Género

DNI de Antonio: ¿Puede el Estado meterse en mi cama?

DNI de Antonio: ¿Puede el Estado meterse en mi cama?
Luciana Mantero

Cuando la periodista María Julia Oliván contó que le pidieron “el protocolo de la in vitro” en un registro civil porteño para tramitar el documento de su hijo Antonio, miles de tweets saltaron a las redes expresando enojo por lo que creían era una “violación a la intimidad” Indignación, desconcierto e información correcta o incorrecta. De qué se trata esta nueva norma del Código Civil y sus fundamentos.

Desde la sanción del nuevo Código Civil, que sostiene que es padre quien expresa la voluntad de serlo, quienes hayan tenido a sus hijos por técnicas de reproducción asistida, con o sin óvulos o espermatozoides donados, deben presentar una copia del consentimiento informado que firmaron en el momento del tratamiento, para inscribirlos en el Registro Civil y obtener su documento.

Esta voluntad expresa de paternidad, que es la formalización de la filiación de los niños nacidos por técnicas de reproducción asistida (TRHA), junto con la información sobre la técnica mediante la cual se concibió, queda plasmada en un legajo privado de cada niño.

vitro-fertilization

El artículo 563 del nuevo Código Civil sostiene que la información relativa a las personas nacidas por THRA con gametas de un tercero deben constar en un legajo. Pero el pedido se ha extendido aún cuando el hijo es concebido con material genético de sus progenitores.

Según Marisa Herrera, abogada especialista en el tema y quien participó activamente en la redacción y reglamentación del nuevo Código Civil, esto tiene que ver con poder regular y arbitrar desde el Estado en los casos en los que hay conflictos entre los padres. El consentimiento informado es el instrumento legal para determinar el acuerdo de ambos de hacer esa técnica de reproducción asistida. Pero aún habiendo sido firmado puede revocarse justo antes del procedimiento (antes de que el óvulo y el espermatozoide sean fecundados in vitro o antes de una inseminación).

Ha habido casos, cuenta la abogada, en los que se recolectan las gametas (se aspiran los óvulos o se entrega la muestra de semen) y en el lapso que pasa hasta el procedimiento alguno de los dos futuros padres se arrepiente (porque la pareja se separa, porque a alguno le detectan una enfermedad, por ejemplo, o simplemente cambia de opinión) o muere.

También está en juego el derecho a conocer su origen de los niños nacidos por TRHA que se menciona en el artículo 564 para el caso de material genético donado, aunque el código señala al “centro de salud interviniente” como el responsable de brindar la información.

Pero el pedido de la documentación en los registros civiles hoy no es uniforme. A veces se pide el consentimiento autenticado por un escribano, lo que cuesta miles de pesos, otras nada. Guillermina Pieroni, de la ONG Concebir que agrupa a personas con infertilidad, sostiene que el problema reside en que no  hay un criterio uniforme de todos los registros civiles -que según Marisa Herrera muchas veces no han leído el código civil y su reglamentación- por lo que usan incluso palabras incorrectas o piden distintas cosas y esto queda supeditado a cada distrito. “Con la copia del consentimiento informado alcanza. Les tiene que dar el documento”, agrega Pieroni, quien además es abogada especialista en el tema.

El tema saltó en las redes sociales cuando la periodista María Julia Oliván contó que para anotar a su hijo Antonio le pedían el “protocolo de la in vitro”. A partir de entonces miles de tweets se dispararon con argumentos como que “es una violación a la intimidad”, o “qué diferencia hay cómo concebiste a tu hijo”, “tengo hijos de 2 años y no me lo pidieron”, entre otros.

Género
Luciana Mantero
@@lumantero

Periodista, Lic. en Ciencias de la Comunicación. Me especialicé en periodismo narrativo y disfruto de las notas fuera de coyuntura. Lectora voraz, cuando mis dos hijos me dan respiro. Autora de "Margarita Barrientos, una crónica sobre la pobreza, el poder y la solidaridad" (Capital Intelectual, 2011) y "El deseo más grande del mundo" (Paidós, 2015). He escrito y escribo para Clarín, La Nación Revista, Anfibia, Página/12, La Agenda, entre otros.

Más de Género

niunamenos adolescentes portada

Hay esperanza: Adolescentes que marcharon y trabajan desde el cole contra el machismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi05 jun 2018
penitenciario portada

Los penitenciarios dejarán sus armas en el trabajo para disminuir la violencia familiar

Mauro Fulco @maurofulco31 may 2018
Transplante de utero 5

Trasplante de útero: Una revolucionaria innovación científica para quienes sueñan con ser madres

Agustina Rinaldi @agustirinaldi23 may 2018
Trata de personas 2

Los verdaderos métodos que utilizan las redes de trata para captar chicas

Agustina Rinaldi @agustirinaldi14 may 2018
vasectomia portada

Por cada 13 mil mujeres que se ligan las trompas, apenas 97 varones se hacen una vasectomía

Natalia Gelós @nataliagelos09 may 2018
THE HANDMAID'S TALE -- The drama series, based on the award-winning, best-selling novel by Margaret Atwood, is the story of life in the dystopia of Gilead, a totalitarian society in what was formerly part of the United States. Facing environmental disasters and a plunging birthrate, Gilead is ruled by a fundamentalist regime that treats women as property of the state. As one of the few remaining fertile women, Offred (Elisabeth Moss) is a Handmaid in the Commander’s household, one of the caste of women forced into sexual servitude as a last desperate attempt to repopulate a devastated world. In this terrifying society where one wrong word could end her life, Offred navigates between Commanders, their cruel Wives, domestic Marthas, and her fellow Handmaids – where anyone could be a spy for Gilead – all with one goal: to survive and find the daughter that was taken from her. (Photo by: Take Five/Hulu)

Por qué The Handmaid’s Tale es la serie feminista del momento

Alejandra Casal @alitacasal24 abr 2018
feminismo light

Feminismo light: Cuando el machismo invisible ataca entre nosotras

Agustina Rinaldi @agustirinaldi20 abr 2018
incubadora portada

¿Fetos en incubadoras? Cuán inviable es la polémica “alternativa” para evitar la legalización del aborto

Agustina Rinaldi @agustirinaldi09 abr 2018
impuesto rosa portada

Impuesto rosa: Por qué las mujeres pagan hasta el doble que los hombres por lo mismo

Agustina Rinaldi @agustirinaldi26 mar 2018
_DSC0786

Feminismo en bicicleta, la lucha en (y por) el espacio público

Laura Marajofsky @lu_watermelon19 mar 2018

Compartir con un amigo