Martín Yeza, de Cambiemos, es el intendente más joven del país. Tal vez por eso recurrió a Twitter para revelar el estado en el que encontró el municipio costero, usando un hashtag que despertó gracia e indignación por igual.

Martín Yeza, intendente electo de Pinamar.

Martín Yeza, intendente electo de Pinamar.

Tal vez fue que, con 29 años, no pudo refrenar su instinto irreverente. Quizás lo tentó volver por un momento a destilar las mieles del periodismo que supo ejercer. O puede ser que sólo intentó descomprimir y tomar con buen el escenario grotesco con el que se acababa de desayunar. Cual fuera la razón, el intendente electo de Pinamar, Martín Yeza definitivamente agitó las redes sociales en la trasnoche del miércoles, cuando comenzó a ventilar datos

Pedro Elizalde, intendente kirchnerista saliente de Pinamar.

Pedro Elizalde, intendente kirchnerista saliente de Pinamar.

increíbles, circunstancias indignantes y hallazgos tragicómicos que recabó desde que comenzó la transición para reemplazar en la intendencia al saliente Pedro Elizalde, del kirchnerismo.

 

 

 

 

En la mañana del miércoles, los equipos de Yeza se reunieron para comenzar la transición.

Yeza reunión

 

 

Pero a la noche, el joven intendente no pudo aguantar y comenzó, desde su cuenta de Twitter @martinyeza, con su catarata de anécdotas insólitas. Algunas, de extrema gravedad, como descubrir que el presupuesto municipal estaría comprometido en un 91 por ciento sólo al pago de sueldos.

Cómo y sigo con #Anecdotasdetransicion pero la muni de Pinamar queda con 91% de lo recaudado afectado a sueldos.

— Martín Yeza (@martinyeza) November 26, 2015

Y claro: no hay dinero para que Elizalde cumpla:

Otras anécdotas son por demás delirantes. Como descubrir expedientes y contestaciones por nota entre funcionarios, plagados de insultos o dichos campechanos.

O directamente increíbles. Como hallar a una funcionaria tomando cerveza en su oficina.

El intendente electo detalló que, además, a la municipalidad le falta todo. Y cuando se dice todo es…

  • Ni sillas.
  • Ni autos.
  • Ni computadoras. 
  • Ni teléfono. Ni internet.

Lo que sí encontró Yeza y su equipo fueron muchos funcionarios. Demasiados.

Y alguna que otra “solución mágica”. Como para construir badenes.

Como era esperable, al instante, Yeza comenzó a recibir respuestas que vacilaban entre la indignación, la incredulidad y la risa.

Rápido de reflejos, el joven macrista decidió convocar a otros intendentes electos de su partido, para que se sumasen al anecdotario. Les escribió al periodista Diego Valenzuela, de Tres de Febrero; el chef Martiniano Molina, de Quilmes; a Ezequeil Galli, de Olavarría; y a Ramiro Tagliaferro, el marido de la gobernadora Vidal, que se impuso en Morón.

Hasta anoche, ninguno se había sumado. Pero no hay forma de que #anecdotasdetransicion no se vuelva un hit viral, con capacidad garantizada para hacer reír. Y llorar.