Actualidad

La maternidad en tiempos de internet

La maternidad en tiempos de internet

Confieso que me he levantado de la cama a las dos de la mañana para buscar en Google ¿Es normal que mi bebé haga caca verde? Actualicé mi estado de Facebook cada vez que Simón hizo algo fantástico – al menos para mí, madre primeriza con genes de idishe mame- como aprender a comer una banana él solito o encastrar un collar dentro de un vaso. Confieso que me uní a grupos de Facebook sobre puerperio, sobre alimentación saludable para niños, sobre experiencias de maternidad y sobre referencias de pediatras. Hablé con mujeres virtuales como si fueran amigas de toda la vida. Mandé fotos por Whatsapp de mi bebé haciendo dos millones de muecas diferentes. Leí durante días toda la información disponible en la web sobre la vacuna antigripal porque no me convencía, y, al final, terminé más desquiciada que antes. Confieso que armé con mis amigas un chat de mamis, que navegué por el ciberespacio buscando ofertas de pañales, que le di la teta mientras chusmeaba el Twitter y que pasé noches enteras viendo instructivos en Youtube para aprender a usar el fular y a armar la practicuna. Sí, soy una madre del nuevo milenio.

Desde que nació mi hijo, hace un año, los motivos para hacer uso y abuso del dios internet se multiplicaron. Con la maternidad surgen miles de preguntas, dudas y también aflora una parte de vos que jamás pensabas que ibas a tener. Juré mil veces que no iba a hablar de la caca del bebé, que no iba a ser el tipo de madre que saca el celular de la cartera para mostrarle fotos del hijito hasta al verdulero y que jamás iba a diseñar souvenirs para ningún cumpleaños. Pero resulta que terminé haciendo el combo completo y aceptando que ese amor que te saca de eje y te moviliza como un tsunami, te lleva a ser y hacer todo lo absurdo que puedas imaginar.

En medio de esa vorágine de sentimientos encontrados, noches sin dormir y tetas chorreando leche por todas partes, surge la necesidad de compartir experiencias y charlar con otras mujeres que estén pasando por la misma y no te miren con cara de extraterrestre cuando hablás del primer dientito de tu nene o de la angustia inexplicable que sentiste al llegar a tu casa después del parto. Alguien que pueda entender esa soledad y ese amor que te desborda.

Antes se criaba en grupo, las abuelas, tías, primas y vecinas ayudaban a cuidar al recién nacido y a despejar las dudas. Pero hoy, sobre todo si vivís en una ciudad enorme como Buenos Aires, donde todo queda lejos y para visitar a tu tía tenés que viajar una hora en un colectivo llenísimo, la cosa se complica. Ni hablar de que las mujeres además trabajamos y -al menos intentamos- tener vida social por fuera de la atareada rutina doméstica. Por eso es que las tribus de madres online ayudan y mucho. Bendita seas internet, entre todas las mujeres.

Sin embargo, lo que puede servir como apoyo y tener efecto placebo, también es un arma de doble filo. La infinita información a la que estamos expuestas, la cantidad de opiniones a favor y en contra que hay sobre temas como colecho, lactancia, vacunas, crianza con apego, alimentación y jardines de infantes, es tanta que puede llegar a enloquecer y a confundir a cualquiera. Si antes elegías un pediatra según lo que tenías en la zona o preguntándole a un par de conocidos, ahora la posibilidad de googlear al profesional y de encontrar comentarios positivos y negativos hace que cada decisión te transforme en una auténtica mami-emo. ¿A quién creerle dentro del vasto universo 2.0? ¿Valen lo mismo todas las opiniones? ¿Conviene analizar y estudiar antes de dar un paso o mejor cerrar la notebook y dejarse llevar por la intuición?

Las mujeres que usamos redes sociales e internet como fuente de información somos más que los hombres: en Facebook somos mayoría, y, según el sitio BabyBump, el 70% de las madres utiliza la web para hacer compras para sus hijos y comparar precios de productos, además de hacer sociales. Pero no todo queda dentro de un monitor, muchos grupos de maternidad pasan a la vida analógica armando encuentros en distintos barrios para jugar con los nenes y charlar con un mate de por medio. Lo cierto es que internet es una gran herramienta, siempre y cuando no te pases de mambo. Si te conectás más al Facebook que a tu hijo, y hacés miles de preguntas de todo lo que sucede en vez de tratar de encontrar respuestas observando y compartiendo momentos con él, corrés el riesgo de perderte el vivo y el directo. Mientras chateás, el nene puede estar tirando la biblioteca abajo, arrancándole la cola al perro o dando sus primeros pasos. Y no hay nada más increíble que disfrutarlo con besos, abrazos y avioncitos voladores. Felíz día a todas las que comparten esta locura de amor que es la maternidad. Y no te olvides de subir la foto a Instagram, de actualizar tu cuenta de Facebook y desearle un lindo día a todas las mamis por Twitter.

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Actualidad

buscado

A 41 años del golpe militar: todavía hay 42 represores prófugos de la Justicia

Jazmin Bronstein @JazBronstein24 mar 2017
gun-171309_1280

“Maldita policía (de civil)”: qué hacer con la violencia sin uniforme

Natalia Gelós17 mar 2017
Incidentes en el recital.

El Indio Solari y el Nunca Más del rock

Pablo Strozza @pstrozza14 mar 2017
parodemujeres

#8M: El día que paramos al mundo

Fernanda Sández @siwisi08 mar 2017
Crisis

Achicaditos: La clase media se vuelve a encoger

Fernanda Sández @siwisi02 mar 2017
Justicia machista 1

Blues de la justicia sexista

Fernanda Sández @siwisi21 feb 2017
vivir con los padres

Los jóvenes ya no priorizan la propiedad como objetivo (ni pueden darse ese lujo)

Laura Marajofsky @lu_watermelon03 feb 2017
analfabetos-1

Jóvenes analfabetos digitales: Cuando las apariencias engañan

Fernanda Sández @siwisi30 ene 2017
Yabrán portada

Los Yabrán compraron un departamento de lujo en Miami por 1,5 millones de dólares

Daniel Seifert @SeifertDaniel25 ene 2017
delete-1

Internet que desaparece: el frágil destino del recuerdo digital

Fernanda Sández @siwisi04 ene 2017

Compartir con un amigo