Cultura Pop

Instrucción para leer a Julio Cortázar

Instrucción para leer a Julio Cortázar

¡Todos podemos hacerlo! No es necesario ser un erudito o cosechar títulos universitarios para entenderlo. A 101 años de su nacimiento, la #BORDER guía con algunos de los cuentos más indicados para acercarse a su obra.

Ningún profesor del secundario estaría de acuerdo con el listado, lo sé. Faltan muchos clásicos, como “Continuidad de los parques” o “La autopista del sur”. Pero no me los olvidé. Es todo intencional. Son sugerencias ideadas para los que necesitan empezar a familiarizarse con Julio. Consejo: no salir corriendo a comprar Rayuela. Primero, chequeen estos cuentos:

1. Casa tomada

Si bien Cortázar lo negó en varias oportunidades, todavía hoy los intelectuales contemporáneos discuten si el cuento alude o no a la aparición del peronismo en la escena pública. Una pareja de hermanos comparte una vida gris y monótona en una casa espaciosa hasta que una extraña presencia comienza a invadirlos. ¿Quiénes son los intrusos? Saquen sus propias conclusiones.

2. Axolotl

Una amiga se compró un axolotl y le puso Simón después de leer este cuento. Si con esta introducción no lo leen, ya no sé qué más decirles. Realmente es un relato corto y muy recomendable. Un hombre va al acuario del Jardin des Plantes todos los días para ver a esas extrañas criaturas acuáticas que lo desvelan. Comienza entonces una relación intensa entre el observador y aquello que observa. ¿Quién mira a quién en realidad?

3. No se culpe a nadie

Claustrofóbicos abstenerse. Se trata de un cuento inquietante, que pondrá nervioso a más de uno. Mientras una mujer espera a su marido en un negocio para comprar un regalo de casamiento, él se retrasa en su casa cuando intenta ponerse un pulóver azul. Comienza así una riña imaginaria entre el sweater y el hombre. Para los que nunca pensaron que un acto cotidiano puede volverse amenazante.

4. Aplastamiento de las gotas

¿Es posible personificar algo inanimado? Así parece, porque las gotas aparecen representadas como seres con vida propia, voluptuosas, rebeldes. La mística propia de los días de lluvia retratada a la perfección. Ideal para los más románticos, esos que se han detenido alguna vez durante una tormenta a mirar las gotitas que resbalan por la ventana.

5. Conducta en los velorios

Uno nunca sabe bien cómo comportarse en ellos, sobre todo cuando el fallecido no es tan cercano. En esta oportunidad, familiares, vecinos y amigos componen una escena tragicómica, en la que se devela cómo funcionan los mecanismos del “qué dirán” y qué tanto influyen a la hora de relacionarse con los otros.

6. Historias de cronopios y de famas 

Imposible elegir uno de estos microrrelatos fantásticos. Pequeñas historias surrealistas que se dejan leer solas. Cronopios, Famas y Esperanzas hacen de las suyas y reflejan que existe un espacio lúdico en la literatura, donde burlarse de lo cotidiano y permitirse viajar con la imaginación.

7. La noche boca arriba

Un cuento donde la confusión actúa como hilo conductor y que avanza a través del recurso del “soñador soñado”. El plano real y el onírico aparecen entrelazados: un hombre que se accidenta en la moto y un moteca perseguido por los aztecas se presentan como dos caras de la misma moneda.

8. Un pequeño paraíso

Escondido entre los relatos del libro “Un tal Lucas”, este cuento narra desde la ironía la historia de un grupo de habitantes que son felices porque llevan pequeños pececitos dorados en la sangre. Obnubilados por eso, pasan por alto el negocio que el gobierno arma en torno a esta necesidad. Se ridiculizan ciertas reglas de conducta y cuánto puede costar la ignorancia

9. Ómnibus  

Si una mirada penetrante ya resulta agotadora, imaginen una situación en la que todo un colectivo los mire fijo. Eso mismo le pasa a Clara, que nota incómodamente como ella es la única pasajera diferente. Un relato de terror, que muestra lo angustiante que resulta la presión social y el peso de la mirada inquisitiva del otro.

10. El otro cielo

Relato exquisito para reflexionar sobre el espacio y el tiempo. El protagonista se pierde en la inmensidad de dos mundos en tensión: Buenos Aires durante 1945, en plena Segunda Guerra Mundial,  y las galerías de París sobre el final del siglo XIX. Mientras en el primer “cielo” el personaje es un corredor de Bolsa y vive una vida monótona, en el otro aparece inmerso en la bohemia parisina, envuelto en un amor por una prostituta.

Más de Cultura Pop

cormillot portada

El #LadoB de Cormillot: “Nunca se me había cruzado por la cabeza bailar”

Border Redacción Remota13 jul 2018
mundial-rusia-2018

Pantalla Mundial: Las mejores series sobre fútbol

Alejandra Casal @alitacasal29 jun 2018
messi portada

Contra la lógica tan nuestra de que sólo se gana sufriendo

Tuqui @TuquiSoy26 jun 2018
Kevin-Costner-Yellowstone

La hora del Western: Estrenos y recomendaciones desde el “lejano oeste”

Alejandra Casal @alitacasal20 jun 2018
Graceland frente A.C

#BORDER en Memphis: así es Graceland, la mansión de Elvis Presley

Alejandra Casal @alitacasal11 jun 2018
macri y messi

Del FMI a la Selección, Tuqui desafila la navaja de Occam

Tuqui @TuquiSoy08 jun 2018
operado

Tuqui amaga pero, por ahora, no se muere

Tuqui @TuquiSoy25 may 2018
luis miguel la serie

Bioseries: Del éxito de Luis Miguel a la llegada del Chavo y Maradona

Alejandra Casal @alitacasal25 may 2018
Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018

Compartir con un amigo