El oficialismo logró evitar una derrota. La Comisión Bicameral postergó el tratamiento del DNU para el próximo jueves. Macri habló sobre el tema y abrió un nuevo diálogo con gobernadores. 

La Comisión Bicameral debía emitir dictamen sobre el DNU con el que el presidente Mauricio Macri derogó un decreto anterior, firmado por Cristina Kirchner, que devolvía el 15% de la coparticipación a las provincias. El oficialismo no contaba con el número de firmas suficientes para avalar la medida y logró postergar su tratamiento.

Como dio cuenta el portal ayer, el peronista federal Adolfo Rodríguez Saá y el massista Raúl Pérez habían anticipado que firmarían un dictamen de rechazo al DNU. El oficialismo logró convencer al puntano, pero no tuvo la misma suerte con Pérez. No obstante, el diputado massista fue quien pidió un cuarto intermedio hasta el jueves. De esa manera evitó firmar en contra y le ahorró una derrota a Cambiemos.

Pérez contó que el Gobierno le reveló al Frente Renovador que lidera Sergio Massa que está trabajando en una propuesta superadora que contemple el reclamo de los gobernadores, que exigen la devolución del 15% desde que Macri derogó el decreto de su antecesora. “Si el jueves no hay una propuesta superadora, firmamos el rechazo”, aseguró el diputado massista.

Mientras esto ocurría, el Presidente brindaba una conferencia de prensa en la provincia de Corrientes, donde se mostró junto al gobernador radical Ricardo Colombi. Macri sostuvo que le encomendó al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que acuerde con los gobernadores “la forma en que se restablezca en el tiempo” la devolución del 15% “y que los primeros efectos se vean en el 2016”.

“No objeto el reclamo de las provincias, todo lo contrario, pero todos tenemos que velar, la Nación y los gobernadores, por el equilibrio fiscal de la Nación”, explicó el jefe de Estado y agregó: “Si acordamos ese 15 por ciento de un día para el otro, el déficit fiscal se aumentaría en más del 20 por ciento. Y eso es imposible”.

Así, el oficialismo evitó lo que parecía una derrota segura en la Comisión Bicameral, donde apenas tiene 6 de los 16 legisladores que la componen y necesita de Rodríguez Saá y de Pérez para empatar 8 a 8 con el PJ-FPV y de esa manera lograr dos dictámenes, uno a favor y uno de rechazo. En ese caso, se consideraría dictamen de mayoría al que firme el presidente del cuerpo -el radical Luis Naidenoff, de Cambiemos- y ese sería el primero en someterse a votación en el recinto.

Ocurre que con la aprobación de una sola de las Cámaras el DNU queda convalidado, en cambio para invalidarlo se requiere el rechazo de ambas. Ahora todo depende de que el Gobierno pueda  llegar a un acuerdo con los mandatarios provinciales, la mayoría de ellos peronistas.

Frigerio viene hablando con los gobernadores desde que Macri llegó a la Casa Rosada. Sin embargo, los caciques provinciales se quejan de que hasta el momento sólo hubo palabras y ningún gesto concreto por parte del Poder Ejecutivo.