Actualidad

Flor K y la decisión de las madres que eligen no dar la teta

Flor K y la decisión de las madres que eligen no dar la teta

Algo pasa con esto de dar la teta. Mientras para algunos es un acto de amor, para otros las mujeres no deberían amamantar a sus hijos en lugares públicos. Anotíciense; hay mujeres que deciden sobre su cuerpo y, por distintos motivos, eligen no hacerlo-

¿Por qué molesta tanto? Evidentemente, una teta no es tan solo una teta, sino todo lo que representa. El universo simbólico que hay detrás.  Si no, ¿cómo se explica la censura de Twitter que sufrió nuestra directora, María Julia Oliván, con la foto en la que estaba amamantando a Antonio? ¿O los numerosos casos de mujeres insultadas y perseguidas por dar la teta en público, como Naomi Jael en un casamiento o Jessie Maher en un local de comida? ¿O la insólita y forzada polémica porque la diputada Victoria Donda decidiera hacerlo en el Congreso?

A estos casos de persecución ya conocidos se suman otros todavía más peligrosos porque están muy naturalizados: los que sufren a diario las mujeres que, por alguna razón, eligen no dar la teta a sus hijos.

Esta semana, Florencia Kirchner contó en una entrevista con la Revista Paco cómo la juzgaron cuando decidió no amamantar a su hija Helena y repudió que se sentencie a las mujeres con la frase “dar la teta es lo mejor de vos”.

Y no es casual que haya elegido sincerarse con la comunicadora social Agustina González Carman, madre de dos hijos y principal exponente del lado B del relato oficial de la maternidad, que expone abiertamente en su blog Libertad Condicional.

Ya por el simple hecho de pertenecer a una sociedad machista y patriarcal, las mujeres sufrimos muchas presiones. Pero cuando se es madre, esas presiones se multiplican y enseguida llegan los opinólogos a informar cómo se debe ejercer la maternidad.

Lo que le pasó a Florencia le pasa a diario a miles de mujeres. “Cuando se enteran de que elegiste no amamantar te señalan con el dedo y te advierten que estás equivocada”, cuenta Mónica, madre de una hija de un año a la que alimenta sin problema alguno con mamadera.

¿Hasta cuándo vamos a alimentar esa idea de que las mujeres sin hijos están “incompletas”? ¿Por qué ser mujer nos tiene que reducir a ser madres? O peor aún, si lo somos, ¿por qué ser madre se reduce a dar o no la teta?

¿Qué pasa si no quiero o no puedo dar la teta?

Una decisión personal se ha convertido en objeto de un debate social, donde se mezclan razones científicas con modelos de crianza tradicionales y presiones del entorno.

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como UNICEF sostienen que la leche materna es el alimento ideal para el bebé durante los primeros seis meses de vida. De todos modos, la decisión última de dar o no la teta al bebé es de la madre. La teta, por más proyecciones y opiniones que se tengan, es parte del cuerpo de ella.

Según la doctora Esther Martínez García, especialista en Pediatría, la lactancia materna suele ser descartada, generalmente, por alguna de estas 3 razones:

  • La madre no puede dar la teta

Hay mujeres a las que amamantar les resulta difícil. Existen muchas ocasiones en las que la leche de la madre no es suficiente y el bebé comienza a perder peso. A los casos de hipogalactia o escasa producción de leche también se suman los problemas de succión, de dolor en los pechos y las mastitis –inflamación de la glándula mamaria-, entre otros.

  • Contraindicación médica

A veces los médicos recomiendan no dar el pecho debido a enfermedades metabólicas y demás problemas de salud que pueda estar experimentando la madre al momento de tener que amamantar a su hijo.

Se aconseja, por ejemplo, que las mujeres que estén atravesando un tratamiento oncológico o radiactivo recurran a la lactancia artificial.

  • Decisión de la mujer de no amamantar

Este es el motivo que suele generar rechazo y en torno al que deberíamos como sociedad iniciar un debate responsable. Cada mujer puede decidir libremente si quiere o no darle la teta a su hijo, sin ser estigmatizada. Actualmente se comercializan leches para lactantes cuyo perfil nutricional se asemeja al de la leche materna, siendo muy bien toleradas por los bebés y con la seguridad de que crecerán sin problemas.

Los espacios que las mujeres han alcanzado en el universo laboral muchas veces también se relacionan con la elección de descartar la lactancia materna. Un estudio reciente de la consultora Opinaia observó que 1 de 4 mujeres en Argentina tiene dificultades para combinar la lactancia con el trabajo, y el 34% de las madres deja de dar la teta cuando regresa al trabajo. Además, solo el 5% de las mujeres que retoman su actividad laboral tras su licencia mantienen la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de su bebé.

¿A qué se enfrentan las mujeres que eligen no amamantar?

No poder o no querer dar la teta puede generar un sentimiento de culpa y decepción en la mujer, debido a las constantes presiones y opiniones que reciben. El prejuicio contra las que eligen no amamantar es tan grande que incluso se las llama “malas madres”.

Por suerte un grupo de mujeres se animó a transformar la burla en bandera y creó el blog El Club de las Malas Madres , un espacio virtual en el que las mujeres pueden compartir sus experiencias y dejar de sentir remordimiento o culpa por no dar la teta.

También hay médicos que manifestaron su apoyo a esta decisión, derribando el mito que sostiene que la ciencia rechaza la lactancia que no es materna: “Cuando usted entra en una guardería, ¿puede diferenciar aquellos niños que han sido alimentados con biberón de los de lactancia materna? ¿Y en una clase de primaria? ¿Y en una graduación universitaria? Pues será que tanta diferencia no hay”, dice la ginecóloga estadounidense, Amy Tuteur.

Según denunció la médica en la revista Time, a diario atiende a madres angustiadas que se sienten culpables porque no pueden o no quieren dar el pecho a sus bebés. “Están bajo una gran presión que les hace sentir que son malas madres cuando, en realidad, las diferencias entre la lactancia materna y la fórmula en los países desarrollados son muy, muy pequeñas”, afirma.

El pediatra español José María González Cano es otro de los que solidarizó con las mujeres estigmatizadas, y hasta lo expuso en el libro “Víctimas de la lactancia materna. ¡Ni dogmatismos ni trincheras!”, en el que apoya el destete parcial o total de los bebés a partir de los cuatro meses.

González Cano recibió en carne propia tantas presiones por parte del movimiento lactivista –conocidos como “los talibanes de la teta”– que debió suspender la presentación de su último libro el año pasado. Más allá del mal trago, el pediatra sigue señalando que la madre tiene derecho a decidir y debe ser respetada.

“Los calificativos de mala madre, irresponsables o frívolas son inaceptables”, cierra el doctor.

¿Lo llegaremos a comprender?

Ver comentarios (11)

11 Comments

  1. Maria Cocco

    14 sep 2016 at 1:05 am

    En mi caso amamanté muy poco a mis hijas y nadie me dijo nada ni me culpabilizó, hace 25 años atrás cada madre alimentaba como le apetecía sin presiones ni ataques en un sentido u otro. Siempre se sostuvo y estimuló a las madres a amamantar ya que es el mejor alimento que puede recibir el bebé, especialmente los primeros 6 meses como recomienda la OMS. Pero… por alguna razón hace unos 10-12 años se ha construido un estigma o sentencia contra el uso de la mamadera; y los medios, así como los llamados “grupos de apoyo a la lactancia” son los más culpabilizantes con la mujer cuando no quiere amamantar o la maltratan cuando pasados varios meses pregunta como destetar porque quiere dejar. Observo que en el tema lactancia materna hemos tenido una in-volución y no una e-volución, hablamos tanto de libertad y de derechos ¿por qué no respetar el derecho a decidir como alimentar a nuestros hijos y que el tiempo de lactancia sea una decisión de cada madre sin presiones ni meter miedo o estigmatizar?
    Hace poco tiempo un pediatra me dijo “jamás presiono a mis pacientes ya que dar el pecho siempre es la mejor elección pero requiere mucha paciencia y esfuerzo, y no siempre logran afianzarse en la lactancia; lo importante sería lograr que todas cumplieran con esos 6 meses de lactancia exclusiva, y de ahí en más con la introducción progresiva de los alimentos sólidos que cada madre decida si quiere seguir o no amamantando. Tengo excelentes madres que no dieron un solo día de teta, otras buenas madres que dieron 8-9 meses, otras uno, dos y mas años… y tengo madres insufribles a las que tengo que pedirles por favor que desteten que el chico ya va a entrar a la escuela primaria y ya fue suficiente”.
    Sería bueno que del mismo modo en que se ha afianzado la práctica del “parto humanizado” o “parto respetado” que se trabaje sobre el respeto a la decisión de las madres respecto del tiempo de lactancia que ellas quieran dedicar, podríamos llamarle “lactancia respetada”.

  2. Maria Lía Tortonese

    25 jul 2016 at 3:00 am

    Tengo dos hijas casi adultas y di solo un mes de teta. En parte porque no me bancaba los dolores y en parte porque a pesar de insistir con la famosa “estimulación” dando a toda hora no logré producir leche suficiente. No lo viví con culpa porque en los 80 no se jodía tanto a las mujeres con la teta como ahora, la que tenía leche daba pecho y la que no criaba con mamadera. A veces nos reuníamos con amigas y cada una alimentaba a su bebé a su manera sin que nadie cuestionara. Nunca escuché como ahora “qué pena no des teta, no sabes lo que te estás perdiendo” o las peores brujas que te dicen “todas las mujeres pueden dar teta, lo que pasa es que son egoístas y creen que se deforman los senos” Cuando supe lo de Florencia me pareció sincera, conste que no soy K ni apoyé al gobierno anterior. Pero la chica dijo que siempre le dio impresión ver dar pecho y que al intentarlo le desagradó.
    Me parece perfecto que se remarque que se trata de una elección personal y por el tiempo que cada madre decida ya que lo de la OMS (mínimo de 6 meses hasta un máximo de 2 años) es solo una recomendación pero el tiempo de amamantamiento lo debe decidir cada mamá de acuerdo a su criterio y su rutina laboral diaria.

  3. Yamila Bentos

    05 jul 2016 at 3:26 pm

    Tengo tres hijas: mellizas de 8 años y una beba de 4 meses. Las tres son divinas!!! Las Melli no tomaron teta porque quedaron internadas y no tuve la determinación suficiente como para lograrlo… Pasé por todos los sentimientos de culpa que dice la nota.. Al ver crecer a mis hijas sanas y felices se me fue pasando esa sensación… A mi beba la estoy alimentando pura y exclusivamente a teta! Debo decir que es lo más lindo del mundo! Aunque no es fácil! Pero una vez que la lactancia está establecida es genial… Una aclaración que me gustaría hacer es que una madre no produce más o menos leche que otra… La producción es directamente proporcional al estímulo… y la leche de formula no se parece en nada a la materna.. la consistencia de la materna es mucho mas liviana.. nunca le cae pesada al bebe… la otra sí… y la materna es tejido vivo… eso nunca lp va a lograr la formula… aclaro no soy taliban de la teta… solo que me parece que hay ciertos mitos que hay que deribar… Dar la teta es una expeeiencia unica!!! Pero ser madre es mucho mas que eso!!!

  4. Lidia

    25 jun 2016 at 5:57 pm

    Tengo dos hijos, una de 42 años a la que amamanté más de un año y otro de 36 que no pude amamantar por haberme operado de un cáncer de mama dos años antes de su nacimiento. No sé si tendrá relación o no, paro mi hija jamás tuvo miedo a nada, entraba al mar sin problemas, dormía con la luz apagada, etc… Mi hijo tenía terror nocturno, necesitaba que me quedara con él hasta dormirse, etc… El pediatra lo atribuía a que no había sido amamantado. No se si será verdad…

  5. monica

    22 jun 2016 at 5:45 pm

    Soy madre de una nena de 10 años. No quería amamantarla, y eso me generó tanta culpa que hice una depresión terrible. Por suerte una psicóloga en el hospital me ayudo. Me dijo “ser madre no es solo dar la teta”. La amo inconmesurablemente. Pero nunca volvería atrás en mi decisión original.Realmente, la maternidad no pasa x la lactancia. Gracias x la nota

  6. Mariela

    20 jun 2016 at 8:22 pm

    Tengo 57 años y cinco hijos de 32, 31, 29, 27 y. 25. Para mí darles ” la teta” fue algo hermoso, a algunos solo pude por. 3 meses porque al empezar a trabajar se complicó. Hay una conexión muy especial e indescriptible con tu hijo en ese momento, más allá de todos los consejos profesionales y las decisiones personales.

  7. Lucia

    19 jun 2016 at 10:57 pm

    Ahora ya son grandes, casados con hijos y no veo que la forma de alimentaros haya hecho ninguna diferencia

  8. Lucia

    19 jun 2016 at 10:55 pm

    Tengo dos hijos, al primero lo tuve que destetar a los casi dos años, la segunda, una niña, cuando tenia TRES MESES le hizo asco a la teta, y tuve que darle biberón, contodo el trabajo extra que presupone, levantarse en pleno invierno a preparala, el frio y el desvelo

  9. Mariel

    18 jun 2016 at 9:48 pm

    Tengo 3 hijas hoy tienen 31 28 26 y ninguna le di la tetaxq No Quise tb xq me vauzo dolor eso sucedio von la primera con ella la desicion
    Las 3 crecieron hermosas y super sanas

  10. Laura

    17 jun 2016 at 11:17 pm

    Me encantó el.post, aunq el titulo podria ser mas general y abarcar a todas las mujeres de las q habla. Tengo un bebe de 6 meses y siempre me presione muchísimo por la lactancia exclusiva. Aun hoy incorpore algo de Fórmula con muchs culpa!

  11. Paula

    17 jun 2016 at 7:43 pm

    Creo que es la primera vez que coincido con Florencia Kirchner.Yo tengo una beba de un día menos que Antonio. Intenté darle la teta y no se pudo. Llegó a perder casi un kilo. ¿lo peor de todo? Fui juzgada por un pediatra por querer darle fórmula a mi hija para que engorde.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más de Actualidad

images

La violencia causa el 69% de las muertes de adolescentes varones en el país

Natalia Gelós @nataliagelos21 jul 2017
Massa Presley

Bizarro: Sergio Massa inspiró su campaña… ¿en Elvis Presley?

Pablo Strozza @pstrozza18 jul 2017
Federer portada

Por qué Roger Federer es un mito como un águila

Fernando Sommantico @ferlegend117 jul 2017
Menem llora

La estrategia de la impunidad: cómo y por qué avanza la candidatura de Carlos Menem

Gonzalo Bañez Villar @gonzabanez29 jun 2017
Castillo tapa

Mancha venenosa: carpetazos políticos para despegarse del escándalo de La Salada

Nicolás Geuna @nicogeuna23 jun 2017
Macri

Odebrecht deja el soterramiento del Sarmiento

María Julia Oliván @mjolivan14 jun 2017
fotodefernandoarechaga

Medios fallutos: en tiempos de #NiUnaMenos, sólo un tercio de mujeres son conductoras

María Julia Oliván @mjolivan07 jun 2017
crèditos

La trampa del dinero a sola firma supera en quejas a la telefonía celular

Natalia Gelós @nataliagelos01 jun 2017
calle (1)

La solidaridad, en una fotogalería que inspira a contagiar la acción

Border Redacción Remota24 may 2017
ungs

Habla la estudiante que denunció por abuso a cuatro militares

Jazmin Bronstein @JazBronstein06 may 2017

Compartir con un amigo