdad; no privilegios –dice Schlottauer-. Después, cada una elige si quiere acceder al cargo. Hay mujeres astronautas ¿por qué no puede haber maquinistas”. Las leyes están. Lo que quizá todavía no cambia en su totalidad es el cimiento.

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad
Natalia Gelós @nataliagelos

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Actualidad

hospital elizalde

Improvisados: tras 50 días sin tomógrafo en el Elizalde, el Gobierno porteño lo arregló cuando supo que íbamos a denunciarlo

Nicolás de la Barrera @NicodelaBarrera22 feb 2018
Moyano Mirtha

Por qué Moyano mintió en lo de Mirtha (a ella y a todos)

Esteban Trebucq @trebuquero19 feb 2018
prostibulos portada

Cómo y cuántos millones se lavaron por trata de mujeres en Argentina

Karina Poritzker @karipori109 feb 2018
cfk nisman

La madre de Nisman pidió que se investigue a CFK y sus funcionarios como parte de un “plan criminal”

Karina Poritzker @karipori104 feb 2018
policia portada

Los mensajes con los que se intentó encubrir al policía que atropelló a una persona en las protestas del Congreso

Karina Poritzker @karipori126 ene 2018
Tinelli Macri portada

Los Tinelli y los Macri, enfrentados por el escandalete del verano esteño

Daniel Seifert @SeifertDaniel16 ene 2018
ara san juan portada

ARA San Juan: la Justicia estudia nueva documentación de la Armada y analiza tomar medidas durante la feria

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez15 ene 2018
Luis Rodríguez portada

Ajedrez judicial: el juez Rodríguez movió al “Caballo” Suárez, pero sus colegas le dan un veloz jaque hacia la cárcel

Karina Poritzker @karipori110 ene 2018
Alessandra Minnicelli

Imputan a la esposa de De Vido e investigan quién pagaba el telepeaje de la flota de lujo de su cocinera

Karina Poritzker @karipori103 ene 2018
ingenio

Tras 18 años en quiebra, avanza un proyecto para reconstruir un histórico complejo fabril jujeño

Border Redacción Remota29 dic 2017

Compartir con un amigo