Actualidad

Cómo hacer una huerta urbana y no morir en el intento

Cómo hacer una huerta urbana y no morir en el intento

Hay recursos y talleres para hacer huerta urbana y una inquietud que crece, un retorno a la tierra, a algo que conecta y, a la vez, alimenta. Para dar pequeños pero exitosos pasos en el camino del cultivo en el hogar y para no sucumbir ante la frustración, aprender algunas cuestiones básicas son imprescindibles. “Si no pudiste hacer crecer una frutilla, tal vez no te asesoraste bien”, dice Juan Acita, que es ingeniero agrónomo y dicta desde hace años cursos para huertas urbanas en la Facultad de Agronomía de la UBA. 

Entre el ideal y la realidad. Hay quienes creen que tener una huerta en plena ciudad es imposible, sólo un sueño. Hay quienes antes de ponerse a hacerla imaginan una ideal, con espantapájaros, canastas de choclos cosechados y tierra para carpir pero ese ideal, imposible cuando apenas se dispone de un balcón, se frustra. Hay quienes con éxito plantan rúcula, lechugas y logran comerlas luego en ensaladas. Hay quienes compran una planta de frutillas en el vivero, en alguna feria, y a los pocos días de llegar a casa ven cómo esa única fruta se seca y se lleva con ella toda la ilusión de la huerta en casa ¿Cómo lograrla, entonces? ¿Qué esperar? ¿Cómo empezar a hacerla? Son varias las preguntas que se repiten desde hace un tiempo, enmarcadas dentro de una corriente de consumo responsable (sobre ese tema  en especial ya ha escrito Fernanda Sández, aquí, en Borderperiodismo) y de retorno a lo natural.

 No se necesita un gran patio, o enormes extensiones de tierra. Se trata de aprovechar lo que se tiene y de informarse para hacer rendir al máximo esos recursos. “Se debe contar con un espacio, no necesariamente amplio: un balcón, un patio, una terraza, que reciba al menos 2 a 3 horas de sol al día – dice Acita-.  Conviene  empezar con los cultivos más fáciles: rabanito, rúcula, acelga, lechuga, perejil, en otoño, y en primavera: ají, tomate, haba, entre otros”. Claro que lleva algo de tiempo. Una huerta de balcón requiere más atención que cualquier estante de estoicos cactus, pero el tiempo no es tanto como uno podría fantasear. Bastarían unas dos horas semanales para mantener en pie el proyecto.

Las vemos hermosas en La Bioguía: paneles hechos con palets y plantines que crecen fuertes en sus macetas realizadas con botellas de plástico ¿Es posible? Acita aclara para saber desde dónde partir: “La huerta complementará tu dieta diaria pero, salvo que tengas 6 a 8 metros cuadrados como mínimo, sólo tendrás cosechas para completar tu comida diaria y no para alimentarte exclusivamente con eso”. Pero poder se puede. Y el resultado es positivo por todos lados: se come algo orgánico, sin agroquímicos, con un sabor más delicioso, y con un camino que permitió, manos en la tierra mediante,  descargar el estrés de la semana.

Desde la página del INTA, aconsejan un equipo básico de herramientas para el agricultor urbano: “una pala y un rastrillo de mano, un pequeño escardillo, una regadera y una tijera de podar”. Y agregan un pulverizador para los preparados caseros que ayudarán a luchar contra las plagas. En el manual “Mi casa, mi huerta”, producido en ese Instituto, hay tips de varias clases, desde cómo armar macetas con tambores o envases de helado, según las dimensiones de las que se disponga, hasta calendarios para siembra, porque las hay para primavera/verano, para otoño/invierno, y las hay de las que brotan todo el año. Es allí donde sus autores, Janine Schonwald y Francisco Pescio , dicen: “la producción de alimentos en la ciudad favorece el uso eficiente del agua, la energía y el suelo y ayuda a ahorrar energía, ya que productores y consumidores están más cerca entre sí. El traslado de las verduras frescas desde puntos alejados causa elevados gastos de transporte y perjudica su conservación”.

¿Es moda o es una toma de conciencia? Para Acita no hay dudas: “Esta corriente es más que una moda, es un cambio de vida, ver que uno puede dedicarse a un hobby y éste ser muy útil y cambiarnos el régimen alimenticio para mejor”. Hace años que quienes viven en ciudades empezaron a cambiar sus costumbres. De a poco aparecieron ferias que venden verduras sin agrotóxicos, surgieron deliveries de bolsones de verduras orgánicas, y lo que quizá empezó con el intento de cultivar plantas aromáticas se sofisticó hasta la apuesta por lograr que crezcan tomates, lechugas. Para todos los rangos, en la web se encuentran desde tutoriales y artículos sobre el tema, hasta una amplia oferta de talleres, como los que dan en Volver a la tierra, en el Brote Urbano, e incluso en el Jardín Botánico. Y entre las ferias se destaca la del Productor al Consumidor en la Facultad de Agronomía, que se realiza todos los meses. Además, en esa Facultad existe desde la década del noventa un Programa de Extensión Universitaria en Huertas Escolares y Comunitarias. Y en Sabe la tierra, otra exitosa feria que ofrece también la oportunidad de comprarle directamente a los productores, en donde se vende y a la vez se asesora sobre el tema, dicen: “En cuanto a crecimiento, vemos que cada vez más gente se preocupa por lo que come, quiere saber cómo mejorarlo. Una opción es comprarlo en mercados como Sabe la Tierra, donde las frutas y verduras no tienen agroquímicos, y la otra opción es aprender a hacer la huerta en casa. Es animarse y comenzar a hacerla”.

Si querés ver lo lindas que son, con el hashtag #growyourownfood (hacé crecer tu propia comida), en Instagram pueden verse fotos de brotes, lechugas voluptuosas, plantines enérgicos. Da esperanzas. Da ánimo. Es cuestión se sembrar una semilla.

 

Para saber más: 

Feria del Productor al Consumidor en la Facultad de Agronomía: http://www.facebook.com/Feriadelproductoralconsumidorenlafauba/?fref=ts

Feria Sabe la tierra: http://www.sabelatierra.com/

Programa de Extensión Universitaria en Huertas Escolares y Comunitarias:

http://huertaspeuhec.blogspot.com.ar

Manual “Mi casa, mi huerta”: http://inta.gob.ar/sites/default/files/inta_-_mi_casa-_mi_huerta.pdf

Foto: eren {sea+prairie}

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad
Natalia Gelós @nataliagelos

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Actualidad

Moyano Mirtha

Por qué Moyano mintió en lo de Mirtha (a ella y a todos)

Esteban Trebucq @trebuquero19 feb 2018
prostibulos portada

Cómo y cuántos millones se lavaron por trata de mujeres en Argentina

Karina Poritzker @karipori109 feb 2018
cfk nisman

La madre de Nisman pidió que se investigue a CFK y sus funcionarios como parte de un “plan criminal”

Karina Poritzker @karipori104 feb 2018
policia portada

Los mensajes con los que se intentó encubrir al policía que atropelló a una persona en las protestas del Congreso

Karina Poritzker @karipori126 ene 2018
Tinelli Macri portada

Los Tinelli y los Macri, enfrentados por el escandalete del verano esteño

Daniel Seifert @SeifertDaniel16 ene 2018
ara san juan portada

ARA San Juan: la Justicia estudia nueva documentación de la Armada y analiza tomar medidas durante la feria

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez15 ene 2018
Luis Rodríguez portada

Ajedrez judicial: el juez Rodríguez movió al “Caballo” Suárez, pero sus colegas le dan un veloz jaque hacia la cárcel

Karina Poritzker @karipori110 ene 2018
Alessandra Minnicelli

Imputan a la esposa de De Vido e investigan quién pagaba el telepeaje de la flota de lujo de su cocinera

Karina Poritzker @karipori103 ene 2018
ingenio

Tras 18 años en quiebra, avanza un proyecto para reconstruir un histórico complejo fabril jujeño

Border Redacción Remota29 dic 2017
la nacion

Solo el 15% de los municipios bonaerenses prohibió el uso de pirotecnia en las fiestas

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez28 dic 2017

Compartir con un amigo