Actualidad

SOS, adaptación al Jardín

SOS, adaptación al Jardín
Natalia Gelós

El primer año de jardín tiene un período que es terreno minado y del que hay que estar preparada para transitar con hidalguía: la adaptación. El momento de acomodamiento, el instante en el que el retoño se queda por primera vez en un lugar con otros niños de igual edad, con una maestra a cargo y tras una puerta que se cierra en las narices de los padres. Atravesar esos días es una prueba de resistencia porque no siempre todo sale aceitado, porque, oh novedad, cada niño es diferente y la clave, parte de la clave, al menos, está en ser consciente de eso.

– Ay…¿tu nene todavía no hace horario completo? –

Conocés el tono, la sonrisa displicente. Seguro que sí. Es el mismo tonito con la que antes te preguntaban: “Ah…¿no duerme toda la noche de corrido? El mío ni se siente. Duerme como un angelito” ¿Te suena?

Ilusa. Me lo digo a mí. O a la que fui hace tres años. Pensaba que el proceso de adaptación de un niño, mi hijo, a jardín iba a ser rápido, manso y feliz. Un “Hola, seño. Este es mi pequeño” y un “Mirá, hijo, este es tu jardín”. Y todos felices, adaptados, acomodados al sistema. Pero no. La adaptación al jardín es un período sin cálculos exactos y entenderlo ayuda a relajar y, como onda expansiva, a bajar la presión incluso sobre el pequeño.  Emilia Canzutti es psicóloga especialista en infancia y adolescencia y co fundadora de Momento Cero. Conocedora de las ansiedades que se ponen en juego en ese momento, dice: “Es bueno que los padres estén confiados en la institución que eligieron para que su hijo transite su período de socialización y aprendizaje y confiados, también, en que el niño podrá adaptarse al nuevo espacio y a las nuevas personas, compañeros, maestras”. Lo que ella recomienda es no apurar a los chicos, estar atentos, tranquilos.

María Bernat es maestra jardinera y trabaja en jardines desde hace más de quince años. En todo este tiempo, cada marzo ha tenido su período de adaptación y su decálogo para los “ingresantes”. “Lo primero que hay que tener en cuenta es que la atención tiene que estar centrada en el nene, y cada niño es diferente. Tenés el que se queda y en tres días se adaptó, y tenés el que está aferrado a su familia y va a necesitar más tiempo. Nosotros los docentes vemos eso ya desde el primer día. Lo esencial es que los padres bajen la ansiedad y estén seguros de la decisión que tomaron: decidieron que sus hijos vayan a jardín. Si un día lo mandás, y al segundo, no, porque llora, al tercer día te va a llorar más, porque sabe que el llanto da resultado”, dice la docente. “Continuidad (no faltar), seguridad (en la decisión) y confianza (en los docentes) son las tres claves”, resume.

La primera mitad del año es crucial, porque es la prueba de fuego. Al consultorio en Momento Cero llegan consultas de todo tipo, relacionadas con esa etapa: el nene llora mucho, el nene no quiere ir a jardín, el nene está irritable. Y es una cadena: padres angustiados, inseguros. “Si  los padres tienen paciencia, están convencidos que la decisión que tomaron es la correcta, y que logran acompañar este proceso de cambio con las palabras adecuadas, con tranquilidad y confianza, paulatinamente irán viendo cómo el niño comienza a estar más contento con quedarse en ese lugar elegido, con la maestra, los  juguetes y los nuevos amigos. Vemos cómo el niño va aceptando que puede separarse de mamá y papá sin riesgo de perderlos y que luego de unas horitas se reencontrará con ellos”, dice Canzutti.

Es una adaptación para todos, entonces. Entrar a ese mundo de sillas chiquitas, mesas enanas, canciones de animales, jueguitos de pelotas, seños que te dice “Mami”… Un peaje de ingreso al sistema, a la sociabilidad, a las reglas que muchas veces no habían aparecido en casa: formar, integrar un grupo, arreglarse, acomodarse…

Mi hijo empezó a hacer el horario de jardín completo luego de varias semanas de adaptación. Finalmente, lo logró. Lo logramos.  Este año bordo la cuarta corbata con su nombre, la última antes de la primaria. Pasó la sala naranja, la roja, la celeste. Hace unos días, se me acercó con el almanaque en la mano: “¿Mamá, cuánto falta para que empiece el jardín?”, me preguntó y señaló los casilleros de los días restantes. Encontró su lugar en ese grupo. Lo disfruta. Sus años en el jardín público se trasformaron en días felices y brindamos por eso.

Quizá se trata de desdramatizar un poco, de reírse de uno mismo. Para eso puede ayudar la serie Según Roxi, que muestra esas pequeñas tragicomedias que se desencadenan a diario. También, el tomo dos de Guía (Inútil) para madres primerizas, de Ingrid Beck y Paula Rodríguez, que mira esa etapa con humor e inteligencia. Y se trata de confiar y pensar que cada chico es diferente. Quizá también se trata de ver qué aguas se agitan en vos cuando quedás del otro lado de la puerta en la sala en la que teje sus propias redes el retoño.

 

(Foto: Rafael J M Souza / Flickr, en creative commons)

Ver comentarios (2)

2 Comments

  1. María Julia Oliván @mjolivan

    María Julia Oliván @mjolivan

    23 feb 2016 at 11:11 am

    que buenooo!!! gracias por leer Border!!

  2. María Marta Mongelli

    20 feb 2016 at 4:50 pm

    Muchas gracias por esta nota, hace semanas que busco en Google “preparación para empezar el jardín, las madres” y todas las notas que salen son acerca de cómo se prepara al nene, pero las mamás ¿cómo nos preparamos??? Hay momentos que los miro y me angustio, ya no son mis bebés, lloro un poco (siento como si se fueran a la universidad, jajaja) y después pienso que les va a venir bien y me calmo, pero temo transmitirles mis cavilaciones. Voy a tomar estos consejos para prepararme mejor! Saludos!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad
Natalia Gelós

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Actualidad

gun-171309_1280

“Maldita policía (de civil)”: qué hacer con la violencia sin uniforme

Natalia Gelós17 mar 2017
Incidentes en el recital.

El Indio Solari y el Nunca Más del rock

Pablo Strozza @pstrozza14 mar 2017
parodemujeres

#8M: El día que paramos al mundo

Fernanda Sández @siwisi08 mar 2017
Crisis

Achicaditos: La clase media se vuelve a encoger

Fernanda Sández @siwisi02 mar 2017
Justicia machista 1

Blues de la justicia sexista

Fernanda Sández @siwisi21 feb 2017
vivir con los padres

Los jóvenes ya no priorizan la propiedad como objetivo (ni pueden darse ese lujo)

Laura Marajofsky @lu_watermelon03 feb 2017
analfabetos-1

Jóvenes analfabetos digitales: Cuando las apariencias engañan

Fernanda Sández @siwisi30 ene 2017
Yabrán portada

Los Yabrán compraron un departamento de lujo en Miami por 1,5 millones de dólares

Daniel Seifert @SeifertDaniel25 ene 2017
delete-1

Internet que desaparece: el frágil destino del recuerdo digital

Fernanda Sández @siwisi04 ene 2017
subiela-portada

Subiela, el director del hemisferio derecho

Fernando Sommantico @ferlegend127 dic 2016

Compartir con un amigo