Actualidad

Cada vez somos más adictos al celular

Cada vez somos más adictos al celular

Los argentinos miramos 8 veces el celular por hora, el 54% lo lleva al baño y la mayoría lo rescataría de un incendio antes que a su perro. La fobia a quedarse sin celular ya tiene nombre: se llama nomofobia y es una nueva patología que afecta a millones de personas en todo el mundo. ¿Sos adicto al celular? ¿Cuál es el límite de la dependencia?

Una chica viajaba en el subte mirando la pantalla de su smartphone, cuando de pronto empezó a gritar. Le pegaba al celular, temblaba y lloraba descontrolada. Tenía un ataque de histeria porque se le había quedado sin batería el aparato. ¿Te parece una exageración? La escena no es una campaña publicitaria ni una caricatura, el hecho ocurrió en Hong Kong y fue grabado por un pasajero.

La adicción al celular es cada vez más común. La persona puede estar en medio de una reunión de trabajo, en una cita romántica con la mujer de sus sueños o en un súper asado de amigos y, si descubre que se olvidó su teléfono, lo perdió o se quedó sin batería, le agarra una angustia desmedida que le impide continuar con su actividad. Parece absurdo pero es una realidad de todos los días. Tanto es así que en China crearon una peatonal exclusiva para los adictos a los smartphones, esos que no pueden despegar la mirada del teléfono ni un segundo y andan por la vida con la cabeza gacha. La calle está señalizada en el suelo y tiene dos direcciones: la idea es que la gente pueda caminar sin chocarse. ¿Encontrar de casualidad al amor de tu vida mientras vas al trabajo? Olvidate, para eso están las aplicaciones, que podés chequear en tu smartphone.

La nomofobia se define como el miedo irracional a estar sin el celular. Según un estudio hecho en Reino Unido, el 53% de los usuarios sienten ansiedad cuando no puede conectarse a través del dispositivoSeguro más de una vez te habrá pasado de chequear el celular sin ningún motivo o escuchar que suena cuando no lo hace: los adultos pasamos alrededor de 1.400 horas por año frente a la pantalla del teléfonito, y los adolescentes 5 mil. Estamos más pendientes del universo virtual y de las aplicaciones de los celulares que de lo que pasa alrededor nuestro. Sólo en América latina hay 179 millones de usuarios. Motorola realizó un estudio donde comprobó que el 73% de los argentinos utiliza su smartphone cuando está en una sala de espera y el 60% duerme con su teléfono en la almohada.

Gabriela Martínez Castro, directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad  (CEETA), dice: “Las personas que padecen de nomofobia aseguran que su teléfono es su vida, que lo es todo, les brinda la sensación de sentirse acompañados. Según nuestra experiencia en la consulta, este síntoma ya podría estar afectando hasta al 40% de la población y en los últimos cuatro años, los casos aumentaron en un 13%”. Antídoto contra la soledad, miedo a relacionarse con el mundo real o necesidad de aislamiento y de hiperconexión. El celular ya es casi una extensión de nuestro cuerpo. Alcanza con levantar la vista un segundo mientras viajabamos en el subte para comprobar que la mayoría de los pasajeros está con los ojos clavados al teléfono. Algunos hablan solos, otros ríen, se lamentan y chatean a la velocidad de la luz. Entre las redes sociales, los grupos de whasapp y los mensajes de texto, los smartphones no dan respiro y suenan a cada segundo para alertar sobre una nueva notificación

Que son una gran herramienta, no se puede negar. Pero el límite entre el buen uso y el desquicio tecnológico es mínimo. Vivir conectados las 24 horas, no desprendernos ni siquiera en el momento de ir al baño y sentir que sin el celular no somos nada o nos quedamos fuera del universo, más que útil es enfermizo. Si hasta hace poco el desafío era aprender a usar los nuevos dispositivos, hoy se trata de hacer el camino inverso y aprender a vivir, al menos durante un rato, libre de pantallas y notificaciones.

 

Más de Actualidad

Otra postal del sector de indigentes del cementerio La Piedad. Ph: Guillermo Paniaga.

Rosario sangra: el fenómeno silenciado de los chicos suicidas que convive con el flagelo narco

Guillermo Paniaga @elguille2214 nov 2018
afip banda

La banda de la AFIP: También robaron datos de la UTN y de una tarjeta de un diario

Karina Poritzker @karipori112 nov 2018
delta tigre

Aguas peligrosas: 20 personas mueren por año en el Delta

Mauro Fulco @maurofulco07 nov 2018
drones agro

De Silicon Valley a Rosario, con la mirada puesta en el campo

Border Redacción Remota31 oct 2018
cristina echegaray

Ruta del dinero K: La maniobra de Chueco y qué le espera a CFK y Echegaray

Karina Poritzker @karipori130 oct 2018
azcoitia portada

Campañas solidarias: Mensajes directo al corazón

Border Redacción Remota30 oct 2018
ricardo jaime

El enriquecimiento ilícito de Jaime: ¿Por qué le dejan devolver tan poca plata robada?

Alejandro Drucaroff Aguiar @alejandrodruc24 oct 2018
Macri causas

Las causas judiciales contra Macri y su gabinete que más rápido se cerraron en Comodoro Py

Karina Poritzker @karipori117 oct 2018
breide obeid portada

Exclusivo: Habla Breide Obeid, el abogado que intentó impedir un aborto legal, de la mano de Obarrio

Mauro Fulco @maurofulco09 oct 2018
comisaria

Luces y sombras, a tres meses del traslado de las comisarías porteñas

Mauro Fulco @maurofulco04 oct 2018

Compartir con un amigo