Cultura Pop

Duran Duran: El glamour no pasa de moda

Duran Duran: El glamour no pasa de moda

El décimo cuarto disco del grupo inglés coquetea con el R&B y demuestra que tanto su música como su look no tienen fecha de vencimiento.

Desde aquellos jovencitos ingleses dispuestos a conquistar el mundo con una banda que combinase el refinamiento de Roxy Music con la energía punk de los Sex Pistols a estos elegantes señores que viven en mansiones a ambos lados del Atlántico y se reúnen de tanto en tanto para mantener esa banda que supo ser de las más conocidas del mundo en los años 80, han pasado kilos y kilos de maquillaje. Pero Duran Duran no se rinde, y 2015 encuentra al ahora cuarteto editando Paper Gods, su décimo cuarto álbum de estudio, con su postura más firme que nunca.

La olvidada movida Romo (Romantic Modernism) inglesa de mediados de los 90, Courtney Love (que supo versionar “Hungry Like a Wolf junto a Hole para su MTV Unplugged), Beck, Franz Ferdinand, Justin Timberlake, Alison Goldfrapp y, más que nadie, Brandon Flowers de The Killers: todos miembros de una lista incompleta que admite haber sido influido en lo musical y en lo estético por Duran Duran. Hay que, entonces, remitirse una vez más a la manoseada década de los 80, con MTV despuntando como un canal musical de 24 horas que competía mano a mano con la radio y el arte del videoclip que empezaba a despuntar. Y recordar, entonces, a los Duranes en aquel yate en donde sonaba “Rio”, arriba de un elefante en “Save a Prayer”, como guerreros futuristas a lo Mad Max en “Wild Boys”, en blanco y negro mientras bailaban “Notorious” o en Arena, mítico recital en vivo documentado. Si hubo un combo que supo aprovechar ese matrimonio entre imagen y sonido, esos fueron los Duran Duran. Y, encima, cada uno de ellos tenía su atractivo: Simon Le Bon y su carisma de cantante, John Taylor y su alta facha de lungo flaquísimo mientras aporreaba su bajo, la ambigüedad de Nick Rhodes desde los teclados, el look rockero del violero Andy Taylor y la sobriedad de Roger Taylor tras los parches. Y tras idas y venidas que incluyeron la formación de dos subgrupos (Arcadia y Power Station), una separación y la vuelta de la formación original, esta versión actual en la que, salvo Andy Taylor, toda la formación inicial dice presente.

Así es como Paper Gods dice presente, con una multitud de invitados a la fiesta: Nile Rodgers de Chic, la diva neo soul Janelle Monae, John Frusciante (ex guitarrista de los Red Hot Chili Peppers), el Sex Pistol Steve Jones, la cantante house Kiesza y hasta Lindsay Lohan, que pone su voz en la explícita “Danceophobia”. El single “Pressure Off” marca el pulso de un disco en el que el grupo coquetea de manera más que digna con el R&B actual y escapa de la nostalgia de producir, en esta era retromaníaca, una segunda parte de Rio, su gran obra maestra. De eso de trata para Duran Duran: de mantenerse en el candelero sabiendo que los viejos días de gloria no volverán, pero con el prestigio de la permanencia y el tributo de los colegas. Y de despuntar el vicio de tanto en tanto con alguna gira mundial para desempolvar viejos éxitos y alternarlos con algunas nuevas canciones. Dentro de su actual vestimenta de impecables y sobrios trajes a medida, los Duran Duran saben a la perfección que el maquillaje y el rimmel que supieron utilizar y aún utilizan, no se manchan.

 

Cultura Pop

Más de Cultura Pop

Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018
WhatsApp Image 2018-03-14 at 19.21.19

Hawking por Hawking: 10 definiciones del último genio contemporáneo

Javier Smaldone @mis2centavos14 mar 2018
Group of batteries

Tuqui intenta mirar la realidad desde un lado positivo… y aborta

Tuqui @TuquiSoy09 mar 2018

Compartir con un amigo