Actualidad

El femicida del country

El femicida del country

La mayoría de los femicidios pasan desapercibidos. Sin embargo, cuando se trata de un caso dentro de una “familia bien” la noticia tiene mucha más trascendencia. ¿Por qué los crímenes de los ricos son los preferidos de los medios? ¿Qué tienen de atractivo los asesinatos en los countries que se vuelven tan mediáticos?

Fernando Farré podía simular muy bien la imagen de hombre perfecto. Un empresario exitoso, egresado de la Universidad Católica, rodeado de famosos y casado durante 15 años con una mujer con la que tenía tres hijos y un casa soñada de revista en un exclusivo country de Pilar. Nadie era capaz de sospechar de él. Mucho menos de imaginar que terminaría degollando a su ex pareja (estaban en pleno divorcio) en el vestidor de la casa con un cuchillo de cocina, mientras los abogados y su propia madre estaban en el living.

Desde que la noticia del femicidio salió a la luz, los medios no dejan de reproducirla y de preguntarse qué pudo haber llevado al hombre a cometer semejante crimen. Se habla de “emoción violenta”, se divulgan fotos de Farré posando con modelos internacionales, se escribe sobre las primeras horas del asesino en la cárcel, sobre si tomaba antidepresivos, si era ansioso, si Claudia Schaefer lo maltrataba, si él ya era o no era violento, si no duerme desde que la mató y hasta incluso muchos infieren que la culpa fue de ella por ser una “trepadora” y así transforman a la víctima en victimaria, el típico “ella se lo buscó”.

Si algo se hace con el caso es darle visibilidad. Todos hablan, cuestionan, se indignan y se regodean mirando las fotos del interior del placard. Pero a casi nadie le interesan las cientas de mujeres que mueren asesinadas, como Claudia, en una casa humilde del Conurbano o en un pueblo perdido del interior de nuestro país. Si el femicida es de clase media o baja no causa la misma sorpresa. Como si ser un hombre exitoso en los negocios fuera garantía de ser una persona respetable e incapaz de dañar a una mujer. Cuando lo real es que, más allá de las propiedades que se tengan y de lo abultada o no que sea la cuenta del banco, machistas y violentos hay en todos lados. ¿Acaso tan arraigado está en el imaginario colectivo que un gerente es mejor ser humano que un obrero? ¿Que un señor vestido de traje es más confiable? ¿O es que nos encanta descubrir las miserias que -también- sufren los ricos y famosos, esos que tan felices que parecían a simple vista?

“Hay casos que generan más repercusión porque se genera identificación con la víctima”, dice María Ripetta, especialista en policiales. Si el asesinato ocurre dentro de un country, si el femicida es el estereotipo de hombre de bien -profesional, prolijo, adinerado, padre de familia- que la sociedad nos inculca desde que somos chicos, entonces el caso es más impactante. “Si le pasó a Claudia, le puede pasar a cualquiera, todas estamos en peligro”, es la frase que subyace.

Cuando los problemas no saltan a la vista, cuando la mujer no aparece con la cara deshecha de una trompada y, en vez de eso, se la ve siempre bien vestida y arreglada de la mano de un esposo sonriente estrenando auto nuevo, nadie sospecha. ¿Por qué? Porque somos una sociedad especialista en estigmatizar y en dejarnos llevar por las apariencias.

Los muertos de clase alta siempre tienen más prensa. Y cuando se trata de un femicidio dentro de un country o de un barrio cerrado, más todavía. Ocurrió con el caso de María Marta Belsunce, asesinada en 2002 por su marido en un barrio exclusivo de Pilar. Lo mismo pasó con Norita Dalmaso en el barrio Villa Golf de Córdoba, y con Rosana Galliano, en una casa quinta de Exaltación de la Cruz: mujeres que nadie esperaba ver muertas. Asesinos de los que nadie sospechaba. “Se vive el policial como si fuera una telenovela, como si no fuera un hecho de la vida real donde hay una familia destrozada”, dice Ripetta. De esta manera todo se transforma en un entretenimiento, se juega con morbosidad a espiar los detalles de la vida y la muerte de las víctimas. Quizá lo mejor sería dejar de especular y hablar del tema como si fuera un chimento, y tomar conciencia de que se trata de otro femicidio. Claudia es otra de las cientas de mujeres que fueron asesinadas en los últimos meses por sus parejas y ex maridos.

Más de Actualidad

arrepentidos

Catarata de arrepentidos: ¿Se desvirtúa un arma jurídica clave?

Alejandro Drucaroff Aguiar @alejandrodruc14 ago 2018
lavajato

Cómo copiar el Lava Jato por el que Brasil recuperó 3 mil millones de la corrupción?

Alejandro Drucaroff Aguiar @alejandrodruc12 ago 2018
Oyarbide portada

Cómo la causa de los cuadernos impacta en todos los juzgados de Py

Karina Poritzker @karipori109 ago 2018
boudou portada

Corrupción: La hora de recuperar lo robado

Border Redacción Remota07 ago 2018
Rigel

Tragedia del pesquero Rigel: Otro derrotero en busca de justicia

Karina Poritzker @karipori101 ago 2018
profe portada

Es uno de los docentes más jóvenes del país, lo balearon y cuenta por qué no hace paro

Border Redacción Remota30 jul 2018
pity alvarez rolling

La intoxicada relación de Pity Álvarez con las armas

Mauro Fulco @maurofulco12 jul 2018
amenazas escuelas portada

Embargos y citaciones a padres: El derrotero judicial de las amenazas de bomba en escuelas

Karina Poritzker @karipori102 jul 2018
pruebas voto electrónico portada

Las pruebas de que las máquinas de #VotoElectrónico del Congo se diseñaron para Argentina

Javier Smaldone @mis2centavos28 jun 2018
nyt border portada

#VotoElectrónico: La nota de #BORDER llegó al New York Times y al Washington Post

Border Redacción Remota28 jun 2018

Compartir con un amigo