Actualidad

Paseo a lo extraordinario: la obra de Salamone en los pueblos bonaerenses

Paseo a lo extraordinario: la obra de Salamone en los pueblos bonaerenses

En la década del 30, hizo una obra de treinta metros cada quince días. Las realizó con hormigón armado. En cuatro años, desde 1936 a 1940, fueron casi setenta edificios . Durante años y años, esos descomunales cementerios, mataderos y municipalidades, con formas de Cristos, de ángeles oscuros, de cuchillos, resistieron en la planicie de la pampa bonaerense rodeados de misterio. Hoy son parte de la geografía y perla celebrada de cada poblado en el que se levantan, pero no siempre fue así.

Repartidos en dieciséis municipios, hilaron un recorrido de culto y muchos suben al auto para ir de pueblo en pueblo desde localidades como Balcarce hasta pueblos como Saldungaray para ver la magnánima e inquietante arquitectura de Francisco Salamone.

Durante décadas, fueron sólo los pueblos, los habitantes, y esos monstruos raros de la arquitectura salamónica que miraban desde arriba y que despertaban en muchos algo de inquietud. A fines de los noventa, alguien, un arquitecto, sobrevoló el cementerio de Saldungaray (una rueda de 18 metros de diámetro con la cabeza de un Cristo como clavada por una flecha en el centro) y tomó una fotografía. Y después vinieron más fotografías, y muestras, y documentales, y ficciones y el mito creció: ¿Quién fue ese italiano de apellido Salamone que esparció en la provincia de Buenos Aires una obra de esas magnitudes? ¿Qué relación tenía, más allá de la contractual, con el gobierno fascista de Fresco que financió su proyecto?¿Qué significaban esas construcciones? ¿Cómo elegía los lugares? ¿Dónde murió? ¿Por qué al final de sus días retiró de su presentación la palabra arquitecto y sólo se reconoció como ingeniero? Hay mucho de misterio y una obra que, sin dudas, impacta a quien se la cruza en su camino. En realidad, hoy todavía hay polémica y hay quien dice que en realidad Salamone nació en Buenos Aires. Así va la cosa. Sí se sabe que estudió en el Colegio Otto Krause de Buenos Aires y que abrazó el mandato familiar: estudió arquitectura e ingeniería en la Universidad de La Plata y en la de Córdoba, para seguir la profesión paterna. Allá, en tierra cordobesa, hizo sus primeras obras, hasta que volvió a Buenos Aires y su amistad con Manuel Fresco, entonces gobernador, le permitió imprimir su sello en la pampa bonaerense.

Cementerio de Azul. Foto de Adrián Kaplan Krep.

Azul, por ejemplo, tiene en la entrada de su cementerio al Ángel de la muerte custodiado por tres igual de gigantes y contundentes letras: RIP. Una vez fui a ver ese cementerio y una mujer, al pie de la figura, lloraba desconsolada. Para ella, en ese momento, no importaba la entrada; era, en definitiva, un cementerio. Pero toda la escena, enmarcada en esa arquitectura, se veía como algo más. Pienso en mí misma: crecí con visitas a Sierra de la Ventana, al sur de la provincia de Buenos Aires, que incluían pasada por Saldungaray, un pueblo a cinco kilómetros de allí.  A la entrada, luego de un puente y una curva, en un camino de tierra, con las sierras de fondo, la rueda de hormigón desmesurada con la cabeza del Cristo en el centro resplandece como un rayo. Un portal dramático para la muerte. Entonces, de chica, no sabía quién era el que había construido ese lugar, pero ahí había algo más que un simple espacio para las tumbas. En 2002, una nota de Juan Forn hablaba de Salamone. El título era “El misterio de la piedra líquida”. Por esos años se empezaba a develar el misterio.

 

Matadero en Epecuén. Foto de Adrián Kaplan Krep.

Detalle de Matadero de Epecuén. Foto de Dario Lolli.

 

Hoy tiene sus seguidores. Como quienes sueñan alguna vez con hacer el camino del Inca, están quienes planean alguna vez hacer el recorrido que los lleve por todas sus obras, que hoy son Patrimonio y deben ser protegidas. Atrapa, se vuelve fetiche y obsesión. Hay muchos blogs dedicados a investigar su trabajo, y los municipios en el último tiempo han dedicado tiempo y dinero a preservar y difundirlo. Varios documentalistas, fotógrafos y escritores han sido seducidos por su arquitectura. Desde Mariano Llinás, en Historias Extraordinarias, hasta Josefina Licitra que hizo una crónica para la revista Orsai. Incluso, Cesar Aira, que creció con el paisaje de sus construcciones en Pringles le dedicó unas líneas.

Municipalidad de Guaminí. Foto de Dario Lolli.

Proyectaban la presencia del Estado pero lograba un efecto más. Era admirador del cineasta Fritz Lang. Llamó la atención de los especialistas por su conjunción de futurismo y Art Decó. En una época en la que la obra pública se resumía a puentes, escuelas, casinos, apostó por esas municipalidades, alumbrados, cementerios y mataderos hechos con toque obsesivo. Cristos, ángeles de la muerte y cuchillas de hormigón. No se sabe mucho de su vida. Vivió exiliado en Uruguay unos años, pero murió en 1959, en Buenos Aires en un relativo olvido, y sepultado desde el año 1992, en un jardín privado. La vida tiene un sentido del humor extraño.

Cementerio de Saldungaray. Foto de Adrián Kaplan Krep.

Si les dan ganas de hacer el recorrido por su obra, acá tienen el link al Google Maps con una marca por cada edificación: La ruta Salamone tiene nombre propio.

 

 

Ver comentarios (3)

3 Comments

  1. gabriel lucardi

    10 abr 2016 at 9:26 pm

    hola, la muni de Lobería es un proyecto no construido

  2. Emanuel Lopez sena

    20 mar 2016 at 6:00 pm

    No la de Guaminí*

  3. Emanuel Lopez sena

    20 mar 2016 at 5:59 pm

    La municipalidad que figura en la foto es la del Distrito de Adolfo Alsina, sita en Carhué -cabecera de dicho partido-.

    Saludos!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad
Natalia Gelós @nataliagelos

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Actualidad

hospital elizalde

Improvisados: tras 50 días sin tomógrafo en el Elizalde, el Gobierno porteño lo arregló cuando supo que íbamos a denunciarlo

Nicolás de la Barrera @NicodelaBarrera22 feb 2018
Moyano Mirtha

Por qué Moyano mintió en lo de Mirtha (a ella y a todos)

Esteban Trebucq @trebuquero19 feb 2018
prostibulos portada

Cómo y cuántos millones se lavaron por trata de mujeres en Argentina

Karina Poritzker @karipori109 feb 2018
cfk nisman

La madre de Nisman pidió que se investigue a CFK y sus funcionarios como parte de un “plan criminal”

Karina Poritzker @karipori104 feb 2018
policia portada

Los mensajes con los que se intentó encubrir al policía que atropelló a una persona en las protestas del Congreso

Karina Poritzker @karipori126 ene 2018
Tinelli Macri portada

Los Tinelli y los Macri, enfrentados por el escandalete del verano esteño

Daniel Seifert @SeifertDaniel16 ene 2018
ara san juan portada

ARA San Juan: la Justicia estudia nueva documentación de la Armada y analiza tomar medidas durante la feria

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez15 ene 2018
Luis Rodríguez portada

Ajedrez judicial: el juez Rodríguez movió al “Caballo” Suárez, pero sus colegas le dan un veloz jaque hacia la cárcel

Karina Poritzker @karipori110 ene 2018
Alessandra Minnicelli

Imputan a la esposa de De Vido e investigan quién pagaba el telepeaje de la flota de lujo de su cocinera

Karina Poritzker @karipori103 ene 2018
ingenio

Tras 18 años en quiebra, avanza un proyecto para reconstruir un histórico complejo fabril jujeño

Border Redacción Remota29 dic 2017

Compartir con un amigo