Actualidad

Axl Rose, otra vez en boca de todos

Axl Rose, otra vez en boca de todos

El tiempo será medida intangible, pero se hace carne en los cuerpos. En el medio, la vida de una de las bandas más importantes de la década del noventa, y él, uno de los cantantes más diabólicamente carismáticos de los últimos treinta años siguen generando polémica. Después de décadas de su último recital juntos, los Guns N’ Roses volvieron en su formación clásica y Axl Rose resurge de sus cenizas, con un extra: arranca como cantante suplente de AC/DC.

¿En cuántos pósters, en cuántas habitaciones colgaron sus imágenes en los 90? Tomemos una canción; Estranged, por ejemplo. Ahora miremos dos videos. Uno de 1991, en Indiana. Otro de 2016, de hace apenas unos días, en el T-Mobile Arena de Las Vegas. En el primero, los vemos en pleno Use Your Illusion World Tour en Indiana. Axl lleva el pelo cobrizo, largo y lacio como el de una muñeca preciosa, las calzas ajustadas, el torso ancho pero delgado, y la voz de barítono que pasa sin problemas al falsete.  Lleva una bota ortopédica, de esas que se ponen cuando hay esguinces. Veinticinco años después, otra vez la misma canción, la banda reunida, al menos en sus integrantes más importantes, Slash y Duff McKagan y él, que sentado en una especie de trono con ruedas apenas se levanta al final de la noche para despedirse. Not in this lifetime tour llega después de 23 años del último concierto de la banda completa y suena a gran ironía. “Uno de los dos va a morir antes de que haya una reunión”, le había dicho Axl a la revista Bilboard en 2009. Se refería a Slash, con quien estaba peleado desde hacía varios años. Pero ahí estaban ellos, finalmente reunidos. Y para  sumar noticias, el 17 de abril se anunció que Axl acompañaría a AC/DC en las fechas europeas que van de mayo a junio, para suplantar a Brian Johnson que no puede seguir en los recitales de la banda porque, de ser así, puede perder toda la audición. Entonces, de las sombras y el olvido llega el pelirrojo a remover nostalgias, odios y amores. Un ave fénix un poco desplumado ante el que es imposible permanecer indiferente.

Mucho antes de que Apetite For Destruction en 1987 los llevara a la fama; cuando era niño en la escuela, Axl tenía los raptos que llenarían las páginas de los diarios luego a lo largo de su carrera. Dice la historia que solía agarrarse a trompadas con sus compañeros para llamar la atención. También, que tocaba el piano con apenas 5 años, y que ya entonces desafiaba los tonos que le imponía el pastor de turno. Música y escándalo. Así fue su vida. Por ejemplo, en el recital que dieron junto a Metallica en Montreal, en 1992: James Hetfield se quemó con la pirotecnia cuando tocaban Fade to black y el grupo debió abandonar la escena. Los fans estaban desesperados. Ambas bandas convocaban a decenas de miles cada vez. Con una mitad retirada, los Guns N Roses debían aparecer para calmar las aguas, pero Axl, en mitad de Civil War, dejó caer el micrófono y se fue del escenario. Lo que siguió fue el caos total con autos incendiados y todo. Y están sus peleas con Slash, con sus novias, con sus fans. En el medio quedan canciones como You Could Be Mine, como November Rain, como Paradise City.

La última vez que compartieron un escenario fue en julio de 1993, en Argentina. Aquella visita había sido caótica y saturada de amarillismo. Menem, que entonces era presidente, se mostraba escandalizado y decía: “Lo lógico hubiera sido prohibirlos, pero esto en el mundo, con toda seguridad hubiera servido para que nos criticaran y nos tildaran de autoritarios. Se refirió a ellos, también, como “forajidos”. El recital salió como lo habían previsto los músicos. Y fue tan bueno que hace poco la banda subió el concierto a Spotify. Luego  de The Spaghetti Incident? en 1993, vino la separación. Axl quedó con los derechos sobre el grupo, como custodio de una flor exótica que poco a poco se queda sin aire. Desapareció durante unos años hasta que volvió con Chinese Democracy en 2008. Nada, sin embargo, conseguía parecerse a aquellos días. Ni él, con kilos de más, con su pelo finito, con sus capas de ropa encima, tan lejos de aquel que corría el escenario con apenas una calza blanca y un pañuelo en la cabeza. Pero en agosto pasado empezaron los rumores: volverían a reunirse con Duff y con Slash. Y volvieron en abril, y la voz, aunque no tiene la potencia de antes, se mantiene y las canciones de antes todavía arden, entre el mohín y la furia. No hay certezas de cuánto se mantendrá en el tiempo, pero ahora están juntos.

CgwMuc4UYAENpuC

Mientras,  la mirada está puesta por su suplencia en AC/DC. Una vez más, los que lo aman y los que lo odian dan su parecer. Se les suman lo que aman a AC/DC y desprecian ese pase para ellos impensado. La gira con Axl tiene doce fechas. Arranca este 7 de mayo en Lisboa, culmina –al menos por ahora- el 12 de junio en Dinamarca. Las aguas se dividieron. Para quienes no vieron con buenos ojos su incorporación, los organizadores ofrecieron la devolución del dinero. Brian Johnson  hace un par de días hizo público un comunicado en el que decía que su intención no era irse de AC/DC y que planeaba seguir grabando en estudios. “No me puedo imaginar el futuro sin ser parte de eso, pero por ahora no tengo otra opción”, escribió.

Como sea, el pelirrojo está de vuelta en boca de todos. Cuando hace unos días terminó de cantar Estranged (“Sabía que la tormenta se estaba acercando/Y todos mis amigos dijeron que estaba drogado/Pero todo lo que hemos conocido está aquí/Nunca quise que muriera”), se sacó los anteojos de aviador y miró al vacío. La banda que supo ser poster, odiada por los puristas, tildada de comercial por muchos, amada por millones, sonaba otra vez. Están más viejos. Claro ¿Pero acaso no lo estamos todos?.

 

Click to add a comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad
Natalia Gelós @nataliagelos

Nací en Cabildo. Me gradué en La Plata. Vivo en Floresta. Soy periodista freelance. Escribí y escribo en varios lados: La Nación, Ñ, Crisis, Anfibia y acá. Ando en bicicleta. Hace un tiempo, escribí un libro: "Antonio Di Benedetto Periodista".

Más de Actualidad

Macri OMC

Desafío de Macri: procura recomponer la OMC y el G20, ante bríos proteccionistas

Carlos Lamiral @carloslamiral12 dic 2017
Portada

Jéssica Dos Santos fue descuartizada hace un año y la causa está frenada

Natalia Gelós @nataliagelos01 dic 2017
FOX Premium - VIKINGS 5 - Alex Høgh Andersen es Ivar Ragnarsson

Vuelve “Vikings”: las épicas aventuras continúan

Alejandra Casal @alitacasal30 nov 2017
eutanasia portada 2

Polémica en Holanda por la eutanasia para personas sanas

Border Redacción Remota29 nov 2017
Quieto Boudou

La Justicia pidió informes a la SIGEN por los millonarios shows oficiales de La Mancha de Rolando

Karina Poritzker @karipori128 nov 2017
los monos

El socialismo de Santa Fe cruzó los dichos de un miembro de la banda narco Los Monos juzgado

Nicolás Dunayevich @Nicoduna824 nov 2017
todos video

La historia del submarino argentino que no fue

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez22 nov 2017
trata de personas portada

Trata de personas en tiempos de Macri: hubo 70% de rescates menos (y el Gobierno da explicaciones alarmantes)

Sebastián Iñurrieta @sinurrieta13 nov 2017
juez villafañe portada

El crimen de Abril: qué pasó con los jueces que liberaron a presos y condenados que reincidieron

Border Redacción Remota07 nov 2017
2

Cómo Gendarmería le informó al Gobierno sobre el operativo del día de la desaparición de Maldonado

Sebastián Iñurrieta @sinurrieta20 oct 2017

Compartir con un amigo