Cultura Pop

Rufus Wainwright: Clásico y pop

Rufus Wainwright: Clásico y pop

rufus_1

El músico estadounidense presentará hoy y mañana su ópera Prima Donna en el Teatro Colón; y también repasará sus sofisticadas melodías pop en un evento imperdible.

Por Pablo Strozza (@pstrozza)

Quienes asistieron al show que Rufus Wainwright brindó en mayo de 2013 en el Teatro Gran Rex, acompañado sólo por su piano y su guitarra acústica, fueron testigos de uno de los espectáculos más bellos que pasaron por Buenos Aires en la última década.  El registro vocal de Wainwright, que alterna agudos, graves y falsettos con la misma facilidad con la que Lionel Messi gambetea rivales en una cancha de fútbol se suma a su formación de conservatorio como instrumentista y brinda como resultado un pop rococó que rinde tanto en sus discos, con sus arreglos ampulosos como en esa ocasión, con un acompañamiento mínimo. Rufus se mostró encantado con Buenos Aires, tanto por haber sido una de las primeras ciudades en el mundo que promulgó la ley de matrimonio igualitario (el muchacho de hecho está casado con Jörn Weisbrodt y posee una hija llamada Viva, que fue concebida por Lorca Cohen, cuyo padre es ni más ni menos que Leonard) como por la vida artística de la ciudad. El video clip de la canción “Bitter Tears”, rodado en La Catedral del Tango, que muestra a dos muchachos bailando y enamorándose al ritmo del 2 x 4, da cuenta de esto.

La mención de sus estudios clásicos no es casual. De chico Rufus alternó el amor por el glam rock más puro y duro con próceres de la talla de Frederic Chopin, Franz Schubert y Giuseppe Verdi. La escucha del “Réquiem” de este último interpretado por Jussi Björling y Leontyne Price a temprana edad lo conectó con el mundo de la ópera. Y discos como Want One y Want Two, con sus cuerdas, bronces y coros arropando canciones majestuosas (según él, sus dos mejores placas) lo llevaron a aceptar el encargo de componer una ópera, a la que llamó Prima Donna, que presentará hoy y mañana en el Teatro Colón.

Prima Donna fue representada en Manchester, Londres, Toronto y Nueva York. Las críticas insulares la saludaron como una gran obra, hecho que no ocurrió en los Estados Unidos. Allí el New York Times literalmente la destruyó. “Dijeron que era la peor basura que alguna vez habían visto. ¡Buenísimo! Se tuvieron que meter sus palabras en el culo, ya que me encargaron escribir otra ópera”, dijo Rufus, que con su ego a prueba de balas desestimó las reseñas.

“Hay que volver a la ópera de la Callas, de Jessye Norman y Plácido Domingo. El cantante, el director, la orquesta, el hall del teatro, la audiencia, el tiempo, el vestuario, todo se tiene que combinar con la ferocidad de un rayo láser. Por todo eso me metí de lleno en el mundo de la ópera, porque para mí la ópera es como una bomba nuclear dentro del mundo del arte”. Las palabras que Rufus le mencionó a la revista británica Mojo en junio de 2012 demuestran que el hombre no es un improvisado en la materia, o que al menos lo suyo no pasa por el típico capricho de estrella pop de legitimar su obra a través de la cultura de elite. Hoy y mañana el máximo coliseo porteño ratificará o no su obra. Si Rufus triunfa estaremos ante una nueva victoria de la belleza, de esas que hay que celebrar siempre. Y si no es así, siempre nos quedarán sus divinas canciones pop.

Más de Cultura Pop

Destello03

Revival ochentoso: El regreso de los fichines… ¡al bar!

Pablo Strozza @pstrozza16 may 2018
fmi tuqui

Ávido de genuflexión, Tuqui se fue al Fondo

Tuqui @TuquiSoy11 may 2018
cobra-kai-3

100% nostalgia: Karate Kid revive en la nueva serie Cobra Kai

Alejandra Casal @alitacasal02 may 2018
television tuqui

Tuqui versus las sangrientas verdades mediatizadas

Tuqui @TuquiSoy27 abr 2018
la flor_1

La flor: cómo se ve una película que dura 14 horas (y se sobrevive para contarlo)

Pablo Strozza @pstrozza26 abr 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
tuqui portada serpiente

Por qué, según Tuqui, somos la serpiente que se come la cola

Tuqui @TuquiSoy06 abr 2018
the-good-place

#TopTen de las mejores series cortas para ver en el bondi

Alejandra Casal @alitacasal03 abr 2018
WhatsApp Image 2018-03-14 at 19.21.19

Hawking por Hawking: 10 definiciones del último genio contemporáneo

Javier Smaldone @mis2centavos14 mar 2018
Group of batteries

Tuqui intenta mirar la realidad desde un lado positivo… y aborta

Tuqui @TuquiSoy09 mar 2018

Compartir con un amigo